Aznar y su guerra en Irak: el más fascista de las Azores

08183565_xl

Aníbal Garzón Baeza | HispanTV |

Era un 15 de marzo de 2003. Los tres mandatarios, Bush, Blair y Aznar, en compañía del anfitrión portugués Barroso, se reunían en las Azores para preparar la invasión de Irak y derrocar a Saddam Hussein.

Un evento que hacía oídos sordos a la comunidad internacional. Desde la negativa por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de realizar una intervención militar, apoyándose en el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que tras 3 meses de investigación negaba la existencia de Armas de Destrucción Masiva a manos de Saddam [1], hasta miles de manifestaciones en centenares de ciudades de todo el mundo con el lema “NO a la Guerra”.

Cinco años más tarde, con una población iraquí llena de sufrimientos y penas por el destrozo material y moral de la injerencia militar de Occidente, Bush en su proceso de presidente saliente afirmó en una entrevista que su mayor error fue creer que en Irak había armas de destrucción masiva [2]. Las supuestas fuentes de verificación que presentó el jefe de la Diplomacia estadounidense en aquel momento, Colin Powell, ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la existencia a manos de Saddam Husein de esas armas de destrucción masiva y que justificaron la invasión, fueron finalmente consideradas por Bush, años después, como erróneas. Seguidamente, en 2010, el expresidente estadounidense, sin jamás pedir un perdón oficial, en un entrevista de la cadena NBC señaló que él no “quería ir a la guerra sino usar la vía diplomática”[3].

El segundo mandatario de ese trío de las Azores, Tony Blair, en una entrevista en la CNN en octubre de 2015 pidió disculpas, un paso más allá de Bush, por su papel en la Guerra de Irak. Su perdón se enfocó en haber usado información de inteligencia errónea, una información que no aceptó jamás el Consejo de Seguridad de la ONU, y en no prever el caos que desataría el derrocamiento de Saddam Husein, en referencia al nacimiento del tan extraño EIIL (Daesh, en árabe).

Y finalmente, tenemos al exmandatario español, José María Aznar. En un espacio de entrevista muy diferente al de Bush y Blair, en su hogar  y lejos de un plató de televisión. Hablando de su amor con Ana Botella y de otros temas de su vida íntima y entrevistado por el cantante franquista Bertín Osborne en su programa de farándula española “Mi Casa es la Tuya”, Aznar también argumenta sobre la Guerra de Irak. Entre los 3 mandatarios del Trío de las Azores, Aznar no sólo no ha sido el único que jamás ha reconocido que la invasión de Irak fue un error sino que además, y como señala en la entrevista, “volvería a las Azores una y mil veces”.

Las declaraciones de Aznar no solo burlan los informes internacionales que corroboran que no hubo armas de destrucción masiva en Irak, sino todo el dolor de una guerra y sus daños colaterales. Una guerra que provocó 4446 muertes de soldados estadounidenses, la mayoría de clase baja para poder pagarse sus estudios universitarios o tener un trabajo más estable para mantener a su familia, 179 soldados británicos, y 11 del cuerpo militar español. Una guerra, que según un informe de la revista Plos Medicine coordinado por Amy Hagopian [4], de la Universidad de Washington, la cifra total de muertos en la invasión ha sido de 460.800 personas, siendo el 60 % víctimas directas de la guerra y el 40 % por el colapso de los servicios de salud e infraestructuras dado el contexto bélico en Irak. Además, la invasión de Irak ha provocado 3,3 millones de desplazamientos los últimos años según ACNUR [5]. Y sin olvidar, jamás, que la entrada de España en el conflicto armado hizo peligrar a la población civil española, la misma que el 90% estaba en contra de esa invasión. El 11 de marzo de 2004, finalmente,  murieron 198 personas en el atentado de Atocha por culpa del Trío de las Azores.

En conclusión, el hecho que Bush y Blair se “autocritiquen” sobre su injerencia en Irak, tras la presión de varios informes como el último del exfuncionario británico John Chilcot que deja en evidencia las mentiras para justificar la intervención [6], mientras Aznar siga paralelamente defendiendo en público rotundamente su actuar en una de las salvajes ocupaciones del siglo XXI refleja una de las debilidades de la Trama española, la falta de cultura democrática y la permanencia de brotes de fascismo en la élite nacional. Posiblemente un problema que padecemos hoy por pintar la Transición como etapa finalizada cuando todavía está presente.


El PP ha sido financiado por Venezuela (justicia poética)

prtscr-capture_2

Vamos a ser un poco rebuscadillos, pero sin inventar nada en absoluto. No va a hacer falta crear pruebas falsas, al estilo OKPantuflo, ni photoshopear documentos o similares. Nada de eso. Se trata de embridar un par de párrafos de las últimas noticias sobre el nuevo caso estrella de la corrupción pepera, y poco más.


Párrafo 1:

Así lo relata el juez en un auto al que ha tenido acceso eldiario.es: “Pablo González (hermano de el expresidente de la Comunidad de Madrid) habría realizado prácticas corruptivas con las señaladas anteriormente en Venezuela. De sus propias palabras se desprende que en Caracas se habrían puesto en contacto con funcionarios del Gobierno, quien les habría dado las indicaciones de la constructora a la que subcontratar, subcontratacíon que habría sido llevada a cabo posteriormente con la indicación ‘cargar un 10% más porque habrá que pagar a tal’ de tal manera que podría haber pagado la cantidad acordada al funcionario correspondiente minimizando las posibilidades de detección de tal corruptela”.


O sea, que la trama pepera, de la que todavía no está demostrado que se libre nadie, recibía mordidas desde Venezuela.


Párrafo 2:

Al hombre que lo fue todo en los Gobiernos de Madrid desde hace más de una década Eloy Velasco lo acusa de sacar un millón de euros de la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid, una empresa pública que ha llegado a manejar presupuestos superiores a los 200 millones de euros anuales, “para sanear” las cuentas del Partido Popular. Sucedió, según fuentes de la investigación, a finales de 2011 cuando González llegó a la secretaría general del PP madrileño en sustitución de su enemigo interno, Francisco Granados. Se habían celebrado las elecciones municipales y autonómicas y el partido no disponía de dinero en la caja. La hipótesis que figura en el sumario es que González utilizó a las empresas públicas más pujantes de la Administración para desviar fondos hacia el partido y pidió a sus responsables inflar contratos para lograr ese dinero.


Empresas públicas pujantes como Mercasa, con las que el hermano de Ignacio hacía ‘negocios’ en Venezuela, y desde cuyo patrimonio, según el juez, se desviaban fondos para financiar al PP.

Evidentemente no hay ninguna financiación consciente del Gobierno de Venezuela al PP, pero sí parece cierto que con el dinero de Venezuela, funcionarios venezolanos corruptos mediante (no se aclara si partidarios de Capriles o Maduro, o de nadie), se ha financiado el partido de Mariano Rajoy y compañía.

Esto ya es mucho más que todo lo que se ha inventado durante estos tres últimos años de propaganda insufrible sobre la falsa financiación a otros partidos. Pero esta verdad rocambolesca no llenará noticiarios, tertulias ni conversaciones de bar.

Esperemos que al menos sirva para que nos dejen en paz de una puñetera vez con las no-noticias de ese país al que, aunque le deseo toda la fortuna del mundo, no quiero tener hasta en la sopa. Y menos para saturarnos con exclusivas de teatro, al mismo tiempo que, por ejemplo de Portugal, nuestro país vecino, por no apuntar más lejos, no se dice ni una palabra.

Fuente: iniciativadebate.org/

El Govern se reafirma en el referéndum tras abrirse a la opción de que el Estado pueda impedirlo

Junts pel Sí cerrará este viernes la crisis por las revelaciones de Bonvehí en un acto simbólico de “compromiso con el referéndum” en el que participará todo el Govern. Pese a la voluntad que traslada, ha reconocido en los últimos días la posibilidad de que el Estado sea capaz de impedir el referéndum, un tabú hasta ahora. La campaña por el referéndum pactado vivirá su momento cumbre este Sant Jordi, cuando se recogerán firmas en un millar de mesas desplegadas por el territorio. El número dos del PDECat, en una reunión interna: “Si el procés acaba mal presentamos a un candidato autonomista”

expresidentes-parlament-reunen-soberanismo-forcadell_ediima20170419_0829_19

El soberanismo apoya a Forcadell en un acto en el Parlament EFE

El  acto simbólico con el que el Govern de la Generalitat mostrará este viernes su compromiso con el referéndum caiga quien caiga no es ajeno a una utilidad política  mucho más prosaica. Al nivel de los partidos servirá, por un lado, para curar las heridas abiertas en las últimas semanas en la relación entre los socios, con las revelaciones del plan B “autonomista” del PDECat y la acusación de estos a ERC de haber grabado las conversaciones de su responsable de organización.

Pero será útil también para suavizar el reconocimiento de que el Estado podría efectivamente impedir un referéndum, un tabú hasta ahora que en los últimos días ha comenzado a ser reconocido por diferentes voces soberanistas. La última, la del vicepresidente Oriol Junqueras, que e ste miércoles recordó que el programa electoral de JxSí preveía una declaración unilateral de independencia (DUI) ante una situación de bloqueo del Estado. También la ANC tiró de ese hilo, anunciando que sometería a votación de sus afiliados establecer la DUI como plan B al referéndum, aunque la su presidente, Jordi Sánchez, la tachó de “poco probable”.

Que los miembros del Govern aseguren en público que el referéndum se celebrará no quita que no busquen escenarios alternativos, como bien lo revelan las conversaciones privadas de Bonvehí. Eso sí, desde todos los frentes desinflan la idea de las elecciones. No solo porque sea ese el punto que más fricción ha creado históricamente entre Convergència y ERC –la última vez fueron el instrumento con el que Artur Mas consiguió someter a Oriol Junqueras a una lista conjunta que el republicano rechazaba–, sino porque desean alejar del referéndum todo lo posible el fantasma electoral presente en los momentos previos a la consulta del 9-N, que acabó convirtiéndose en un descafeinado proceso participativo.

JxSí asegura que esta vez no será así y recuerdan que el compromiso de Puigdemont es con el “referéndum o referéndum”. Mientras, la CUP, trata de cerrar todas las salidas ante una posible vuelta atrás del Ejecutivo, evitando a la vez cualquier actuación que pueda suponer un obstáculo, o una excusa, al Govern. Desde que dieran un ‘sí’ a las cuentas de JxSí, la izquierda independentista se ha centrado en no dejar que la coalición del Govern se salga ni un milímetro de la promesa refrendaria. A cambio, la CUP ha dejado atrás los reproches de la agitada primera parte de la legislatura.  

El silencio de los anticapitalistas ha sido ensordecedor durante las últimas dos semanas, cuando las costuras del Govern ha estado a punto de reventar. Mientras desde los partidos del Ejecutivo dejaban caer mutuas acusaciones veladas por, supuestamente, no estar cumpliendo con los preparativos del referéndum para evitar  ponerse en riesgo judicial, la CUP se limitaba a repetir que debía anunciarse ya la fecha y la pregunta del referéndum

Acto no impugnable

Ninguna de las dos cosas, ni la fecha ni la pregunta, se conocerán este viernes. La representación del compromiso con el referéndum, en el que participarán, además del president y vicepresident, todos los consellers y sus secretarios generales, será eso, una representación. Según fuentes oficiales, no se prevé ningún acto jurídico, ni la emisión de ningún documento con valor legal. El texto que la cúpula administrativa catalana firmará es un manifiesto que, en principio, no se prevé que pueda ser ni recurrido ni interpretado por la Fiscalía como un acto de desobediencia a ninguna suspensión del Constitucional.

Lo que sí pretende el Govern es que la foto sea suficiente para acabar con las especulaciones en torno al verdadero compromiso de los consellers y sus partidos con el referéndum. Hasta tal punto que fuentes del Ejecutivo hablan de que será el momento de “quemar las naves”, en el sentido de que desean mostrar que no hay vuelta atrás.

En una cuidada sincronización del Govern, será dos días después de eso cuando la campaña del Pacte Nacional pel Referèndum llegue a su momento cumbre, coincidiendo con la diada de Sant Jordi, tradicional día de ebullición en las calles catalanas. El Pacte, en el que están agrupadas el grueso de entidades y partidos soberanistas entre las cuales los sindicatos mayoritarios y el partido de los comuns, recogerá firmas desde un millar de puntos en todo el territorio para reclamar al Estado que pacte el referéndum.

ETIQUETAS: GovernReferéndum, PDECat, ERCDavid Bonvehí, Fiscalía

Los altos cargos del Govern catalán firman el compromiso con la celebración del referéndum

El Ejecutivo de JxSí muestra unidad, entre partidos pero también entre los consellers y sus altos cargos, en la recta final hacia la celebración del referéndum. La cúpula de la Generalitat promete en una declaración sin valor jurídico “preparar, convocar y celebrar” un referéndum, y también aplicar su resultado. El Govern se reafirma en el referéndum tras abrirse a la opción de que el Estado pueda impedirlo

govern-lectura-manifiesto-compromiso-referendum_ediima20170421_0176_19

El Govern en pleno durante la lectura del manifiesto del compromiso con el referéndum GOVERN DE LA GENERALITAT

Más de un centenar de altos cargos de la Generalitat han firmado este viernes una declaración no vinculante de compromiso con la “preparación, convocatoria y celebración” del referéndum sobre la independencia de Catalunya y, también, de la aplicación de su resultado. El Govern ha hecho este gesto, impulsado por el vicepresident Junqueras, para mostrar unidad de los socios de gobierno en torno al objetivo de la legislatura y acallar las voces que hablan de falta de compromiso de algunos de los cargos. El plan B “autonomista” del partido de Mas erosiona la confianza mutua en el seno del Govern

En la declaración firmada este viernes, el Ejecutivo de JxSí al completo se responsabiliza “en conjunto” de la “celebración del referéndum como ejercicio práctico del derecho a la autodeterminación”. “Todos y cada uno de los miembros de este Govern nos hacemos responsables de esta tarea”, asegura el texto del manifiesto, que trata de cerrar el debate sobre en quién caen las responsabilidades penales con las que el Tribunal Constitucional ciñe la actuación gubernamental a base de advertencias y apercibimientos.

El acto, cargado de liturgia política pero sin valor jurídico, se ha celebrado en el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat en poco más de 20 minutos. Laura Borràs, directora de la Institución de las Letras Catalanas, ha sido la encargada de leer el texto de la declaración, que los consellers han firmado después. Secretarios y directores del Govern lo han firmado después del acto.

“Decimos solemnemente que tal y como ha sido el proceso que nos ha llevado hasta aquí, esta preparación, convocatoria y celebración no lo hacemos a dos o cuatro manos, sino de forma colectiva y respondiendo al mandato que une a una mayoría amplísima de catalanes”, ha asegurado Carles Puigdemont en su breve discurso.

También Oriol Junqueras se ha dirigido a los presentes para asegurar que el compromiso del referéndum “es de todos nosotros y de cada uno de nosotros”. Por ello, ha reafirmado Junqueras, “haremos todo lo que corresponde para que los ciudadanos de Catalunya puedan participar, celebrar y ganar el referéndum. Es un compromiso de todas las instituciones del país”.

La brevedad del acto no ha dado para mucho más. El texto firmado, de algo más de un folio, no constituye ningún acto jurídico y, por ello, el Ejecutivo prevé que no pueda ser ni recurrido ni impugnado, al no poder ser entendido como un acto de desobediencia a alguna de las órdenes del Constitucional. Más allá de eso, para el Govern lo importante era la foto de unidad que se ha producido, no solo entre los dos partidos que forman el Govern, sino sobre todo de compromiso de los estamentos inferiores al de los consellers.

La Generalitat prevé que las advertencias sean cada vez más generalizadas según los preparativos del referéndum avancen. Hasta ahora las notificaciones han llegado a los consellers, pero son los secretarios generales y los directores quienes podrían ser alcanzados por las consecuencias penales en el futuro si el Constitucional hace cumplir sus mandatos a lo largo de la jerarquía de mando. Es en ese momento cuando Puigdemont y Junqueras necesitarán que el compromiso de sus subordinados con el referéndum sea total para continuar adelante con el referéndum, tal y como este viernes se han comprometido.

ETIQUETAS: Governreferéndum, actos cargosreferéndum, Generalitat

La realidad llena de gasolina el depósito del ‘tramabús’ de Podemos

La iniciativa fue recibida con críticas y ha sufrido dos averías, pero cierra la semana al alza para partir hacia un nuevo destino: el Levante. La Operación Lezo, con la detención del expresidente madrileño Ignacio González, ha cambiado el sentido del viento, que ahora sopla a favor del autobús. 

monedero-belarra-manolo-monereo-aguirre_ediima20170421_0678_19

Juan Carlos Monedero, con Ione Belarra y Manolo Monereo, señala la caricatura de Aguirre en el ‘tramabús’ el jueves. FOTO CEDIDA POR PODEMOS

Podemos rumió la idea del tramabús durante semanas. Incluso antes de que HazteOir sacara suautobús del odio. Tenía que haber arrancado antes. Pero Podemos tuvo problemas para encontrar una empresa dispuesta a poner uno de sus vehículos para su performance y la Semana Santa se les echó encima. Pablo Iglesias lanza un nuevo concepto para definir el momento histórico: “La trama”

El tramabús hizo su aparición el lunes de Pascua y el recibimiento fue malo. Con críticas internas nada disimuladas y una avería mecánica al segundo día, la suerte de la primera gran apuesta mediática de la nueva dirección del partido parecía echada. Pero el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco y la Operación Lezo han cambiado el sentido del viento, que ahora sopla a favor del autobús.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó poco después de Vistalegre 2 el concepto de  “trama” para definir el momento que, en su opinión, vive España. Se trata de seguir cultivando el antagonismo que Podemos puso sobre la mesa en su nacimiento con la “casta”, el “ellos” frente a un “nosotros” popular. La “trama” ahonda en esa explicación. Es “la palabra que sirve para entender  cómo corrupción e impunidad son significantes asociados a un modelo de desarrollo económico y de gobernanza que ha fracasado”, explica el propio Iglesias.

pablo-iglesias-tramabus-puerta-sol_ediima20170421_0412_19

Pablo Iglesias, en la presentación del ‘tramabús’.

La primera reunión del gobierno en la sombra de Iglesias, a mediados de marzo, fue monográfica. El objetivo de Podemos es la trama, señalar a sus integrantes. Ese es el objetivo principal del tramabús.

El lunes de esta semana se puso en marcha con una primera ruta por Madrid. El vehículo recorrió las sedes de empresas (Endesa, Iberdrola o Bankia), instituciones (como el Banco de España o la Bolsa de Madrid) y la del Partido Popular, que protagoniza de forma destacada los vinilos que decoran el vehículo: Aznar, Aguirre, Bárcenas, Rato y Rajoy, de espaldas. Pero no solo. Empresarios como Villar Mir  o Arturo Fernández y expolíticos del PSOE como Felipe González también tienen su espacio.

La inesperada irrupción del tramabús desató críticas. No solo de los señalados. También de los medios de comunicación, que consideraron la iniciativa un error en editoriales y columnas de opinión. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, llegó a calificarlo de “antidemocrático”.

Eso fue el martes por la mañana a la vez que el vehículo sufría una avería que impedía que arrancara su segunda jornada. Esa misma tarde, tras arreglar el embrague, fue  retenido por la policía local a la entrada de Alcorcón, un municipio de Madrid gobernado por el PP.

podemos-canal-isabel-ii-uco_ediima20170419_0299_19

El ‘tramabús’ de Podemos pasa por el Canal de Isabel II en pleno registro de la UCO EFE

Pero la suerte de Podemos y de Pablo Iglesias comenzó a cambiar ese día. La Audiencia Nacional citó a Mariano Rajoy como testigo en el juicio de Gürtel. Y el miércoles llegó la bomba: el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, fue detenido. La Guardia Civil registró edificios, despachos y empresas por orden del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. El foco de la trama que desvelaba el magistrado estaba ahora en el Canal de Isabel II. Y para allá se fue el  tramabús.

Las rutas previstas, organizadas por los responsables de Producción de Podemos durante días, decaían. La actualidad ofreció una percha que no se podía despreciar.

El momento álgido llegó el jueves. Esperanza Aguirre, la jefa de Ignacio González durante lustros, declaró como testigo en la sede especial de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares por el caso Gürtel. Y Eloy Velasco envió a los agentes a registrar OHL, la constructora de Villar Mir. En ambos escenarios estuvo el autobús de Podemos.

Ese día iba en el tramabús Juan Carlos Monedero, que explicó a los periodistas e invitados cómo la trama tiene uno de sus orígenes en el turnismo bipartidista de Cánovas y Sagasta. Con un “capitalismo muy vinculado a la política, muy cercano a la Corte”. “Capitalismo de compadreo”, con “el Rey Juan Carlos como gran lobista”.

Quienes habían viajado cada día en el bus ya habían notado un cambio en cómo los miraba, recibía y vitoreaba la gente. “Es distinto”, comentaban los organizadores.

En la puerta de OHL se constató el cambio. Varias decenas de personas protestan contra un ERE que ha puesto en marcha la compañía mientras la Guardia Civil registraba sus oficinas de la Torre Espacio, situada en el centro del nuevo poder financiero de Madrid.

Empleados de clase media, trajeados, recibían al tramabús entre aplausos y algún grito espontáneo de “sí se puede”.”Las clases medias y populares se juntaron en 1931, en 1975 y el 15M”, aseguró Monedero de vuelta al autobús. A su lado, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Ione Belarra, y el sociólogo Rubén Juste. En segundo plano el diputado Manolo Monereo, auténtico creador del concepto trama.

“Pablo Iglesias tiene una flor en el culo”, resumió una de las personas que viajaba ese jueves en el tramabús. Una coincidencia, una acción insospechada de un juez, ponía de relevancia la denuncia de Podemos. Monedero, molesto, sostenía que no era necesario detener a Ignacio González para que tenga sentido el tramabús. Pero la realidad es que la Operación Lezo ha sido la gasolina imprescindible para que siga su camino.

La nueva dirección del viento hizo que una nueva avería, el viernes, pasara desapercibida. El tramabús apunta ahora hacia otro de los focos de la corrupción española: la costa levantina. Desde Murcia hasta Castellón, recorrerá a partir del lunes que viene el corredor mediterráneo de la imputación del PP.

Antes, el domingo, hará su última parada en Madrid, en la Puerta del Sol, donde Pablo Iglesias volverá a ser el protagonista del día. Pero en unas circunstancias muy distintas a las de una semana antes.

ETIQUETAS: tramabúsPodemos, Pablo Iglesiascorrupción, Operación Lezo

¿Hasta cuándo va a aguantar Rajoy?

Su implicación directa en el proceso, como un testigo que se parece mucho a un acusado, es una expresión de debilidad, de vulnerabilidad de la que no va a poder recuperarse. La corrupción tiene acogotado a Rajoy y no sabe cómo soltarse de su abrazo. Y eso, se mire por donde se mire, compromete su futuro.

rajoy-presidira-barcelona-convencion-pp_ediima20160404_0233_26

El PP perdió casi tres millones y medio de votos en las elecciones generales de diciembre de 2015 y un año antes había sufrido otro formidable batacazo en las municipales y autonómicas. La corrupción fue la explicación unánime de tales desastres, que la recuperación de 700.000 votantes en las generales de junio de 2016 no palió en lo sustancial. A pesar de esos datos clamorosos, muchos, y no pocos en la oposición, siguen diciendo que la corrupción no hace daño al PP. No es cierto. Y lo que en estos momentos cabe preguntarse es si los escándalos de los que hoy habla todo el país pueden terminar siendo un golpe del que el partido de Mariano Rajoy no consiga recuperarse.

No se puede descartar que si logra capear el temporal, aun dejando algunos cadáveres por el camino, entre ellos el de Esperanza Aguirre, en unas cuantas semanas el Gobierno puede retomar el mando de la situación. Pero hay otros elementos de la actual crisis que permiten pensar lo contrario. El más relevante de ellos es que lo que está ocurriendo es mucho más que la acción judicial contra prácticas corruptas del pasado. Escandalosas, por cierto, seguramente las que más en la larga saga de hechos de este tipo.

Aunque la escuadra mediática del PP esté haciendo todo lo que puede por ocultarlo, está también en juego el hecho de que el jefe del Gobierno haya sido llamado a testificar en un proceso en el que se acusa de graves delitos de corrupción al partido que él preside. Los usos democráticos le llevarían a dimitir sólo por ese motivo. No lo va a hacer, faltaría más. Pero eso no lo va a eximir del daño político que para él supone la iniciativa judicial. Su implicación directa en el proceso, como un testigo que se parece mucho a un acusado, es una expresión de debilidad, de vulnerabilidad de la que no va a poder recuperarse.

Y eso es de lo peor que le puede pasar a un líder. Dentro y fuera de su partido. Es muy posible que esa convocatoria a testificar haga aún más difícil que Rajoy encabece la lista del PP en unas futuras elecciones. Ya lo tenía complicado. Encontrar no sólo a su sustituto sino también el modo menos doloroso de proceder al relevo es desde hace ya un tiempo uno de los debates internos que agitan al PP, aunque el asunto no tenga repercusión pública alguna. Ahora ya está encima de la mesa y se hable o no de ello eso no va a fortalecer a Rajoy, sino todo lo contrario. Porque ese es el tipo de cosas de las que se discute en los más altos e íntimos círculos del poder económico y también en los de los gobiernos extranjeros.

Otra novedad del actual episodio de corrupción es la actuación judicial, sin ambages hasta ahora, contra los dirigentes empresariales que pagaron a Ignacio González y los suyos. En el pasado había habido algún escarceo en esa dirección. Pero ahora los están metiendo en la cárcel. Posiblemente saldrán pronto y su juicio tendrá lugar quién sabe cuándo. Pero el mensaje ya ha sido transmitido. Y los empresarios que han hecho cosas parecidas que los actualmente encausados, que no deben ser unos pocos, han debido interpretar la iniciativa del juez Velasco en la única dirección posible. La que el Gobierno ya no es capaz de garantizarles la inmunidad absoluta. Y eso va a poner nervioso a más de uno.

Cuando en Italia, en 1992, empezó a ocurrir algo parecido a eso, aunque en mayores dimensiones, la operación de Manos Limpias se aceleró. Porque más de un gran empresario se apuntó a ella como mal menor. El hecho de que el título de OHL haya caído un 12% en la bolsa habrá provocado alguna reflexión.

Otro hecho nuevo es la revelación, con pelos y señales, de que el fiscal Anticorrupción trató de impedir que el juez y la Guardia Civil realizaran un registro en la operación contra González y a los demás, y que sólo una especie de rebelión por parte de sus subordinados hizo posible esa actuación. Tan significativos, y gravísimos, como los hechos en sí mismos son los antecedentes que los explican. Uno de ellos es que se nombrara fiscal anticorrupción a Manuel Moix, cuyos antecedentes hablaban de que era alguien perfectamente disponible para hacer la barbaridad que ha hecho. Otro es que se eligiera como fiscal general del Estado a otro personaje de tan poco presentable trayectoria anterior como es José Manuel Mata.

Ambos nombramientos, el del primero es consecuencia del segundo, expresan bien a las claras que Rajoy y su Gobierno no tenían intención alguna de luchar contra la corrupción, sino únicamente de proteger a los suyos de la acción de la justicia, al coste que fuera y ladraran lo que ladraran los demás. Después de casi un año de haberse estado jugando su permanencia en el Gobierno, también o sobre todo por culpa de la corrupción, cabía esperar algo más inteligente por parte de Mariano Rajoy. Lo que a la vista de los hechos cabe concluir es que no puede emprender otro camino que no sea el de la resistencia. Y encima lo ha hecho muy mal. La corrupción lo tiene acogotado y no sabe cómo soltarse de su abrazo. Y eso, se mire por donde se mire, compromete su futuro.

Rajoy tiene sus días contados. Lo malo es que éstos pueden ser muchos. Dependerá de las reacciones internas que los hechos de estos días generen dentro del partido y en su entorno social. Ahora o más tarde. Pero también de cómo actúen los demás partidos. El primero, el PSOE. El escándalo de Ignacio González refuerza los argumentos de Pedro Sánchez. “¿Para esto queríais absteneros y dar el Gobierno a Rajoy?”, podrá espetar ahora a Susana Díaz. Lo haga o no, la presidenta andaluza está obligada a introducir nuevos elementos en discurso o, cuando menos, rechazar abiertamente la posibilidad de que un PSOE por ella liderado sostenga nuevamente, de la manera que sea, al PP. La elección le puede ir en ello.

También Ciudadanos está llamado a reaccionar. En las últimas horas ha endurecido su posición en Murcia, exigiendo que Pedro Antonio Sánchez dimita como diputado autonómico. No se puede olvidar que ha sido el partido de Albert Rivera el que le ha apartado de la presidencia. Y si la hipótesis de la debilidad de Rajoy se confirma, Ciudadanos podría dar algún paso más. Distanciarse del PP en esas circunstancias sería una garantía de su futuro.

Con todo, el partido que tiene más poder decisorio a corto plazo es el PNV. De él depende que Rajoy pueda aprobar el presupuesto, lo cual sería un balón de oxígeno que le permitiría respirar unos cuantos meses. Lo que pueda ocurrir en este capítulo es hoy por hoy una incógnita. Los problemas del PP podrían impulsar a los nacionalistas vascos a exigir mucho más a cambio de su apoyo. Pero ceder ahí podría ser una fuente de graves problemas para el PP. No sólo en lo que a su equilibrio presupuestario se refiere, sino en su posición política ante Ciudadanos y también ante los nacionalistas catalanes.

El que menos problemas tiene sobre qué hacer es Podemos. Su posición ante la corrupción es nítida y militante. Su autobús contra la trama ha cosechado un éxito seguramente muy por encima de las previsiones que tenían sus impulsores. Han tenido suerte, pero la suerte solo favorece a los que están en la cancha, no a los mirones. No hay más remedio que reconocer que la estrategia de “todo contra el PP” como prioridad política que propugna Pablo Iglesias frente a otras opciones es acertada en estos momentos. Podemos es el referente indiscutible de la lucha contra la corrupción y es muy probable que eso condicione también la dinámica interna el PSOE.

A menos que Rajoy desmienta lo que parece ser la más aplastante lógica política y las anticipe creyendo que eso le va a salvar in extremis, no hay elecciones generales a la vista. Lo más probable es que en las que vengan sea otro el cabeza de lista del PP. El panorama se ha enturbiado en el interior del partido de la derecha. La sucesión es más complicada que antes y las autonómicas y municipales pueden ser un trago mucho más difícil de lo que se creía hace sólo un par de meses. La corrupción hace mucho daño al PP. Habrá que ver cuánto y hasta donde.

Fuente: eldiario.es/zonacritica/va aguantar Rajoy

Bárcenas y Lapuerta pagaron a un detective por la pista que arrancó la investigación contra González

Guerra de bandas en el PP: así llegó a la Guardia Civil la pista clave en la operación contra el expresidente de Madrid. 

supuesta-cuenta-corriente-ignacio-gonzalez_ediima20170421_0650_19

El papel con la supuesta cuenta corriente de Ignacio González.

Este es el papel clave. Una página redactada hace al menos ocho años y que es fundamental para entender por qué Ignacio González duerme hoy entre rejas. Fue comprado a un detective privado por varios de los enemigos políticos de Ignacio González, por los tesoreros del PP Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, entre otros. Pagaron por este documento 38.000 euros. Era una información incompleta e inexacta, pero los datos que hay en este folio son los que permitieron a la Guardia Civil y a la Audiencia Nacional iniciar la operación Lezo: la investigación de una de las mayores tramas corruptas de la historia española.

A mediados de 2009, un detective privado contactó con los tesoreros del PP. Vendía dos informaciones nada baratas: el número de la cuenta corriente en Suiza de Ignacio González y también el cheque de una supuesta comisión de 1,4 millones de euros que la constructora OHL había pagado a González a cambio de la adjudicación del tren de Nalvacarnero.

Según la versión que contó el detective a Bárcenas y Lapuerta, el dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir, había pagado esa mordida a regañadientes, a través de un cheque. Y como consideraba que ese pago era una extorsión injusta –el proyecto de aquel cercanías fue un fiasco que nunca se completó–, Villar Mir había ordenado rastrear el destino de ese dinero por medio de una agencia de detectives. Gracias al cheque envenenado, esos detectives habían localizado el supuesto número de cuenta en el Anglo Irish Bank donde Ignacio González escondía su botín.

El momento en el que los tesoreros se pusieron en contacto con ese detective no era casual. En 2009, con la explosión del caso Gürtel, también había estallado una guerra entre dos bandas enfrentadas en el PP, dos grupos de recaudadores rivales: los de Génova contra los del partido en Madrid. Álvaro Lapuerta, el tesorero nacional, había tenido ya enfrentamientos muy serios contra el PP de Esperanza Aguirre, contra Ignacio González y Francisco Granados, a los que tachaba de corruptos.

Las primeras escaramuzas entre ambos bandos se habían iniciado mucho antes, en noviembre de 2004, al año de que Esperanza Aguirre llegara al poder en Madrid. Unos constructores donantes de la caja B del partido se habían quejado de que desde el PP de Madrid les pedían una comisión. En una reunión en Génova 13, con Rajoy y Bárcenas de testigo,  Lapuerta había avisado a Aguirre de que su delfín, Ignacio González, estaba pidiendo una mordida por la adjudicación de una enorme parcela en Arganda del Rey a la constructora Martinsa, un pelotazo millonario que fue la mayor operación urbanística en la que también participó Francisco Correa.

La acusación de Lapuerta y Bárcenas contra Ignacio González provocó un fuego cruzado entre los dos bandos que en 2009, con los primeros autos de la Gürtel, había ido a mucho más. Los tesoreros del PP responsabilizaban al entonces vicepresidente de Madrid de varias informaciones contra ellos que había publicado el diario El Mundo, que desveló unas supuestas comisiones con contratos de seguridad en Madrid. Así que decidieron pasar al contraataque, y pagar al detective por las supuestas pruebas de la corrupción de Ignacio González.

El detective pedía mucho dinero por el primer documento –el número de cuenta y los datos del entramado panameño tras el que se ocultaba Ignacio González– y aún más por una copia del cheque en cuestión. Lapuerta y Bárcenas, entre otros, le dieron 38.000 euros por el primer papel, pero no quisieron pagar los 75.000 euros que pedía el detective por la segunda entrega, por la fotocopia del cheque.

Con ese papel en la mano, Álvaro Lapuerta se reunió con el dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir, y le preguntó por esa mordida de 1,4 millones que reflejaba ese papel, pero el dueño de OHL negó toda la información. También se lo contó al propio Mariano Rajoy e incluso hizo intentos para llevar el documento a a Fiscalía, que no fructificaron.

La investigación de la Guardia Civil

Bárcenas y Lapuerta, frustrados por no lograr arrancar el caso, lo dejaron estar. Ambos estaban por entonces ya más preocupados por su futuro penal que por denunciar a Ignacio González. Pero años después, el documento acabó llegando a través de varias fuentes a la Guardia Civil.

Un agente de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, la UCO, consiguió hacerse con el papel el 16 de mayo de 2015. Poco después otras dos fuentes distintas aportaron la misma documentación a la investigación. Y en septiembre de 2015, otra fuente más corroboró el origen de esa documentación: la compra por parte de Lapuerta y Bárcenas de la información.

La UCO descubrió que el papel tenía datos buenos –la estructura societaria en Panamá– pero una falsedad fundamental: el número de cuenta no era el correcto. La Guardia Civil sí logró descubrir después cuál era el auténtico, que hoy está pendiente de una petición de información. Otra fuente pudo aportar la cuenta con la numeración real.

Ese error en el número de cuenta ¿fue una trampa tendida por la gente de González a sus enemigos del PP en Génova? ¿Fue un fallo de los detectives privados que elaboraron ese dossier? Aún es un misterio. Pero lo cierto es que ese papel, a pesar de este error, fue clave en el arranque de la Operación Lezo, una investigación judicial a la que después se sumó la denuncia que en junio de 2016 presentó la actual dirección del Canal de Isabel II, controlada por Cristina Cifuentes.

A través de otra fuente –el exalcalde de Leganés, Jesús Gómez, que llegó a certificarlo ante un notario, según publica El Español–, el documento circuló durante 2016 por varios medios más, y también por el PP. Lo vio Carlos Floriano, José Carlos Vera, Esperanza Aguirre, Salvador Victoria… El propio Ignacio González negó a El Mundo su autenticidad, según ha contado ese periódico.

Esperanza Aguirre presumía de “haber destapado el caso Gürtel”. Irónicamente, fueron Alvaro Lapuerta y Luis Bárcenas quienes destaparon el caso Lezo; la consecuencia de una guerra por las comisiones y donaciones que cobraba el partido entre dos bandos enfrentados del PP.

Fuente: eldiario.es/escolar/Barcenas

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCTOR GOOGLE

Estadísticas del blog

  • 1,285 visitas

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

Follow L'esquella de la torratxa on WordPress.com

Sígueme en Twitter

Mi Comunidad

abril 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: