La portavoz del PSC en el Parlament dice que el partido rechaza el 155 y que no da un “cheque en blanco” al PSOE

“El PSC sigue apostando por el diálogo y no apuesta por el 155”, asegura Alícia Romero.  Rajoy asegura que tiene el 155 ya pactado con el PSOE

psc-apuesta-agotar-dialogo-psoe_ediima20171020_0587_4

El PSC apuesta por agotar el diálogo y no dará un “cheque en blanco” al PSOE por el 155

La portavoz adjunta del PSC en el Parlament, Alícia Romero, ha asegurado que los socialistas catalanes “no apoyan” la aplicación del artículo 155 y “no darán un cheque en blanco al PSOE” en el Senado hasta ver qué medidas se acuerdan, y ha hecho un llamamiento al diálogo “hasta el último minuto”.

En declaraciones en el Parlament, Romero ha sido preguntada sobre el pacto del Gobierno y PSOE para convocar elecciones en Catalunya para el mes de enero que ha adelantado eldiario.es.

“El PSC sigue apostando por el diálogo y no apuesta por el 155. No creemos que ni el 155 y su aplicación ni tampoco la declaración de independencia sean soluciones para Cataluña. Ni apoyamos una ni la otra. Seguimos en la vía del diálogo”, ha señalado.

Romero ha insistido en que el PSC “no quiere el 155”, que además ha opinado que tampoco garantizaría el retorno de empresas ni la estabilidad económica, como tampoco apoya “intervenciones prolongadas en el tiempo o que impliquen pérdidas de autogobierno”.

De hecho, ha advertido de que el PSC “no dará un cheque en blanco al PSOE” en el Senado sobre el 155. “Veremos qué acuerdo toma el Consejo de Ministros y, a partir de aquí, qué apoyo le da el PSOE. Pero estaría bien no llegar hasta ahí”, ha recalcado.

“Hasta que no se realice el pleno del Senado, hasta un minuto antes, seguiremos con el diálogo”, ha dicho. “Y si resulta que acaba habiendo un pleno en que se plantea el 155, queremos ver qué tipo de intervención. Miquel Iceta ha dicho que daría apoyo al PSOE, pero no con todos los elementos ni en todas las circunstancias”.

Para la dirigente, a los socialistas catalanes les “gustaría” que “no se llegara a aplicar el 155, ni minimizado ni maximizado, porque entraríamos en una senda desconocida. Lo que pedimos es que aún quedan días y se sienten a buscar un mínimo común denominador”.

Ese punto común podría ser, ha subrayado Romero, unas elecciones convocadas por el presidente catalán, Carles Puigdemont, que permitieran después conformar un nuevo gobierno, que a su vez deberá impulsar un “programa de retorno de empresas” a Cataluña.

“Para que las empresas vuelvan, lo que se tiene que dar es estabilidad política y seguridad jurídica. Y eso solo puede venir con elecciones, porque la legislatura está agotada. Todo lo demás, tanto una DUI como el 155, no retorna la estabilidad”, ha advertido.

Romero, portavoz de Economía del grupo socialista, ha cargado duramente contra el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, de quien ha dicho que “lleva muchos días escondido” y al que ha exigido que “dimita” de inmediato o bien “dé la cara” en el Parlament, donde el PSC ha registrado por segunda vez una petición para su comparecencia junto al conseller de Empresa, Santi Vila, en la Comisión de Empresa.

A su juicio, si bien la situación económica en Cataluña no puede calificarse de “alarmante”, sí que es “preocupante”, especialmente después de anunciarse, ha recordado, que 1.300 pymes han sacado ya su sede social de esta comunidad.

Por otro lado, sobre la acción promovida por Crida per la Democràcia para retirar esta mañana dinero de los cinco principales bancos nacionales, Romero ha tachado de “frivolidad” esta iniciativa, más aún en un marco de fuga de empresas y bancos.

“Ante esta situación, no se puede jugar de esta manera con el sistema financiero. Es una acción que puede parecer simpática, pero si lo acaba haciendo mucha gente puede provocar problemas financieros. No sabemos qué pretenden demostrar. ¿La capacidad que tenemos los catalanes de provocar un ‘crash’ financiero? Deberían tener un poco de sentido común”, ha sentenciado.

Anuncios

La Generalitat detalla las lesiones de los 1.066 heridos por las cargas policiales del 1-O

Los trastornos emocionales relacionados con las cargas surgidos a partir del 2 de octubre se están contabilizando dentro de un programa especial anunciado por el conseller de Salut, Toni Comín. A los 991 heridos del 1 de octubre se suman 75 personas que acudieron a los centros sanitarios entre los días 2 y 4 con lesiones derivadas de las cargas policiales. 

carregues-referendum-barcelona-escola-ramon_ediima20171002_0741_4

Carregues policials al Referendum de l’1 octubre a Barcelona / Escola Ramón Llull ROBERT BONET

Los heridos atendidos por lesiones causadas por las cargas policiales durante el 1-O llegan a las 1.066 personas. El mismo día 1 de octubre el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) y diversos centros sanitarios atendieron a un total de 991 personas por daños derivados de las cargas policiales en colegios. Entre el día 2 hasta el 4 de octubre, 75 personas más se acercon a dichos centros con lesiones del día 1.

El Departamento de Salud de Catalunya ha elaborado un informe detallado sobre los heridos: la tipología de lesión, la gravedad, el sitio donde fueron atendidos y por quien. 

Así, el informe concreta que durante el día del referéndum las lesiones más comunes derivadas de las cargas fueron las contusiones, con un 43,9%, las policontusiones en un 38,6%, y las heridas, en un 5%. También se contabilizaron 64 casos relacionados con episodios de angustia o lipotimias que se dieron en el mismo lugar de las cargas. Un 68,3% de los atendidos fueron hombres y un 31,7% mujeres. Además, también se atendió a dos menores de menos de 11 años y 23 personas mayores de 79 años. Afirman que hubo 5 heridos graves.  

Las lesiones más frecuentes de las 75 personas que acudieron a los centros sanitarios entre el 2 y el 4 de octubre  se dividen en contusiones en un 53,3% y policontusiones en un 40%. El informe también especifica que el 69,3% de las personas atendidas fueron hombres y el 30,7% restante, mujeres.  

carregues-referendum-barcelona-escola-ramon_ediima20171002_0743_5

Carregues policials al Referendum de l’1 octubre a Barcelona / Escola Ramón Llull ROBERT BONET

El informe, realizado por el Servei Català de la Salut y el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, se ha planteado como una muestra de “transparencia”. Llega después de “desmentir categóricamente diversas  informaciones que han aparecido estos días en algunos medios de comunicación en los que se acusaba al Govern de haber manipulado el número de atendidos por las cargas de los cuerpos policiales del estado espanyol durante el referéndum del 1 de octubre”.

En el mismo comunicado Salut pidió una “rectificación inmediata de los medios de comunicación que habían asegurado falsamente que se manipulo al alza el número de atendidos contabilizando como heridos personas que habían sufrido ataques de ansiedad viendo las cargas por televisión”. 

Por estas acusaciones, el conseller de Salud,  Antoni Comín, anunció el pasado dia 3 de octubre que presentaria una demanda civil contra el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, por tachar de “farsa” el número de personas atendidas durante el referéndum.

Salut especifica en su informe que los trastornos emocionales relacionades que se hayan dado a partir del 2 de octubre se están contabilizando por separado dentro de un programa especial ya anunciado por el conseller. 

Atendidos por gravedad, regiones y servicios 

El informe analiza por separado los atendidos durante el día 1 de octubre y los atendidos entre el día 2 y 4. Finalmente, también hace referencia a los cuerpos policiales atendidos. 

De las 991 personas atendidas y diagnosticadas el día 1 de octubre, 214 fueron tratadas por el SEM y 777 en centros sanitarios (38 en centros hospitalarios, 40 en centros de atención primaria (CAP) y 14 en centros de urgencias de atención primaria (CUAP)). Todas las 75 personas atendidas entre el 2 y el 4 lo hicieron en centros sanitarios.

El Servei Català de la Salut (CatSalut) ofrece un listado de cada uno de los centros que recibió heridos. El mismo día 1 fue Barcelona ciudad la que más servicios dió atendiendo a 325 personas, lo que supone un 32% del total seguida por Girona que recibió 254 heridos, un 26%. 

ferit-referendum-barcelona-escola-ramon_ediima20171002_0751_5

Ferit per carregues policials al Referendum de l’1 octubre a Barcelona / Escola Ramón Llull ROBERT BONET

De los heridos, cinco lo fueron de gravedad. De todos los diagnósticos médicos más graves ya ninguno permanece en el hospital. La última alta fue dada el pasado 16 de octubre a un hombre que sufrió un infarto agudo de miocardio en un colegio de La Mariola (Lleida) y fue trasladado al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona de urgencia.

Otro de los heridos de gravedad respondía a una lesión ocular producida por el impacto de una pelota de goma disparada por la Policía Nacional durante el desalojo de la escuela Ramon Llull en Barcelona. Los tres heridos de gravedad restantes responden a traumatismos cranoencefálicos y a un traumatismo de espalda.  

Del 2 al 4, la región sanitaria que más visitas recibió fue la de Girona que atendió a 38 personas, lo que supone un 50,7%. La sigue Barcelona con 15 visitas.

El 84% de las personas atendidas entre estos días tenían lesiones consideradas leves. Sólo un 2,2% de casos fue estipulado como grave. Así, los casos médicos más graves atendidos entre el 2 y el 4 de octubre responden a una fractura subcapital impactada de fémur (Hospital Sant Pau de Barcelona) y un caso de policontusiones y heridas (en el PAC La Ràpita).

Fuera de los heridos civiles, el informe contabiliza en 12 los agentes de cuerpos de seguridad atendidos: 9 agentes de la Policía Nacional, 2 del cuerpo de la Guardia Civil y 1 agente de los Mossos d’Esquadra. Informe en formato Pdf.

“El 155 no sirve para convocar elecciones, supondría alterar y modificar el Estatut”

Entrevista al catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de Barcelona Xavier Arbós: “Sospecho que del artículo 155 se sale mal por las consecuencias que puede tener para el autogobierno”. “A la hora de abordar la reforma constitucional lo urgente e importante es solucionar la crisis catalana”. Rajoy y Pedro Sánchez pactan que las elecciones en Catalunya sean en enero

xavier-universitat-barcelona-enric-catala_ediima20150819_0016_4

Xavier Arbós afirma que la reforma constitucional debe centrarse en el encaje de Catalunya ENRIC CATALÀ / ARCHIVO

El Gobierno anunciará este sábado las medidas que tomará sobre Catalunya con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, todas ellas pactadas, según el presidente Mariano Rajoy, con el PSOE y Ciudadanos. La primera será convocar elecciones en Catalunya en enero de 2018, tal y como ha adelantado eldiario.es.

En conversación telefónica con este diario, el catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de Barcelona Xavier Arbós (Barcelona, 1954) analiza el alcance y los límites del 155. Sostiene que el artículo no sirve para convocar elecciones al Parlament. Sobre la reforma constitucional que se abrirá una vez se aplique el 155, advierte del contexto “desfavorable” para aumentar el autogobierno de Catalunya y las demás comunidades. La portavoz del PSC en el Parlament dice que el partido rechaza el 155 y que no da un “cheque en blanco” al PSOE

¿El 155 es una hoja en blanco? ¿Qué límites tiene?

El 155 es una hoja en blanco pero con límites marcados a partir del apartado 2 del artículo al Gobierno y al Senado. Por ejemplo, el Senado no puede hacer nada por sí solo, debe aprobar todas o algunas medidas que el Gobierno le haya enviado, y el Gobierno debe atenerse a las medidas aprobadas por el Senado.

El apartado 2 del 155 dice que el Gobierno “podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las comunidades autónomas”. ¿Qué alcance tienen las instrucciones?

Las instituciones sólo pueden hacer aquello por lo que están habilitadas, y lo que dice el artículo 155 es que el Gobierno puede dar instrucciones. Al final su eficacia práctica depende de lo que disponga el Gobierno, y el Gobierno lo único que puede hacer es dar instrucciones. Es muy genérico, pero hay diferencias entre dar instrucciones y sustituir a la Generalitat.

¿El 155 sirve para convocar elecciones anticipadas al Parlament?

No. El 155 no sirve para convocar elecciones. Convocar elecciones anticipadas es una posibilidad que el Estatut otorga en exclusiva al president de la Generalitat. Por lo tanto no entra dentro de las instrucciones del 155 exigir al president de la Generalitat que convoque elecciones. Sería tanto como decir que una facultad que se puede ejercer o no se convierte en una obligación. En definitiva supondría alterar y modificar el Estatut, que es una ley orgánica, y la modificación del Estatut no se puede hacer por la vía del 155.

Además, las actuaciones del Gobierno con el 155 tomarán una determinada forma jurídica, previsiblemente un decreto aprobado en Consejo de Ministros. No serán una declaración. Es insostenible jurídicamente que un decreto pueda alterar un Estatuto de autonomía, no sólo por una cuestión de fondo sino por jerarquía normativa. Un decreto es una norma inferior a una ley orgánica como es el Estatut, y además no puede invadir el campo reservado a la ley orgánica.

Convocar elecciones no sólo es apretar un botón. Para la votación es necesario controlar los centros educativos o la policía.

La única manera de convocarlas, en caso de que quisiera el Gobierno central, sería a través de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), con todo el aparato e infraestructura electoral previsto en esta norma. Si quisiera convocar elecciones, el Gobierno no podría improvisar una estructura de supervisión electoral, como por otra parte quiso hacer la Generalitat en materia de referéndum el 1-O.

¿El 155 serviría para tomar el control de la Conselleria de Enseñanza y de los Mossos?

No tengo intención de dar ideas, pero creo que este supuesto sí estaría dentro de los límites del 155. Las instrucciones del 155 significan establecer una jerarquía donde no existía. Las instrucciones que un ministro concreto pueda dar a su homólogo de la Conselleria necesariamente representan que deben cumplir sus efectos.

facultat-universitat-barcelona-enric-catala_ediima20150819_0017_5

Arbós advierte del riesgo de reformar la Constitución por la vía rápida, como se hizo con el 135 ENRIC CATALÀ / ARCHIVO

El 155 se inspira en el modelo alemán de la coacción federal. ¿En la práctica también funciona como en la Constitución alemana?

El modelo de la coacción federal en la Constitución española es más genérico que en la alemana. No está tan pensado para conseguir directamente la eficacia de las leyes estatales sino para reconducir una situación donde hay una comunidad autónoma que ha abandonado el marco constitucional y la legalidad o que actúa en contra del interés general de España.

¿Cómo se traduciría en la práctica la aplicación del 155 sobre una Conselleria?

La situación actual de la Conselleria de Economía permite una analogía relativamente sencilla con el 155. Nadie ha destituido a Oriol Junqueras, sigue siendo el conseller de Economía. Ahora bien, ¿Oriol Junqueras ejerce su autoridad en el departamento de Economía? Podemos afirmar que no, porque el sistema financiero de la Generalitat está intervenido y depende del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro.

En estas condiciones, el alcance posible del 155 estaría más o menos en una zona similar a esta: Oriol Junqueras no ha sido destituido pero no puede ejercer de facto su autoridad porque está intervenida. Deberíamos imaginarnos unos efectos similares.

¿Dentro de las instrucciones que el 155 permite dar a los consellers, el Gobierno puede darle la ‘instrucción’ de que dimita y deje su puesto?

No. Lo que sí es posible es el establecimiento por parte del Gobierno de un tipo de estructura superior donde, de manera coordinada, se den las instrucciones a las consellerias, ya sea a través de secretarios, subsecretarios o directores generales.

¿La aplicación del 155 acaba con la autonomía de Catalunya?

No, porque si el 155 no puede suspender la autonomía tampoco puede acabar con ella. El objetivo del 155 es reconducir una situación para que una comunidad autónoma se mueva en el marco constitucional. Dar instrucciones. En este caso concreto debería conllevar las medidas necesarias para evitar la consecución o el logro del proyecto secesionista. Las medidas del 155, como también versan sobre un derecho constitucional como es la autonomía, deben ser contenidas, las justas, mínimas y necesarias para volver al marco constitucional sin que ello implique sancionar, suprimir o suspender.

No obstante, ¿sería un punto y aparte en el camino constitucional iniciado el año 1978?

En la teoría no, pero tampoco hay que ser ingenuos: estamos en un momento de rotura sin precedentes del vínculo de confianza mutua entre las instituciones del Estado y la Generalitat y una crisis de legitimidad del sistema por parte de una parte muy importante de la población de Catalunya.

¿Del 155 se sabe cómo se entra pero no cómo se sale, como escribía el catedrático Pérez Royo?

Pérez Royo tiene razón. Y además sospecho que del artículo 155 se sale mal por las consecuencias que puede tener para el autogobierno. Del 155 podemos salir con una restauración formal del orden constitucional, con una paralización del proceso soberanista, etcétera. Pero me temo, y esto no tiene que ver con la Constitución sino con las inercias políticas, que esta pérdida de confianza institucional puede tener consecuencias.

Pensemos por ejemplo en la autonomía financiera de Catalunya. ¿Aplicado el 155 y restaurada la situación anterior se cederá a la Generalitat el control de sus finanzas de forma inmediata? Yo me temo que no. Aunque haya un nuevo Govern no independentista, es posible imaginar que le costará recuperar el control de sus finanzas. Lo mismo se puede prever con otros aspectos del autogobierno.

xavier-universitat-barcelona-enric-catala_ediima20150819_0015_5

Arbós sostiene que el 155 no sirve para destituir a consellers de la Generalitat ENRIC CATALÀ / ARCHIVO

¿Qué dirección puede tomar la reforma constitucional que han pactado Pedro Sánchez y Mariano Rajoy una vez aplicado el 155? ¿Puede implicar más o menos autogobierno para Catalunya y las demás comunidades autónomas?

Esto supone entrar en el terreno especulativo. Antes de la crisis institucional en la que estamos había un descenso de interés en la opinión pública española sobre el Estado de las autonomías. De forma generalizada no había una aspiración a aumentar el autogobierno. De hecho, algunas comunidades adelgazaron su estructura autonómica como primera medida para afrontar la crisis económica.

En este contexto, pensar que habrá una presión de la opinión pública para aumentar el autogobierno quizás es ser demasiado optimista. No hay un contexto favorable y si no recuerdo mal Albert Rivera, que tiene 32 diputados, y lidera un acto político (Ciudadanos) que debería estar en el consenso constitucional, advirtió que una reforma no necesariamente tenía que pasar por descentralizar más.

¿La  vía Herrero de Miñón para reconocer en la Constitución la singularidad catalana sería una manera de empezar a solucionar la crisis?

A la hora de abordar la reforma constitucional lo urgente e importante es solucionar la crisis catalana. Por lo tanto, sería razonable pensar en la propuesta de Herrero de Miñón, la disposición adicional quinta a medida para Catalunya, y que a partir de ahí se hagan las mejoras en el autogobierno que se consideren necesarias. Y una vez visto el panorama que resultara de esta disposición, que ojalá fuera paliativo y positivo, reconsiderar la receta general.

¿Incluir esta disposición en la Constitución se podría hacer por la vía rápida, como ocurrió con la modificación del artículo 135?

Una reforma para incluir la disposición de Herrero de Miñón se puede hacer por la vía rápida, como la que desgraciadamente se usó para la reforma del artículo 135. Ahora bien, la reforma por la vía rápida tiene un riesgo. Existe la posibilidad de que un 10% de los miembros del Congreso o el Senado puedan forzar la celebración de un referéndum. Podemos imaginar que las fuerzas políticas hacen un gran esfuerzo de consenso, pero 35 diputados quedan fuera y aprietan el botón del referéndum.

Como diríamos en catalán, ‘podem fer un pa com unes hòsties’ [hacer un pan como unas tortas, frase hecha que explica una gran ambición que termina en fracaso]. Podría ocurrir que la solución acordada por tres quintas partes del Congreso y el Senado es abortada por la mayoría de los electores españoles en referéndum. Esto confirmaría la tesis independentista de que no hay nada que hacer, por lo tanto hay que tener mucho cuidado.

¿El consenso político debe contar con el aval de expertos antes de empezar la reforma sobre la Consitución?

En el debate sobre la reforma constitucional las voces de expertos y técnicos no son las únicas que deben escucharse, sobre todo las que dicen que la Constitución es intocable. Son los políticos los que deben llegar a un acuerdo y los expertos y los técnicos ayudar con vías concretas para que sea posible. El arca de Noé la hicieron aficionados y el Titanic lo hicieron expertos. Con esto quiero decir que hay que tener mucho cuidado con funcionar como se hacía en los años 80, bajo una comisión de expertos o el informe de un catedrático, porque esto es un problema político.

¿Recuperar el Estatut de 2006 anterior a la sentencia del Constitucional ayudaría a encauzar la situación?

El panorama ha cambiado. Ojalá se pudieran recuperar algunos aspectos del Estatut, limitar el alcance de la legislación básica estatal o asegurar una financiación para Catalunya. Pero esto no es una crisis estatutaria, es una crisis constitucional.

ETIQUETAS: reforma constitucional, artículo 155, constitucion, proceso soberanista,  independencia de Catalunya

Chusto o muette

La solución más deseada por el cientocincuentaycinquismo no es el 155. Son elecciones. Previas a, se entiende. Las otras, convocadas por un virrey de la India post-155, serían un lío
GUILEM MARTÍNEZ
images7ccms-image-000013393

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.LUIS GRAÑENA

1.- Bismarck quería la guerra. Napoleón III, pues no, que tenía a Francia pocha. Ante una provocación, Napoleón III envió una carta a Bismarck. Era una carta muy calculada. Exhibía chulería e indignación, pero no se pasaba de la raya. Bismarck estuvo releyendo la carta durante horas. Con esa carta, en efecto, no se podía declarar la guerra. Pero sí cambiándole una coma. Lo hizo. Vino la guerra. Una guerra rápida, pero importante. En ella, la novísima Alemania adoptó tres señas de identidad –el trade mark guerra rápida, la superioridad de Alemania sobre todas las cosas, esgrimida incluso por Marx, y la brutalidad; por primera vez se disparó la artillería a altura rasa y a las tropas; fue una carnicería–. Se cambió el mapa europeo con la incorporación al Imperio Alemán de Alsacia y Lorena, un contencioso que duró, de una forma u otra, hasta 1945. Aquella guerra del XIX, como quien dice, supuso la creación de mitos y problemas que supusieron, en el siglo XX, varios centenares de millones de muertos. Aquella guerra breve duró tanto que, ahora, usted lee estas líneas poseedor de una biografía que, sin saberlo, hubiera sido diferente sin aquella guerra. Hola. Bienvenidos a Procesando la Cosa. Sobre el minuto y resultado de la Cosa. Y sobre cartas. Intercambiar cartas para evitar una guerra es una idea pésima. Quien quiere hacerla, siempre puede cambiar una coma. ¿Se han cambiado comas en este contencioso?
 o

2.- Una guerra –una intervención rápida y violenta sobre un tema, la suspensión de la política por otras vías–, por cierto y como se ve en el punto 1, puede arrastrarse durante generaciones. Y llenar biografías de cosas que no precisa ninguna biografía. Como ruido. Por eso nueve de cada diez personas con estudios básicos acostumbra a preferir el diálogo a los cachetes.

3.- Las cartas de Puigdemont y de Rajoy de ayer estaban repletas de ruido. El ruido pesaba más que las palabras. El ruido, en ambas cartas, consistía en contentar a sus propias aficiones y mitos. Es imposible hablar con ruido.

4.- La carta de Puigdemont reconocía que, a pesar de lo dado a entender por los medios públicos y concertados y el Ilmo. Colegio de Políticos y Tertulianos Procesistas, no declaró una DUI. Todo el mundo lo sabía. El hecho de haber retrasado esa afirmación es, conociendo el percal, es decir, la función de la carta, una irresponsabilidad. O algo que, en absoluto, era valentía. Puestos a reconocerlo, reconociéndolo antes se hubieran abierto más posibilidades. O, al menos, no se hubieran cerrado. El resto de la carta era ruido. La posibilidad de declarar una DUI y petición de diálogo. Rajoy no tuvo que poner ninguna coma, sólo superponer el ruido sobre las únicas líneas efectivas de la carta.

5.- La carta de Rajoy también aportaba ruidos para ser leídos/escuchados por otro consumidor de mitos. Omitía la respuesta efectiva a la pregunta efectiva –no hubo DUI–. Un indicativo de que, como sucede en los internados, lo importante no era la respuesta, sino el tono. No hubo un buen tono para el director del internado. Sobre el ruido de Rajoy, dos hechos. Uno muy breve –el 155–, otro muy largo. Esta alocución: “(Agradezco) el apoyo de las distintas formaciones políticas con la que se está cerrando (…) una respuesta mayoritaria y consensuada al desafío secesionista”. Este farfulleo es lo que antaño, antes de 2011, se condensaba en la alocución unidad-de-todos-los-demócratas. Utilizar una perífrasis para explicar un slogan sencillo explica que el slogan sencillo se ha ido al garete. El imaginario del R’78 está pocho. Napoleón III no está fino, no tiene ejército. Pero Bismarck no se encuentra muy bien.

6.- Por eso, quizás, se declara la guerra, pero poco. Como en los chistes de Gila, Rajoy llama para decir que la guerra empieza el sábado, que antes tiene una boda. Además, y esto ya tiene guasa, no empieza el sábado. La cosa tiene unos 10 días, entre pólizas, fotocopias compulsadas y toda la pesca, de margen para llegar al Senado. Son muchos días. Es decir, muchas casillas. Supongo que se utilizarán para exhibir el 155 a plazos. Es decir, para dar canguelo e intentar, con ello, no aplicarlo. Para esperar, en fin, que pase algo mágico e improbable antes. Lo que indica que el 155 es el Procesismo en Esp. Una especulación esperando un cambio de ánimo en la otra trinchera. Nace, curiosamente, por lo mismo. Unos políticos sin rol simpático o épico, y sin nada bueno que decir tras la crisis, quieren volver a tener discurso y funciones, como las de antes. A diferencia del Procesismo, el Apocalipsis, o el amor cuando llega así, de esta manera, el 155 tiene fecha en el calendario. Y cuando se aplique, puede doler mucho si te dan con él en la frente.

7.- El 155 es un Black Friday para el nacionalismo Esp I+D. Es un escarmiento. Un a-por-ellos-oé. Pero no lo es tanto para sus instituciones, que preferirían una castración química a otra más ruidosa y aparatosa, hecha, ñaca, con un par de piedras. El PSOE, que lidera –o, al menos, es lo único que tiene después de abandonar formalmente la socialdemocracia con recortes y reforma exprés– una reforma constitucional –dicen que es sexi; es decir, propone cambios importantes en lo territorial, a falta de cambios en todo lo cambiado desde 2010–, se puede quedar sin juguete si todo esto culmina en un Ulster sostenible. Dos millones de manifestantes vestidos de lo que diga ANC/Òmnium es una chorrada asumible. Pero un territorio que no participe de la renovación del R’78, no tanto. Además, un 155 alto y ancho, puede enturbiar un PSOE en el que la cosa 155 está muy centralizada en seis personas –que se pueden comer el marrón si esto explota en la cara, vamos–, y en el que hay cierta oposición interna a jugar con nitrógeno y glicerina. Por otra parte, ¿para qué se hicieron primarias? Si el sanchismo se lía con el 155, ¿qué hubiera hecho el susanismo? ¿Tirar la bomba H en Salou?

8.- La solución más deseada por el cientocincuentaycinquismo no es el 155. Son elecciones. Previas a, se entiende. Las otras, convocadas por un virrey de la India post-155, serían un lío. Si se ha de ir se va, no es por no ir. Pero no mola.

9.- El paisaje en Cat es también elecciones. Tenemos dos modalidades. Con DUI y sin DUI.

10.- Con DUI. No hay, al parecer, muchas ganas. Salvo en CUP. La Cosa sería votar DUI –o no votarla, proclamarla; por lo visto, algunos dipus PDeCAT se rajarían, se dice–. Y convocar elecciones, que en esta ocasión se llamarían constituyentes, etc. El mismo juego de siempre. Con la diferencia de que, en esta emisión, no sería tolerado. No se aplicaría ya el 155, sino el que-te-pego-leche. Con efectos instantáneos. La DUI no tendría mucho recorrido efectivo. Alemania –un siglo y pico después de Bismarck, no posee Alsacia ni Lorena, pero sí el resto– ya ha dicho que no contempla la opción. Ayer hubo reunión tuperware de la Comisión Europea. Pasó del bugui hasta Eslovenia, uno de los pocos países que podría invadir una Cat indepe. O darle un punto en Eurovisión. El único plan de una DUI, si se proclama, parece ser que venga Piolín, filmarlo mientras te parte la cara, y que una UE que no se escandaliza cuando mueren negros y sirios en el Mediterráneo, se escandalice ahora de que aporreen blancos en su costa. La UE, me temo, sólo se escandaliza por el precio de la deuda en el Sur y por las guarradas que dicen Trump a madame Macron. Incluso puede que esto último no le afecte.

11.- Una DUI que no sirva para nada, y que sólo cause represión asumida por la Comisión, también supondría un marrón en la Cosa/Procés. No es un buen final de fiesta. Después de cinco años dando la vara con planes secretos prorrogables, resulta que el único plan era ir a pelo a una DUI. La Cosa, una desobediencia, un pulso con el Estado –intermitente, no siempre nítido–, iniciado en septiembre tras cinco años de mucho lerele y poco larala, hubiera sido la pera en 2012, cuando se anunció. Hubiera tenido posibilidades, incluso. Muchas. No parece ser el caso hoy. Escenificar ese fracaso político puede tener consecuencias depresivas durante años en el independentismo. Incluso en el catalanismo. Es decir, también sobre sus fuerzas políticas.

12.- El miércoles se reunió el Consell del PDeCAT. Qué DUI si se aplica el 155. Es decir, un poco lo de siempre. Ampliar el conflicto para intentar diálogo. No va a haber diálogo nunca. No con esa forma. El diálogo, por aquí abajo, desde 1977, son reuniones oscuras en despacho iluminado. Esa era la fantasía húmeda de Mas en 2012. Ni siquiera se ha producido eso. El Estado no emite. Ha cambiado. No es el del 78. Sólo emite 155.

13.- Para convocar elecciones sin DUI, el Govern necesita una baza, una victoria que vender a la parroquia. Tampoco hay de eso. La única solución es que el movimiento propagandístico con el que cuenta el Govern se aplique a explicar una baza, un éxito en las elecciones. Exponer que se ha tenido que escoger, como en el chiste, entre chusto o muette. Y que se ha elegido lo más épico. Yo creo que aún se puede. Si durante cinco años han vendido aire, y se ha comprado, ahora pueden vender un aire más viciado.

14.- Por lo demás, se producen perturbaciones en la fuerza. Sindicatos de Mossos explican que en Interior se está produciendo la desbandada. Cargos, o grados, o como se diga eso en la poli, que, en los glory days –antes del 1O, vamos–, aseguraban que se harían responsables de sus órdenes a sus inferiores, ahora están por el que cada-palo-aguante-su-vela. Economía, la única área intervenida por el Estado, no ha contrapuesto una ocupación muy problemática. Quizás son dos indicios de lo que hay debajo de tanta propaganda. Hay lo de siempre. Lo que había hace cinco años.

15.- Amnistía Internacional ha denunciado que los cargos, así como la prisión preventiva, contra Sánchez y Cuixart son excesivos. También está adquiriendo la forma de exceso estructural el rol de la Audiencia en la Cosa. Inquietante. Y extrapolable, me temo, a cualquier conflicto en el territorio del Estado.

16.- Prosigue la campaña Free Jordis. Hoy se ha realizado la primera acción de resistencia civil. Era muy esperada. Al final, ha consistido en sacar pasta de los cajeros durante el día de hoy. Para colapsar la economía. En el momento en el que escribo esto, no se pueden evaluar aún las consecuencias. Pero sí que se puede evaluar que igual la próxima movilización consiste en comer ternera de Kobe para colapsar el primer sector japonés, e internacionalizar el conflicto. El redactado de la convocatoria, por otra parte, es de traca. Parece estar redactado por una persona que nunca ha cruzado la Diagonal, el checkpoint-charly social de BCN. EL centro-derecha revolucionario es un lío. No sé si se han dado cuenta, pero hace años que sólo es revolucionaria la derecha. La Cosa –y, glups, el 155–, igual en parte se explican con eso.

17.- Hola, soy el punto 17. Soy un diálogo esponsorizado por Banc de Sabadell. Ahí va:

— Julia Otero: la presidencia del Sabadell se ha pirado a Madrid.

— Guardiola: las entidades financieras que no están en Madrid no pintan nada. La dinámica empezó con la meditación que hizo Aznar sobre la elaboración de un poder político-financiero hispano-americano radicado en Madrid.

— Nadal: Aznar, con el gorro de presi de FAES, ha dicho, por cierto, que no quiere reformas constitucionales sexis. Sino un 155 definitivo, se supone. Es una posibilidad. Las derechas revolucionarias, etc.

— OFF (voz masculina neutra): que dice Martínez que les seguirá informando de la Cosa. Banc de Sabadell. Parlem.

Fuente: ctxt.es

Rajoy y Pedro Sánchez pactan que las elecciones en Catalunya sean en enero

El acuerdo para la aplicación del artículo 155 está ya cerrado y la pretensión es que se intervenga “lo mínimo posible para garantizar el proceso electoral”. Gobierno y PSOE insisten en que Carles Puigdemont tiene margen hasta la votación del 155 en el Senado para dar marcha atrás y convocar comicios. El Gobierno responde a Puigdemont que el Consejo de Ministros aprobará el sábado las medidas del 155

mariano-rajoy-pedro-sanchez-moncloa_ediima20170706_0402_31

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en un encuentro en la Moncloa. BORJA PUIG (PSOE)

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez ya tienen cerrado el acuerdo para la puesta en marcha del  artículo 155 de la Constitución con el que pretenden frenar las aspiraciones independentistas del Govern de Carles Puigdemont. La pretensión del Gobierno y el PSOE es que la intervención sea “la mínima posible” con el fin de  convocar unas elecciones en Catalunya con fecha prevista para enero, según fuentes conocedoras de los términos del pacto.

El acuerdo se ha ido perfilando en las últimas semanas entre el Gobierno –el propio Rajoy en contacto con Sánchez en el nivel más alto, además de reuniones técnicas en las que han participado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y por parte del PSOE, la exministra Carmen Calvo y José Enrique Serrano– y ya está culminado en lo referido al “objeto, las medidas y los plazos”. Socialistas y conservadores insisten en que el objetivo del uso extraordinario –es la primera vez que se echa mano del 155– de este precepto constitucional es “recuperar la normalidad, la legalidad y el autogobierno” en Catalunya. El PSOE apoya una aplicación “limitada y breve” del 155 ante la “inadmisible amenaza” de Puigdemont

El  Consejo de Ministros dará el visto bueno al paquete de medidas este sábado ante  la insatisfactoria respuesta de Puigdemont al requerimiento en el que el Gobierno le exigía claridad respecto a la declaración de independencia y la vuelta a la legalidad en Catalunya. El Ejecutivo y el PSOE consideran que no se ha producido una marcha atrás en el desafío independentista y consideran que Puigdemont ha ido  un paso más allá al “amenazar” con declarar la independencia si siguen adelante con el 155. La posición de PP y PSOE en Catalunya les pasa factura en el Congreso

El Senado ratificará las medidas del 155 en un Pleno que se celebrará previsiblemente la próxima semana o el lunes de la siguiente. La Mesa de la Cámara Alta se reunirá el sábado tras el Consejo de Ministros extraordinario para conocer las medidas y ordenar los trabajos de debate y votación. 

Intervención “quirúrgica” para ir a elecciones  

Tanto el Gobierno como el PSOE insisten en que la intervención que califican de “quirúrgica” de las competencias de la Generalitat será “la mínima posible para garantizar el proceso electoral” que han fijado para enero. El Gobierno quería alargar más ese plazo para enfriar un escenario político muy caldeado desde el 1 de octubre. El PSOE también consideraba que era necesario un margen mayor que los 54 días que fija la ley en situaciones normales para la celebración de comicios desde su convocatoria, aunque sus dirigentes no querían que se impusiera la imagen de que desde Madrid se alargaba innecesariamente el control sobre el Govern.

En este caso han considerado que diciembre era precipitado y han decidido fijarlas en enero. “Estamos como quien dice en noviembre”, justificaba el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, preguntado por si se celebrarían antes de que acabara el año. Tanto Ciudadanos como el PSC habían abogado por que los comicios se celebrasen lo antes posible.   

Cuando dirigentes socialistas y miembros del Gobierno apuntan a que la intervención será “quirúrgica” se refieren a que no afectará al funcionamiento de los servicios públicos de la Generalitat de Catalunya. De esta manera, se tocarán determinadas competencias en algunos departamentos del Govern catalán y con diferentes intensidades para recuperar la “normalidad democrática” a través de unas elecciones.

Fuentes de Moncloa apuntaron que entre las competencias que asumiría el Gobierno central van desde la convocatoria de elecciones autonómicas, que corresponde al president Puigdemont, a aumentar el control financiero de la Generalitat y poner bajo la tutela del Ministerio de Hacienda la recaudación de los impuestos autonómicos, asumir ciertas competencias del departamento de Educación con el fin de garantizar la apertura de colegios electorales en las elecciones autonómicas y poner bajo el control del Ministerio del Interior a los Mossos d’Esquadra para garantizar el orden público.  

Fuentes socialistas aseguran que su participación el desarrollo del 155 ante el desafío de Puigdemont ha limado las intenciones iniciales del Gobierno. “El planteamiento de Rajoy era más duro”, aseguran esas fuentes, que explican que la pretensión es que la intervención fuera más larga. En Moncloa habrían decidido ceder en ese terreno ante la necesidad de mostrar internacionalmente que tanto el partido que está en el Ejecutivo como la principal fuerza de la oposición van de la mano para afrontar esta crisis.

Margen para que Puigdemont dé marcha atrás

Por eso el PSOE rechazó la posibilidad de articular una forma de Gobierno alternativo para Catalunya –o bien formado por tecnócratas o bien por personalidades con un perfil más político– y abogó por que fuera el Ejecutivo de Rajoy el que asumiera la gestión de las competencias intervenidas. No obstante, fuentes próximas a Sánchez aseguran que la fórmula para ejecutar en la práctica el 155 es una decisión del Gobierno y que no van a valorar cómo lo hagan (a través de un ministro para Catalunya o de la asunción de las atribuciones catalanas por parte de varios ministerios).

Gobierno y PSOE señalan, no obstante, en que Puigdemont aún tiene margen para dar marcha atrás. Los socialistas insisten en que el procedimiento del 155 le abre “ventanas” para el diálogo. El proceso incluye la presentación de alegaciones por parte del presidente de la Generalitat. Pero PP y PSOE empujan, sobre todo, para que convoque elecciones en Catalunya antes del pleno del Senado en el que se activará definitivamente el 155.

Hasta entonces, subrayan, tiene la posibilidad de disolver el Parlament el próximo martes y llamar a los ciudadanos a las urnas el 3 de diciembre. “La facultad para convocar elecciones autonómicas la tiene el señor Puigdemont, hasta que deje de tenerla”, puntualizó el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo.

También están convencidos de que Puigdemont recibe presiones internas y externas para buscar una vía de escape. Consideran que la falta de apoyo y reconocimiento internacional juega en contra de los independentistas. Rajoy participa este jueves en la reunión del Consejo Europeo y Sánchez se ha entrevistado con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, que le ha trasladado el apoyo de la UE en la respuesta a los independentistas. El presidente francés, Emmanuel Macron, declaró que “será un consejo marcado por un mensaje de unidad en torno a los riesgos que afrontan los Estados miembros y de unidad en torno a España”.

De hecho, Juncker rechazó la mediación que plantea Puigdemont y aseguró que si Catalunya se independiza luego lo podrían pedir otras regiones europeas: “No quiero una Unión Europea que dentro de 15 años esté formada por 90 países, sería imposible”. La primera ministra de Reino Unido –país que aceptó la celebración de un referéndum por la independencia de Escocia– aseguró que “no reconocería” la independencia de Catalunya al entender que el 1-O no tenía base legal. Los dirigentes europeos, además del presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente ruso, Vladimir Putin, comparten esa tesis, lo que da tranquilidad a Rajoy después de que organismos internacionales cuestionaran la actuación policial en Catalunya el pasado 1 de octubre.

ETIQUETAS: Catalunya,  PSOE,  PP,   Pedro Sánchez,   independencia de Catalunya

Cs pide formalmente a la Mesa del Congreso que retire el sueldo a los diputados de ERC y PDeCAT por sus ausencias

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha remitido un escrito a la Mesa del Congreso en el que pide formalmente que proceda a retirar el sueldo a los diputados de ERC y el PDeCAT por sus reiteradas ausencias del Pleno en las últimas semanas, así como el dinero que reciben vía subvenciones a los grupos parlamentarios.

cs-mesa-congreso-erc-pdecat_ediima20171020_0519_4

En su texto, que recoge Europa Press, la formación naranja constata que desde que el 20 de septiembre los independentistas catalanes abandonasen por primera vez el Pleno del Congreso como protesta ante las detenciones de cargos de la Consejería de Economía que estaban teniendo lugar ese día en Barcelona, su presencia en el hemiciclo se ha reducido a las sesiones de control.

Por tanto, denuncia, los diputados de ambos partidos catalanes han “desatendido” el resto de actividades parlamentarias, esto es, las reuniones de la Junta de Portavoces y las comisiones. Incluso han retirado en las últimas semanas algunos puntos del orden del día de los Plenos que se han celebrado hasta la fecha. Sin embargo, esta semana, tanto unos como otros han asistido a los tres días del Pleno, aunque sí que han sido baja en distintas comisiones parlamentarias.

Precisamente este martes, el diputado naranja Toni Cantó avisó desde la tribuna a los parlamentarios del PDeCAT de que iban a pedir que les quitaran el sueldo, aviso que la diputada Lourdes Ciuró replicó con un corte de mangas desde su escaño.

Y DURANTE EL TIEMPO QUE ESTIME OPORTUNO

Ante la voluntad manifestada de mantener un comportamiento que es “incompatible” con sus deberes parlamentarios, Ciudadanos considera necesario que la Mesa del Congreso acuerde tomar las medidas que considere oportunas y, en su caso, la pérdida del derecho a asignación económica correspondiente a aquellos diputados de ERC y PDeCAT que persistan en este incumplimiento, “en la extensión y duración” que estime el órgano de gobierno.

Asimismo, los de Albert Rivera plantean que se retire la subvención que ERC recibe como grupo parlamentario y que se quiten de las ayudas que recibe el Grupo Mixto la parte correspondiente a los ocho diputados del PDeCAT.

Ciudadanos justifica estas medidas en que el cumplimiento de las obligaciones de los diputados “no puede ni debe tener carácter potestativo”, dado que afecta al funcionamiento y a la “dignidad” de la institución, así como al trabajo del resto de miembros de la Cámara.

“Supone un ataque a la función parlamentaria, un desprecio institucional y una alteración de la función representativa, que es la esencia del Congreso”, añaden los ‘naranjas’, que apuntan que este cumplimiento “a la carta” es en realidad “un incumplimiento flagrante de su primera y fundamental obligación”.

EL REGLAMENTO LO CONTEMPLA

Para argumentar su petición, Ciudadanos recuerda que el Reglamento del Congreso, en su artículo 99.1, establece que los diputados podrán ser privados, por acuerdo de la Mesa, de alguno o de todos sus derechos cuando, de forma reiterada o notoria, dejasen de asistir voluntariamente a las sesiones del Pleno o de las comisiones.

Por tanto, para el partido que lidera Albert Rivera resulta “indubitado” que el Reglamento establece la posibilidad de que la Mesa de la Cámara acuerde la privación de recibir las asignaciones económicas a aquellos diputados que incumplan “sistemática y reiteradamente” el deber de asistencia a las sesiones del Pleno y de las comisiones.

“Especialmente –recalca– cuando dicho incumplimiento se lleve a cabo, como sucede en este caso, con manifiesta vanagloria y falta de respeto al resto de miembros del Congreso y, lo cual es de mayor gravedad, a los ciudadanos españoles a los que tienen a bien representar”.

Fuente: eldiario.es/politica/Cs

Datos que cuestionan el desastre económico anunciado para Catalunya

Apenas han pasado tres semanas desde el 1-O y el Gobierno y otras instituciones públicas comienzan a dar cifras alarmantes del impacto por la incertidumbre. Se ha hablado de fuga de capitales en la banca, pero en la última subasta del BCE para que los bancos pidieran liquidez extraordinaria no se registró ninguna demanda anormal. La bolsa sólo ha caído el 1% desde el 1-O y la prima de riesgo sigue estando por debajo de la de Italia y Portugal. Las cifras económicas desacreditan el pesimismo de los empresarios por la ausencia de Gobierno

barcelona-meeting-point-centrara-transformacion_ediima20171016_0847_4

El Barcelona Meeting Point es el primer gran test económico desde el 1-O

“Escenario estresado”. Así califican los economistas al peor escenario posible dentro de una simulación de lo que puede suceder en la economía a medio plazo. En ese escenario apocalíptico, el vigilante de las cuentas públicas (la Airef) ha imaginado un futuro en el que la incertidumbre catalana impacta de forma evidente en la economía hasta dejar el crecimiento económico esperado en 2018 en un más que moderado 1,5%, frente al 2,7% que predicen las distintas casas de análisis. Cómo impacta la fuga de empresas emblemáticas en el tejido empresarial catalán

Esta ha sido la guinda al pastel de predicciones penumbrosas que diferentes organismos (empezando por el Gobierno), actores sociales como la CEOE, o lobbies, como casi todas las patronales, han enviado en los últimos días. Estas cifras están aderezadas por el contador de empresas a la fuga, que el Colegio de Registradores ha decidido de forma extraordinaria actualizar a diario. Un maremágnum de datos que rodea a la opinión pública y complica aún más el análisis de la situación.

Pero ¿es esto así? ¿Ha entrado la economía catalana ya en zona de peligro? Los datos aún no lo confirman y los expertos no lo ven tan claro. Daniel Fuentes Castro, economista de AFI, cree que “conviene ser prudente a la hora de evaluar el impacto económico de eventos de riesgo político como el actual”.

Señala como precedente “las primeras estimaciones del impacto del Brexit sobre el crecimiento en el Reino Unido”, cuyos peores efectos anunciados en la economía real aún no se han llegado a materializar. En todo caso, recuerda Fuentes, “las perspectivas de crecimiento para la economía de Catalunya en el trimestre actual no son buenas”. AFI mantiene una previsión de crecimiento del 2,8% para España en 2018, aunque procederá a revisarla a la baja próximamente, “en torno a dos décimas.”

Si en las próximas semanas se recrudece el conflicto, los riesgos se pueden hacer realidad. La incertidumbre cotiza a la baja en la economía y es un elemento a tener muy en cuenta como freno para el clima económico. Pero a día de hoy las cifras no hablan de una situación aparentemente tan desbocada como transmiten algunos titulares.

Cuánto restaría a la economía una Catalunya estancada

En los modelos que manejan los expertos, si Catalunya en lugar de crecer a ritmos del 0,9% se estanca, drenaría alrededor de una o dos décimas al conjunto del crecimiento de la economía española, unos datos similares a los que maneja la Airef.

La nueva hipótesis que manejan ahora de forma más coherente el Gobierno y la Airef, con un crecimiento del 2,3%, no está tan alejada de las que manejan el resto de los organismos. El FMI publicó una mejora de la actividad económica española el 10 de octubre, varios días después del 1-O, en la que estimó que la economía crecería un 2,5%, frente al 2,4%, previsto inicialmente. Las cifras son, en cualquier caso, a un año vista, y la experiencia de la reciente crisis nos indicó que son muy susceptibles de ser superadas. 

Las bolsas apenas se mueven, la prima no sube

Las revisiones del Gobierno y los anuncios de bajada de empleo de la CEOE han hecho las veces del mantra que normalmente se utiliza en estos casos: el de la prima de riesgo y la caída de los mercados. En un primer impase, los mercados penalizaron con relativa fuerza la crisis catalana, con una caída el 4 de octubre del 2,85%, que casi recuperó en la siguiente sesión al repuntar un 2,51%. Estos vaivenes se debieron, sobre todo, a las caídas de la banca catalana que vieron que mejoraban su comportamiento en bolsa tras decidir trasladar sus sedes fuera de Catalunya. Desde la sesión previa al 1-O, la bolsa solo se ha dejado un 1,04%.

Además, la prima de riesgo cotiza hoy en los 123 puntos y se sitúa por debajo de otros países como Italia, donde está en 164 puntos, o Portugal, en 191 puntos. De hecho, la rentabilidad del bono español a diez años ha bajado desde la sesión del 29 de septiembre cuando marcaba el 1,63% hasta este martes cuando se sitúa en el 1,54%. 

Con estas cifras, se puede decir que los inversores no ven un riesgo inmediato ni en España ni en la economía catalana, cuyas empresas han cosechado numerosas subidas en bolsa solo con cambiar el domicilio social, sin desplazar por el momento a un solo efectivo.

Las empresas se van y se cuenta en tiempo real

Precisamente, la salida de las empresas es uno de los elementos que se está ondeando con más virulencia para demostrar el dramático momento que vive Catalunya. Este miércoles, el Colegio de Registradores de España volvió a actualizar el minuto y resultado de la fuga de empresas desde el lunes, 2 de octubre, con un total de 805 sociedades catalanas frente a las 43 empresas que llegaron procedentes de otras comunidades autónomas.

Algunos de esos traslados corresponden a filiales de otras sociedades que ya han anunciado su mudanza, como es el caso de Caixabank, Gas Natural (que las está moviendo a Madrid) o Abertis, que desde el miércoles ya es oficialmente objeto de una contraopa de ACS. La constructora de Florentino Pérez quiere llevarse a Alemania la sede de la concesionaria (una de las primeras en anunciar su traslado de Barcelona a Madrid) y competirá con la oferta de Atlantia (Italia).

Publicar estos datos sobre movimientos de sociedades fuera de una comunidad autónoma es una práctica absolutamente inusual (normalmente, esta información se actualiza de forma trimestral) que, según fuentes del Colegio, el organismo ha decidido llevar a cabo tras recibir “cientos de llamadas” de los medios de comunicación en los últimos días para solicitar esa información.

El pasado 11 de octubre, la Junta de Gobierno del Colegio de Registradores de España proclamó “su firme e irrenunciable compromiso de defensa de la legalidad vigente, la Constitución y los principios y valores que la inspiran” ante “la grave situación que se está viviendo en Cataluña”.

Entre las salidas conocidas este miércoles está la de la sucursal de la aseguradora Zurich Insurance, que se trasladará de Barcelona a Madrid. Entre las cotizadas, quedan todavía 17 empresas en Catalunya, tras la marcha de trece compañías en una sola semana. De esas 17, solo una (Grifols) cotiza en el Ibex 35, que hace un mes tenía siete compañías radicadas en Catalunya.

Por el momento, el impacto de estos movimientos está minimizado hasta que no se inicie un éxodo real de efectivos. La mayoría no se atreve ni a comentar esta posibilidad, pero ayer mismo Reuters publicó que Banco Sabadell baraja comenzar a trasladar empleados, y puede mover algunas direcciones de la actual sede central. Si la situación persiste, son varios los empresarios que sí reconocen que harán las maletas y abandonarán Catalunya, pero decisiones tan drásticas se tomarán pasadas unas posibles elecciones.

Se siguen vendiendo coches

En este ambiente de guerra de cifras, la Asociación Española de Fabricantes  de Automóviles y Camiones (Anfac) desmintió este miércoles que las ventas de coches en Catalunya se hayan desplomado entre un 30% y un 40% en solo 15 días, como afirmó el Gremio del Motor de Barcelona.

Según Anfac, que es la fuente oficial de este dato, durante las dos primeras semanas de octubre las matriculaciones en Catalunya “se mantienen estables” e incluso registran una ligera subida del 0,5% si las comparamos con el mismo periodo del año 2016″, con crecimientos de los dos principales canales, particulares (1,3%) y empresas (5,9%).

En la provincia de Barcelona, que concentra el mayor volumen, “en las primeras dos semanas de este mes el mercado de turismos sube un 4,2% frente al mismo periodo del pasado año”, con un repunte del 8,1% en el canal de particulares y del 7,5% entre las empresas. En cuanto a las matriculaciones por parte de empresas alquiladoras, descienden un 37%, pero Anfac subraya que suponen “escaso volumen”.

Fuga de capitales sin cifras

Sin emitir comunicados, los bancos también desmienten que los datos que se están publicando de fuga de capitales desde entidades catalanas sean ciertos. Aunque el runrún de una estampida lleva desde prácticamente el 2 de octubre, no ha sido hasta el desliz de la ministra Dolors Montserrat en Onda Cero (asegurando que en un día se habían volatilizado 4.000 millones de euros de cuentas bancarias catalanas), cuando se ha intentando cifrar la supuesta salida de este dinero. Algunos medios han hablado de hasta 9.000 millones de euros, cifras todas ellas negadas por la banca.

Lo cierto es que datos oficiales no hay, ni en Economía ni en el Banco de España, ni los habrá nunca con el detalle suficiente para conocer la veracidad de estas filtraciones. Pero sí hay algunos elementos de contexto. Primero, que el pasado 10 de octubre se realizó una subasta de liquidez en el Banco Central Europeo en el que se pidió un número inusualmente alto para los últimos seis meses de liquidez.

Fuentes financieras aseguran que sí que esta alta demanda fue motivada por las entidades españolas pero también recuerdan que la subasta se realizaba antes de un puente, cuando es muy normal que los bancos se pertrechen de efectivo.

Normalización de la banca

En cualquier caso, la subasta venció el 17 de octubre, el dinero se devolvió con normalidad y lo que es más importante, se hizo una petición en línea con cualquier subasta de semanas anteriores. “Esto hace pensar que se ha frenado el problema”, asegura el experto de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos.

A este economista le preocupaba que el cambio de domicilio hubiera frenado las retiradas de los temerosos a la inseguridad jurídica pero no de los que quisieran hacer un boicot a la entidad, y estas cifras hablan de una aparente normalidad.

Con todo, cabe resaltar que los bancos tienen en Catalunya depósitos por valor de casi 190.000 millones de euros, el 16% de toda España, según los datos del BDE del segundo trimestre del año que precisamente se publicaron ayer (y que habían subido en Catalunya).

El ladrillo a la expectativa

Otros sectores muy sensibles a la incertidumbre y a la inversión, como el turismo y el comercio, también han estado en el punto de mira de los titulares de estos días. Las dudas sobre el ladrillo las lanzó la Asociación de Empresas de Consultoría Inmobiliaria en un comunicado en el que aseguraba que “los últimos acontecimientos afectan gravemente el normal funcionamiento de la actividad inversora y el desarrollo de nuestro mercado inmobiliario”. 

Los datos concretos a operaciones y de la inversión todavía no se conocen, ya que, el sector maneja datos a cierre del tercer trimestre que terminó el 30 de septiembre, justo antes del referéndum convocado por el Govern. Fuentes del sector decían la semana pasada que algunas empresas que habían mostrado interés en alguna operación, estaban ahora estaban esperando a ver cómo se solucionaba la crisis antes de seguir adelante.

En el terreno de las agencias inmobiliarias, las que venden pisos directamente al gran público, no ven un gran impacto en su actividad. Fuentes de Tecnocasa señalan que su cliente principal, el que necesita comprar una casa sigue estando activo, aunque apunta que los que están pensándolo más son aquellos pequeños inversores que van a comprar algo sin que sea una necesidad principal.

Emiliano Bermúdez, subdirector de DonPiso, contó a eldiario.es la semana pasada que lo que habían notado era una bajada en el número de llamadas pidiendo información, pero que esto todavía no era alarmante.

Por lo pronto, ayer se inauguró la Barcelona Meeting Point, la principal feria del sector en Barcelona. Aunque ningún expositor se ha dado de baja, desde el Gobierno aseguran que la cifra de visitantes extranjeros ha descendido un 15%.

El turismo de hoteles, el más afectado

El turismo ha sido otro de los sectores donde puede notarse la incertidumbre de estos días. Este es el principal sector de la economía catalana al representar aproximadamente un 12% de su PIB. El principal lobby turístico, Exceltur, cifró en un 20% las reservas que se habrían cancelado hasta final de año por la incertidumbre que se ha generado. 

La cifra se basa en las respuestas de sus asociados a las encuestas de la asociación y que todavía no se han materializado sino que son en libros. Esto supondría, en el caso de materializarse, una reducción de casi 1.200 millones de euros y una rebaja de un punto del PIB turístico nacional frente al escenario previsto.

El vicepresidente de Meliá, Alfonso del Poyo, aseguró tras el 1-O que habían notado una “relevante caída de la demanda”. Tras el 1-O ha habido algunos cruceros que  han desviado su ruta de Barcelona. El 4 de octubre dos barcos de la compañía Tui Cruises cambiaron su parada en Barcelona por Valencia.

Sin embargo, otros directivos del sector hotelero no ven un impacto tan fuerte. Antonio Catalán, fundador y presidente de la cadena de hoteles AC Hoteles by Marriot, cree que “el año va a terminar de forma más o menos como estaba previsto”. “El cliente día a día está funcionando exactamente igual y anulación de grupos ha habido muy pocas”, decía ayer en una entrevista en la Cadena Ser y añadía que “si este tema no dura demasiado tiempo se puede recuperar”. Catalán señalaba que Barcelona parte de una situación de ventaja frente a otros destinos y que está muy preparada, por ejemplo, para el turismo de congresos. “Lo que más ha perjudicado ha sido el día 1 con la intervención que hubo y cómo se publicó en todo el mundo”, apuntaba el directivo. 

En el caso de los apartamentos, fuentes de Friendly Rentals señalan que por ahora “no lo están notando”. La empresa tiene alrededor de 200 apartamentos en Catalunya.  También la plataforma de alquiler de pisos turísticos Homeaway apunta que no han notado en su servicio de atención al cliente un repunte especial de llamadas por cancelaciones en pisos de Barcelona.

ETIQUETAS: Independencia de Catalunya

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCTOR GOOGLE

Estadísticas del blog

  • 2,701 visitas

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

Follow L'esquella de la torratxa on WordPress.com

Sígueme en Twitter

Mi Comunidad

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: