Convocan huelga de vigilantes en los aeropuertos de A Coruña y Santiago

UGT convoca paros parciales a partir del 20 de agosto en ambos aeródromos. En el aeropuerto coruñés el servicio de seguridad privada está en manos de Eulen, al igual que en El Prat. También habrá paros en el aeropuerto de Santiago de Compostela, controlado por Prosegur. El Gobierno se prepara para asumir el control de El Prat

anuncian-parciales-aeropuertos-coruna-santiago_ediima20170810_0339_4

Anuncian paros parciales en la seguridad de los aeropuertos de A Coruña y Santiago

Se extiende el conflicto de la seguridad privada en los aeropuertos. El sindicato UGT ha anunciado la convocatoria de paros parciales en los servicios de seguridad privada de los aeropuertos de A Coruña y Santiago de Compostela a partir del 20 de agosto.

UGT ha adoptado esta medida como protesta “contra la precarización de las condiciones laborales y un modelo de sector basado, exclusivamente, en la competencia de precios”, señala. Cuánto cobra un empleado de Eulen y otras 9 respuestas sobre la huelga de El Prat

Los trabajadores de seguridad privada de A Coruña prestan servicios para Eulen, la misma empresa que acumula numerosas jornadas con paros similares en el aeropuerto de Barcelona, mientras que en Santiago de Compostela lo hace la concesionaria Prosegur.

En A Coruña los trabajadores piden el abono del plus de radioscopia para toda la plantilla, que cesen las ampliaciones de jornada en turno de tarde y que la formación se realice durante la jornada de trabajo.

En Santiago de Compostela solicitan el abono del mismo plus, el pago mínimo de seis horas de jornada en turnos inferiores y el abono del aparcamiento, entre otras cuestiones, relata UGT en un comunicado.

La alcaldesa de Santiago en funciones, María Rozas, ha mostrado este viernes “todo su apoyo” a los paros parciales y espera que “no dure demasiado” y que las reivindicaciones “sean tenidas en cuenta”.

La convocatoria se produce en pleno recrudecimiento del conflicto en el aeropuerto barcelonés de El Prat. Un comité de crisis presidido por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, estudia qué medidas concretas se van a adoptar tras la decisión de la asamblea de trabajadores de Eulen de continuar la huelga. Una de las opciones que se barajan es que Guardia Civil y Policía Nacional asuman los controles de acceso a la zona de embarque. El conflicto de El Prat cuestiona los concursos públicos a precio de derribo

ETIQUETAS: huelga en el prat,  seguridad aeropuertos,  AENA,Santiago,  Coruña, el prat

 

CCOO cree que el Gobierno vulnera “gravemente” el derecho de huelga en El Prat

Critica la decisión de enviar a la Guardia Civil para sustituir a los huelguistas, los servicios mínimos “abusivos” y el planteamiento de un arbitraje obligatorio. Es “indefendible” que se tomen medidas excepcionales y “no es creíble” que “ahora se aluda al estado de alerta terrorista”. Exige a Eulen, Aena y al Gobierno que “pongan fin” al conflicto eliminando “la precarización de las condiciones laborales del personal”. 

fomento-guardia-civil-policia-prat_ediima20170811_0076_19

Comisiones Obreras (CCOO) considera que “el Gobierno está atentando gravemente el ejercicio del derecho de huelga del personal de seguridad del Aeropuerto de Barcelona”. En un comunicado, el sindicato denuncia la decisión del Gobierno de enviar a la Guardia Civil a realizar tareas de seguridad en El Prat, “junto con unos servicios mínimos abusivos, de un 90%, y el planteamiento de un arbitraje obligatorio, que atentan gravemente contra el derecho de huelga del personal de seguridad del aeropuerto de Barcelona”.

“Es indefendible que se tomen medidas de carácter excepcional por tratarse de una cuestión tan relevante en un sector tan importante como el del transporte en plena temporada turística, después de externalizar servicios en condiciones laborales de precariedad y bajos salarios”, añade CCOO.

La central considera que “no es creíble que ahora se aluda al estado de alerta terrorista cuando la política de privatización del servicio de seguridad ha sido la de adjudicar el servicio en condiciones económicas que recortan salarios, condiciones laborales y plantilla, perjudicando a los trabajadores y las trabajadoras y al servicio que se presta a la ciudadanía”.

CCOO exige a la empresa Eulen, adjudicataria del servicio, a Aena y al Gobierno que “pongan fin a este conflicto laboral, revirtiendo la precarización de las condiciones laborales del personal de seguridad del aeropuerto, y dejen de perjudicar a las personas que se están viendo atrapadas por las largas colas”.

ETIQUETAS: CCOO, huelga en el prat

La Guardia Civil pide que el Gobierno asuma el error de privatizar la seguridad en los aeropuertos

Asociaciones del Instituto Armado recuerdan que la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado les encomendaba la custodia de estas infraestructuras. “Ahora que se evidencia el conflicto se acude a la Guardia Civil para solventarlo haciendo uso de unos funcionarios públicos carentes de derechos fundamentales”, critica la AUGC

prat-amanece-cuarto-controles-seguridad_ediima20170727_0089_21

Colas en los controles de seguridad de El Prat. EFE

Asociaciones de guardias civiles han reclamado al Gobierno que asuma el error de haber privatizado la seguridad en los aeropuertos y, aunque acatan la decisión de hacerse cargo del control de El Prat, insisten en que la plantilla está bajo mínimos.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha informado hoy de que la Guardia Civil intensificará su presencia en los controles de seguridad del aeropuerto de El Prat para garantizar el orden y la seguridad en esta infraestructura ante la huelga indefinida convocada para el lunes por los empleados de Eulen.

Nada más conocerse la noticia, las asociaciones de guardias civiles han recordado que, si no se hubiera privatizado la seguridad, antes en manos de este cuerpo, ahora no tendrían que adoptarse medidas de urgencia como la decidida hoy.

Y se remiten a la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que, respecto a las competencias exclusivas de la Guardia Civil, dice sobre su incumbencia: “La custodia de vías de comunicación terrestre, costas, fronteras, puertos, aeropuertos y centros e instalaciones que por su interés lo requieran.”

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) insiste, en un comunicado, en que ya avisó de las consecuencias negativas que tendría privatizar la seguridad tanto en aeropuertos como en los centros penitenciarios.

“Ahora que se evidencia el conflicto se acude a la Guardia Civil para solventarlo haciendo uso de unos funcionarios públicos carentes de derechos fundamentales como el de sindicación y negociación colectiva”, añade.

Para AUGC, la medida supone “un problema de gestión”, puesto que la plantilla de la Guardia Civil “se encuentra bajo mínimos y, además, las funciones de control en aeropuertos debe llevarse a cabo por agentes especializados y con autorización de AENA”.

La asociación no está dispuesta a aceptar que “sean los agentes de base quienes terminen pagando las consecuencias del conflicto laboral” de los vigilantes, con quienes se solidariza.

Desde la Unión de Guardias Civiles (UniónGC), su presidente, Ramón Rodríguez Prendes, ha expresado, en declaraciones a Efe, su defensa de los servicios públicos y su “firme oposición a suprimir puestos de trabajo que venían ocupando” los agentes del instituto armado.

Rodríguez es tajante: “De esos polvos, esos lodos”, en alusión a la privatización de la seguridad. A su vez, exige al Ejecutivo que “se ponga las pilas” y reponga e incremente los efectivos de la Guardia Civil en aeropuertos y cárceles.

Mientras, desde la Unión de Oficiales (UO), su portavoz, Jesús Martín Vázquez, pide al Gobierno que se acuerde de la Guardia Civil “no solo para cumplir con su obligación”, porque llevan “muchísimo tiempo demandando la equiparación salarial y sigue sin llegar”.

“No tenemos plantilla suficiente y, sin embargo, hay que reforzar lo que otros no hacen”, añade Martín Vázquez a Efe antes de concluir: “Mucho te quiero perrito, pero de comer, poquito”.

El presidente de la Asociación pro Guardia Civil (Aprogc), Fernando Ramírez Trejo, ha reconocido a Efe que, si hay un problema de orden público, el Gobierno debe actuar y ha recordado que este cuerpo siempre ha estado en los filtros de los aeropuertos y, de hecho, sigue supervisando la labor de Eulen.

Ramírez Trejo ha hecho hincapié en la necesidad de garantizar el orden y en la conveniencia de separar este conflicto laboral de la situación política de Cataluña.

Ayer y antes de la decisión, ya se pronunció la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que criticó que el Ministerio del Interior recurra a sus servicios “de nuevo” para “dar una solución” a los paros, que considera “un conflicto laboral de dos empresas privadas”.

También reprochó que, a pesar de ser el cuerpo de seguridad del Estado “peor pagado” y “peor tratado”, Interior les pida intervenir en un conflicto entre dos sociedades privadas, lo que previsiblemente les hará “sufrir las iras” de unos trabajadores que ven a los guardias civiles como “enemigos”.

ETIQUETAS: huelga en el pratGuardia Civil

¿Es legal que la Guardia Civil sustituya a trabajadores en huelga en El Prat?

El Gobierno ha anunciado el envío un número “significativo” de guardias civiles, tras aludir a la alerta terrorista y al peligro de altercados en las colas. En servicios esenciales a la comunidad se puede limitar el derecho de huelga si existe riesgo para la seguridad, aunque resulta dudoso que este sea el caso, según sindicatos y abogados. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, considera “una barbaridad” sustituir a trabajadores por guardias civiles. El Gobierno moviliza a la Guardia Civil para sustituir a los huelguistas de seguridad de El Prat

fomento-guardia-civil-policia-prat_ediima20170811_0076_4

Controles en el aeropuerto de El Prat EFE

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado que el lunes, cuando comienza la huelga indefinida, enviará un número “significativo” de guardias civiles al aeropuerto de El Prat para “garantizar la seguridad” ante la continuidad de la huelga de los trabajadores de seguridad privada de Eulen. Ha llegado a recordar que España está en estado de alerta terrorista. Dicho de otro modo, va a paliar los efectos de la movilización, lo que chocaría con el derecho a huelga, que impide que los trabajadores que ejercen este derecho sean sustituidos. ¿Es esto legal?

Según recuerda el abogado laboralista Fabián Valero, en servicios esenciales a la comunidad se puede limitar el derecho de huelga si existe riesgo para la seguridad.

“Deben estar intentando una jugada parecida a la de los controladores”, opina. Sin embargo, hay diferencias entre la huelga de controladores aéreos que provocó el envío del Ejército al aeropuerto de Barajas. “Aquí es mucho más discutible que en el caso de los controladores”, afirma Valero, ya que “no hay riesgo para la navegación aérea”, y aunque haya más colas “el nivel de seguridad en el control no ha disminuido”.

De hecho, según recuerdan fuentes del comité de empresa de Eulen, precisamente las mayores esperas se están generando por un control más exhaustivo de las maletas y bultos de los viajeros, en una suerte de huelga de celo. “Antes sí que había vulneración de la seguridad, la mitad ni se miraba, y llevamos años en alerta terrorista”. La opinión de este trabajador, que prefiere mantener el anonimato, es que cuando hay una huelga “no se puede sustituir a los trabajadores privados por funcionarios”, en este caso de la Guardia Civil. 

Sí reconoce que es cierto que existe un mayor riesgo de altercado en las colas al haber más personas esperando durante más tiempo, pero insiste que en ningún caso la huelga de Eulen está poniendo en riesgo la seguridad de los pasajeros en su vuelo o frente a amenazas terroristas. 

Para Diego Giráldez, responsable federal de Seguridad Privada de UGT, el envío de guardias civiles supone “la intromisión del Gobierno en un conflicto colectivo y no resuelve la problemática”. A su juicio, el problema en este y otros aeropuertos –su sindicato ha convocado paros en Santiago de Compostela y A Coruña es la “nefasta” política de personal del PP, al situar seguridad privada en lugares estratégicos, con precios muy bajos. 

Antes del anuncio de De la Serna, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha advertido de que la mera posibilidad de sustituir a los trabajadores en huelga por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado le parece “una barbaridad” que “atenta contra el sentido común”.

El precedente de los controladores

El 4 de diciembre de 2010, hubo dos días de cierre total del espacio aéreo, casi 5.000 vuelos anulados y 700.000 afectados en el puente más largo del año. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decretó el estado de alarma por primera vez en la historia mediante un Real Decreto “para la normalización del servicio público esencial del transporte aéreo”. 

Ante el caos aeroportuario originado, el Gobierno socialista urgió a los controladores a quedar “movilizados” y bajo las órdenes de la autoridad militar para obligarles a volver a sus puestos de trabajo. El estado de alarma se prolongó durante más de un mes.

El problema surgió después de que los controladores de algunas torres gallegas consideraran que habían cumplido su máximo de horas permitidas y por tanto, dejaran de acudir a los turnos. Esto derivó en el cierre del espacio aéreo, en que esta situación se produjera en otros aeropuertos y en un colapso que se saldó con  casi 5.000 vuelos anulados en el puente más largo y 700.000 afectados.

ETIQUETAS: huelga en el pratFomento,  Íñigo de la SernaGuardia Civil

El Gobierno moviliza a la Guardia Civil para sustituir a los huelguistas de seguridad de El Prat

El ministro de Fomento anuncia que los agentes realizarán labores en las líneas seguridad del aeropuerto mientras dure la huelga. Alude a la alerta terrorista para justificar el aumento del número de efectivos de la Guardia Civil. El Gobierno se prepara para asumir el control de El Prat

comienza-reunion-prat-preside-serna_ediima20170811_0156_19

El ministro de Fomento ha presidido este viernes la reunión de comité de crisis EFE

Efectivos de la Guardia Civil sustituirán a los huelguistas de seguridad de El Prat para garantizar que no se formen colas a partir del lunes. Así lo ha anunciado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras finalizar el comité de crisis que se ha reunido este viernes en Barcelona, con la presencia del Gobierno central, Aena, Eulen, la Guardia Civil y la abogacía del Estado. El Prat vuelve a registrar colas de más de una hora por la nueva jornada de huelga

Según lo anunciado, los efectivos policiales se sumarán a las líneas de control de pasajeros asumiendo las tareas de los trabajadores de Eulen, que a partir del lunes prevén una huelga total e indefinida. “Se ha acordado intensificar la presencia de la Guardia Civil para realizar labores de seguridad en el aeropuerto”, ha explicado el ministro De la Serna, que ha aclarado que “no se trataría de una presencia alrededor de los arcos sino en las propias lineas de seguridad”. El ministro ha aludido a l estado de alerta terrorista en el que se encuentra el país. Cuánto cobra un empleado de Eulen y otras 9 respuestas sobre la huelga de El Prat

Además de la sustitución policial, el Gobierno plantea un laudo de arbitraje obligatorio para garantizar el fin del conflicto laboral, para lo que se ha reclamado la realización de los informes preceptivos. Tras la reunión del comité de crisis, el ministro se reunirá con representantes de la Generalitat y del ayuntamiento de Barcelona.

Antes de eso los gobiernos español y catalán han mostrado su disgusto por la decisión tomada por la asamblea de los trabajadores, que este jueves rechazó la propuesta consensuada entre la Generalitat, Eulen y Aena. Ambos gobiernos consideran que los trabajadores deberían haber votado simplemente aceptar o no la oferta, en vez de hacerlo entre cuatro opciones, tres de las cuales implicaban continuar negociando.

El ministro De la Serna ha sido tajante a la hora de cargar contra el Comité de empresa de Eulen en El Prat, a quien ha acusado de crear “una situación inédita” en la asamblea del jueves, por no someter a votación únicamente la propuesta de mediación. “Fue una falta de respeto absoluta hacia la mediación y las partes no someter su propuesta a votación sino dedicarse a hacer propuestas que nunca había salido en la mesa de negociación”, ha asegurado el ministro.

“Creemos que el escenario no es nada favorable, nada halagüeño, vistos los antecedentes y la actitud de los trabajadores”, ha justificado De la Serna, quien ha esgrimido el llamamiento de los sindicatos a “provocar perjuicios y daños a todos los españoles”, en sus propias palabras.

Por su parte, la Generalitat ha emplazado este viernes al Comité de huelga a que vuelva a reunir la asamblea para votar el acuerdo. Al entender de la administración catalana, su papel como mediadora acaba con la propuesta presentada el martes, que contempla un aumento de 200 euros en las 12 pagas ordinarias para los trabajadores de menor sueldo. El rechazo de la oferta deja paso a las medidas del Gobierno central, que tiene la competencia sobre el aeropuerto.

Tras el rechazo del acuerdo este viernes los trabajadores han retomado los paros puntuales, que han ocasionado colas de hasta una hora en diversos tramos del día. Pero el temor de las administraciones es que el caos pueda llegar el lunes, cuando los trabajadores tienen previsto emprender una huelga indefinida.

ETIQUETAS: Eulen,  Aena,   El Prat

Defensa incluyó al marido de Cospedal en el crucero para celebrar el 90º aniversario del Juan Sebastián Elcano

El empresario Ignacio López del Hierro disfrutó de una travesía de cuatro días a bordo de la “embajada flotante de España”. Defensa explica que viajó en el crucero como “tantísimos otros familiares del Ministerio” y cita los casos de García Margallo y Zoido. La ministra no participó en el lujoso viaje y Defensa no aclara si otros miembros de su familia formaban parte de la lista VIP que cubría la travesía entre Pontevedra y Cádiz. La UDEF vincula al marido de Cospedal con la red de los Pujol en África dentro de una trama que desvió 92 millones

juan-sebastian-elcano_ediima20161116_0118_24

El Juan Sebastián Elcano arribará la capital el 5 de diciembre.

Ignacio López del Hierro, el marido de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, fue uno de los pasajeros ilustres a bordo del Juan Sebastian Elcano. Ocupó uno de sus camarotes durante la última etapa de la travesía con la que el buque escuela de la Armada conmemoraba su 90º aniversario, un viaje entre los puertos de Marín (Pontevedra) y Cádiz con todos los gastos pagados. El PP borra a López del Hierro de su convención de Valladolid

Es una tradición que se repite cada año. La Armada permite que un número limitado de civiles ocupen unos camarotes del barco durante los cuatro días que tarda en recorrer las 485 millas (890 kilómetros) que separan ambos puertos. Este año el empresario López del Hierro ha estado entre los distinguidos con este honor. La empresa del marido de Cospedal se hizo millonaria cuando ella ganó las elecciones

Testigos que viajaron en aquel crucero confirman que el marido de Cospedal fue uno de los civiles que embarcaron durante la parada en Marín. El Ministerio de Defensa explica que subió como “tantísimos familiares del Ministerio” y recuerdan que en otras ocasiones han sido los propios ministros quienes han disfrutado de la travesía. Así lo hicieron en 2016 el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, acompañado de su mujer, y el actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, entonces alcalde de Sevilla.

El Ministerio quita importancia a la presencia de López del Hierro en ese crucero y asegura que siempre ha habido parientes de altos cargos, también “durante la época del PSOE”. Junto a ellos, “abogados, médicos y periodistas” a los que se permite subir a bordo como parte de una labor de “divulgación de la cultura de Defensa”. Esas mismas fuentes explican que los alumnos se bajan en Marín y por tanto se permite a los civiles que lo piden ocupar sus camarotes para que no vaya “vacío”.

dolores-cospedal-ignacio-hierro-ventas_ediima20170519_0968_32

María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, en la Plaza de las Ventas EFE / JUANJO MARTÍN

Antiguos cargos del Ministerio definen la travesía como “un pequeño crucero” con todos los gastos pagados al que tradicionalmente se apuntan familiares de los responsables de Defensa. El viaje garantiza cuatro días junto a las autoridades que en esa tanda de invitados integran esta “embajada flotante del Reino de España”, como lo define la propia Armada, un privilegio del que ha gozado esta vez López del Hierro, un empresario polémico y con mala reputación dentro del PP,  recientemente vinculado a la trama de corrupción en Mercasa.

Según explican fuentes de la Armada, para formar parte de la tripulación del Elcano hay que solicitarlo mediante una carta motivada dirigida al almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, Teodoro López Calderón. Esas mismas fuentes sostienen que es él quien decide si acepta todas las solicitudes o rechaza algunas. El Ministerio de Defensa asegura que desconoce cómo se tramitó la solicitud de López del Hierro.

En esta ocasión viajaron 90 civiles junto a 171 militares. La Armada se niega a dar la lista de civiles que subieron al barco con el argumento de que vulneraría la Ley de Protección de Datos.

El Juan Sebastián Elcano empezó su viaje anual hace algo más de cuatro meses y ha atracado en puertos como los de Santo Domingo, Nueva York, Dublín o Amberes. Un total de 76 alumnos viajaron por todo el mundo a bordo de este histórico buque que, según anuncia, cada año provee a los candidatos de “una sólida formación militar y marinera”.

El buque hizo una penúltima parada en el puerto de Marín a mediados de julio. Los alumnos desembarcaron y se celebró un acto con el rey Felipe VI y la ministra de Defensa. Ambos dirigieron unas palabras y firmaron en el libro de honor. Unos días más tarde, el 21 de julio, el buque zarpaba para su última etapa en dirección al puerto de Cádiz, ya con los 90 civiles a bordo entre los que estaba López del Hierro.

El marido al que no miran bien en Génova

Ignacio López del Hierro es un empresario vinculado al ladrillo y que ha ocupado cargos de responsabilidad en multinacionales como Iberdrola. En 2012 fue propuesto para sentarse en el Consejo de Red Eléctrica Española. Esa propuesta de nombramiento desató tal revuelo que tuvo que renunciar al puesto y a los más de 130.000 euros anuales de remuneración, una operación frustrada en la que resultó definitiva la oposición de algunos miembros del Gobierno. Justo al mismo tiempo, el hermano de Cospedal renunciaba por los mismos motivos a dirigir la Fundación Carolina.

Según se publicó entonces, los movimientos de Cospedal para aupar a su marido generaron indignación en el PP y en la Moncloa que llegaban hasta el despacho del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El malestar de sus compañeros se mantuvo, pero no impidió que la secretaria general del PP colocase a López del Hierro en la primera fila de la Convención Nacional del PP de 2014, un hecho que el partido trató de ocultar.

A la mala reputación de López del Hierro ha contribuido, por ejemplo, que su empresa multiplicase por 19 sus beneficios tras el ascenso de Cospedal a la presidencia de Castilla-La Mancha. Hace unos meses también trascendió una conversación del caso Lezo en la que Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid ahora en prisión preventiva, aseguraba que López del Hierro cobraba “bajo cuerda” de “27.000 sitios”.

El pasado abril era la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía quien le devolvía a los titulares al vincularle a la red de la familia Pujol en África, dentro de una trama que desvió 92 millones de euros. Según un informe de esa investigación, unas sociedades vinculadas a López del Hierro y a los Pujol habían servido para desviar dinero de los pelotazos de la trama Mercasa en países como Angola.

ETIQUETAS: María Dolores de Cospedal, Ministerio de Defensa,  Ignacio López del Hierro,   Juan Sebastián Elcano

Me apellido Sánchez, hablo castellano y soy independentista”

img_como_escribir_una_carta_formal_16636_600

Soy catalana. Soy independentista y lo digo en castellano porque es mi lengua materna. Nací en Catalunya hace 37 años. Mis padres llegaron buscando un futuro mejor, como hubiéramos hecho muchos en su misma situación. En la vida casi todo es cuestión de circunstancias. Por eso, admiro a los inmigrantes, que en un golpe de valor, muchos de ellos arriesgando sus vidas, deciden embarcarse en una odisea para llegar a tierras más prósperas. Mi padre es extremeño de nacimiento pero lleva por estos lugares más de 50 años. Mi madre, andaluza de origen, llegó a Catalunya con unos 20 años, como mi padre. Ellos han podido vivir, tener hijos y prosperar aquí. No digo que no lo hubieran hecho en sus respectivas tierras; seguramente, pero el hecho es que lo hicieron aquí. Trabajaron en lo que pudieron, trabajaron muy duramente y dedicaron su vida a educarnos y a sacarnos adelante a mí y a mi hermano dándonos lo mejor que han podido.

Sin olvidar sus orígenes, los dos han amado a Catalunya. Mis padres no han hablado catalán nunca, de hecho, ni siquiera han llegado a entenderlo bien del todo. Ellos se han desenvuelto en castellano toda su vida: en sus trabajos, en las administraciones, en los comercios, en su vida social, con sus amistades… Siempre, completamente en castellano. Yo estudié en un colegio en el que se impartían todas las asignaturas en castellano, excepto la de lengua catalana, por supuesto. A los 8 años mis padres me cambiaron de colegio a uno privado y aquí la cosa cambió, pero en la escuela que dejé se siguió educando en castellano durante muchos años. Y era una escuela pública, como esa había muchas más. Lo de la inmersión lingüística y que la lengua vehicular sea la catalana, es muy reciente, señores, no se confundan, y ya se nos ha negado. Para mí, la lengua es cultura. Sea la que sea. Y la cultura es tolerancia, encuentro, educación y convivencia.

Me declaro independentista. Y no pienso pedir perdón por serlo o sentirme culpable por ello. Soy independentista casi desde que tengo uso de razón y desde que empecé a votar. Hace un tiempo no hubiera escrito estas líneas porque hablar abiertamente de independentismo no estaba bien visto, a pesar de lo que puedan pensar. Soy tan independentista que mis padres son inmigrantes en Catalunya, que mi lengua materna es la castellana y que cuando pienso, señores, lo hago en castellano. Soy tan independentista que en mi casa a mis hijos se les habla en dos idiomas: el catalán por mi parte y el castellano por parte de mi marido porque, repito, la lengua es cultura. Soy tan independentista que, a pesar de ser los dos catalanes (mi marido y yo) hablamos castellano entre nosotros. Soy tan independentista que hablo en castellano con mi hermano porque es nuestra lengua materna, lengua que amamos, no se confundan. Soy tan independentista que tengo conversaciones independentistas con otros independentistas en castellano; a pesar de ser catalanes e independentistas, hablamos en castellano y nadie se extraña por ello.

Soy tan independentista que, a veces, cuando entro una tienda hablo en castellano primero por no ofender a la persona que me va a atender y no saber si me va a entender bien si le hablo en catalán. Sí, eso pasa en Catalunya, señores: no todo el mundo que entiende o habla el castellano entiende o habla el catalán, a la inversa, sin embargo, es impensable, porque aquí todo el mundo entiende el castellano y sabe hablarlo (peor o mejor). Soy tan independentista que escribo y me expreso mejor en castellano, no puedo negarlo, porque es la lengua que mamé desde la cuna y a mucha honra. Soy tan independentista que domino la lengua castellana mejor que muchos castellanoparlantes, a pesar de mi bilingüismo. Soy tan independentista que tengo un padre que hace 50 años que emigró de su tierra natal y que, si algún día tiene que votar lo hará a favor de la independencia porque quiere lo mejor para él y para sus nietos. Soy tan independentista que admiro la cultura española, a excepción de los festejos en los que se hacen sufrir o se matan animales, y esto va por las corridas de toros, pero también por los “correbous” catalanes, porque me da igual el origen. Así de independentista soy. Soy tan independentista que amo la literatura castellana y a los grandes autores que he leído: Federico García Lorca, Antonio Machado, Dámaso Alonso entre otros. Soy tan independentista que no odio a nadie, simplemente defiendo lo mío.

No se confundan, aquí no se odia a nadie, Catalunya ha sido siempre una tierra de integración para todo aquel que ha querido venir y quedarse. Catalunya, simplemente, vive y siente de una manera diferente porque, a lo largo de los años ha tenido una historia, una lengua y una cultura diferentes a la española. Imagino que si no se es catalán y no se vive aquí cuesta entender. No pretendo juzgar a nadie. Catalunya tuvo la mala suerte de perder una guerra allá por el año 1714 que le hizo perder toda la autonomía que poseía entonces dentro del reino español. A nadie le gusta que le sometan. Pero así fue. Y nos siguen sometiendo: intentan debilitar nuestra lengua con nuevas leyes, nos ahogan con deudas, nos tachan de insolidarios, nos humillan y nos insultan frescamente en los medios de comunicación y en las redes sociales. Nos dicen que no a todo: no al pacto fiscal, no al Estatut, no al corredor mediterráneo, no a la inmersión lingüística, no a una consulta independentista… Nadie aguanta tantos noes por mucho tiempo. Con España todo es no.

Y no se engañen señores, hoy es Catalunya, pero estos que nos lo niegan todo por sistema son los mismos que niegan la democracia, la libertad de expresión y los derechos de todo español. No quieren que pensemos en catalán, pero lo que no quieren, en realidad, es que pensemos, porque necesitan súbditos doblegados que no les pongan trabas al sistema. Yo, soy tan demócrata que soy independentista. Y si mañana fueran los vascos, los andaluces o los gallegos los que quisieran ser independientes, les apoyaría porque podría entender su causa y porque, señores, no quiero que nadie se quede conmigo por la fuerza. No dejarnos ejercer la democracia es someternos. Pero, cuidado, porque también es conseguir que cada vez más gente piense como yo. Y ya no solo personas de Catalunya, sino de fuera (España y extranjero) que están empezando a apoyar nuestra causa. Sinceramente, España debería plantearse por qué tantos países se han independizado de ella a lo largo de la historia (Venezuela, Colombia, Argentina, Filipinas, Cuba… la lista es mucho más amplia). A lo largo de la historia muchos países se han independizado de otros, solo hace falta consultar cualquier mapa en internet sobre el tema. ¿Tan descabellado es entonces que Catalunya lo quiera y lo pueda ser? Soy tan independentista que si mañana mismo Catalunya fuera independiente seguiría siendo la misma persona, hablando el castellano, escribiendo en castellano, sintiendo en castellano y admirando la cultura española. Pero, dando gracias a España por haberme brindado la oportunidad de votar, de decidir por mí misma con quién quiero estar y de ejercer mi derecho a la democracia y a la autodeterminación. En definitiva: aún admiraría más a España.

Yo, señores, me siento catalana, y esto es un hecho. Quiero a mi tierra, la tierra de mis hijos, la que me ha visto nacer. Me gustan sus costumbres, sus tradiciones, su lengua, su cultura, sus lugares, su gente. Me gustan los catalanes por su hospitalidad, por su saber estar, por su unidad, por su levantarse ante las adversidades, por su democracia, por su paciencia, por su trabajo, por muchas cosas. Pueden entenderlo o no, pueden respetarlo o no, pero los sentimientos son sentimientos y ya no tienen que ver con política o economía, señores: me siento catalana. Y contra esto, nadie, ni siquiera ustedes, pueden luchar. Soy tan independentista que mi primer apellido es Sánchez y estaré orgullosa de llevarlo en una Catalunya independiente y plural. Soy tan independentista que ya, aunque quisiera, no podría sentirme española porque si me someten me deja de apetecer. Y, créanme, señores, en Catalunya hay mucha gente como yo. Vayan abriendo los ojos y, lo que es más difícil: las mentes.

Lorena Sánchez (Pineda de Mar)

Fuente: cataladigital.cat/

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCTOR GOOGLE

Estadísticas del blog

  • 2,223 visitas

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

Follow L'esquella de la torratxa on WordPress.com

Sígueme en Twitter

Mi Comunidad

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: