Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCIR PÁGINA

Estadísticas del blog

  • 103.545 hits

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

SUIZA INFORMACIÓN

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13 seguidores

Sígueme en Twitter

MI COMUNIDAD

agosto 2019
L M X J V S D
« Jul    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

¿Una locura comprar Groenlandia? Todas las veces que EEUU creció a golpe de talonario

3008_20170117ijp11o

EEUU ya ha intentado comprar Groenlandia dos veces en el pasado y, durante su historia, ha adquirido mucho territorio previo pago a sus antiguos dueños. Una historia de compraventa que empieza antes incluso de la fundación del país.

trump-comprarle-groenlandia-dinamarca-eeuu_ediima20190816_0075_21

EFE

Trump se quiere comprar Groenlandia, pero ni Dinamarca quiere vender la isla, ni el Gobierno autónomo groenlandés tiene interés en ser vendido. Puede parecer una locura más del presidente, pero en realidad no es así: EEUU ya ha intentado comprar Groenlandia dos veces en el pasado y, durante su historia, ha adquirido mucho territorio previo pago a sus antiguos dueños. Una historia de compraventa que empieza antes incluso de la fundación del país.

El chollo de Nueva York

Los primeros europeos en establecerse en la actual Nueva York no fueron colonos ingleses, sino una expedición holandesa. En uno de los tratos más ventajosos de la historia, compraron la isla de Manhattan a los nativos por 60 guineas, unos 21 euros, en torno a 1626. Los holandeses se aprovecharon de que el concepto de “propiedad” de las tribus locales no era precisamente el de los europeos de la época, pero la historia les devolvió la jugada cuatro décadas después.

En 1667, Holanda decidió cambiarle a Inglaterra la isla de Manhattan por la de Run, en Indonesia, entonces un centro productor clave de nuez moscada, una carísima especia por cuyo control se lucharon guerras y se crearon fortunas. Por supuesto, con la perspectiva que dan los años, hoy vemos que la isla de Manhattan es el centro financiero del mundo, mientras que en Run viven 2.000 personas y bastante aisladas. Los holandeses abandonaron la isla en 1949, tras haber hecho un negocio algo mejor que el de los indios algonquinos que engañaron en Manhattan.

Gran negocio, pero no para España

EEUU compró Louisiana a Francia por 15 millones de dólares en 1803, pero no pensemos en el pequeño Estado actual de Louisiana. No, aquella Louisiana incluía parte de 15 Estados actuales y representa más o menos el 25% de la extensión actual del país. Gracias a su compra, EEUU multiplicó por dos su tamaño, algo así como si, de un día para otro, España creciera hasta incluir casi todo el territorio francés. Una España a la que, por cierto, se le debió quedar cara de tonta con todo esto.

Solamente dos años antes de que EEUU soltara la pasta para comprar la Louisiana francesa, ese territorio era en realidad la Louisiana Española. Francia nos había cedido su posesión cuatro décadas antes, tras la Guerra de los Siete Años. Pero con la Revolución Francesa de por medio y Napoleón en el poder, le entraron ganas de volver a América del Norte. El rey Carlos IV le devolvió Louisiana a los franceses en el Tercer Tratado de San Ildefonso, a cambio de crear un reino en Italia para un sobrino de su mujer y bajo la condición de que Francia no le cedería el territorio a un tercer país. Tres años después, ya se lo había vendido a EEUU, para gran enfado de los españoles.

Otros chollos a la española

Siguiendo con el chollo de Louisiana, apenas 16 años después, España siguió contribuyendo generosamente al crecimiento territorial de EEUU. El diplomático Luis de Onís negoció un tratado con el futuro presidente John Quincy Adams en 1819 por el que cedimos Florida y el remoto Oregón, en la costa oeste, a cambio de que los estadounidenses reconocieran la soberanía española sobre Texas. Resultó ser otro intercambio poco beneficioso, porque se ratificó en 1821, y en apenas unos meses, Texas ya era en la práctica parte del nuevo México independiente. Cedimos Florida a cambio de nada, ya que ni siquiera cobramos los cinco millones de dólares pactados como precio. EEUU los dedicó a indemnizar a algunos de sus ciudadanos que habían presentado reclamaciones contra las autoridades españolas.

Nuestra última y beneficiosa venta a Washington fue en 1898, en este caso sí que cobramos 20 millones de dólares a cambio de Filipinas. Aunque, por otro lado, España tenía pocas opciones después de perder la guerra contra EEUU. En el mismo Tratado de París en que se produjo la venta de Filipinas y la renuncia a Cuba, también se entregó a EEUU Puerto Rico y Guam, que siguen formando parte del país.

Comprando México muy barato

EEUU le ha hecho la puñeta a México de muchas maneras, le ha quitado territorios de formas muy diversas y, en alguna ocasión, hasta ha pagado por ello. EEUU ya había intentado comprar el norte de México a golpe de talonario pero, después de dos años de guerra, en 1848 logró un auténtico chollo en el tratado de Guadalupe Hidalgo cuando se hace con los riquísimos estados de California, Texas, Nuevo México, Utah, Nevada y parte de Colorado por la muy razonable cifra de 15 millones de dólares. Con esa experiencia en mente, EEUU impulsó poco después el Tratado de Gadsden firmado en 1853. Gracias a él se hizo con otros 78.000 kilómetros cuadrados de México para que poder construir una ansiada línea de tren que uniera la costa del Atlántico con la del Pacífico.

La amistosa compra de Alaska

Si algo le sobra a Rusia es nieve y territorio, así que en 1867, tras una amarga derrota en la Guerra de Crimea, el zar Alejandro II no tenía dinero ni ganas de mantener su presencia en América, al otro lado del estrecho de Bering. Aunque EEUU tampoco tenía el bolsillo muy fino después de la Guerra de Secesión, el ministro de Exteriores, Seward, estaba convencido de que Alaska sería una inversión fabulosa y compró el territorio, enorme y casi deshabitado, por la ridícula cifra de siete millones de dólares. Durante 30 años, la región permaneció casi inexplorada y el ministro fue objeto de burlas por lo que llamaron “el disparate de Seward”. Las risas cambiaron de sentido cuando se descubrieron grandes reservas de oro en el norte de Canadá, accesibles solo a través de Alaska. ;El petróleo, el gas, la pesca y todo lo que ha venido después no han hecho sino darle la razón.

La última compra tiene más de un siglo

La última vez que EEUU pagó por un territorio fue en 1917, cuando compró las Islas Vírgenes por 25 millones de dólares. El nombre se lo puso Cristóbal Colón cuando las conquistó para España en 1492, pero después pasaron por allí colonizadores ingleses, franceses y daneses. Fueron estos últimos los que, tras 60 años de negociaciones, las vendieron a Washington. Han pasado 100 años desde esta última compra y ahora es también el gobierno de Dinamarca a quien EEUU quiere convencer. ¿Será Trump el siguiente en ampliar el país? En Groenlandia dicen que gracias, pero que no.

eldiario.es/autores/carlos_hernandez-echevarria/

Islandia conmemora este domingo la muerte del primer glaciar a causa del cambio climático

Los miembros de la Sociedad de Senderismo islandesa y ciudadanos comunes subirán la cima del antiguo glaciar Okjökull el domingo, donde depositarán una placa para llamar la atención sobre la crisis climática. “En los próximos 200 años se espera que todos nuestros principales glaciares hayan desaparecido. Este monumento prueba que sabemos qué está pasando y qué es necesario hacer. Solo tú sabrás si lo hicimos”, aparece en la placa. Aquí había un glaciar’: Islandia coloca una placa en el lugar de su primer glaciar desaparecido por la crisis climática

islandia-conmemora-muerte-glaciar-climatico_ediima20190817_0065_4

En las imágenes, fotos aéreas del antiguo glaciar Okjökull correspondientes a 1990, 2003 y 2014, cuando se constató que ya no era un glaciar facilitadas por el geólogo islandés Oddur Sigurðsson, quien lo declaró oficialmente muerto. EFE

Un proyecto impulsado por científicos y ecologistas de Estados Unidos e Islandia conmemorará el domingo la muerte del primer glaciar de esta isla volcánica del Atlántico Norte a causa del cambio climático generado por la actividad humana.

Los promotores de la idea, miembros de la Sociedad de Senderismo islandesa y ciudadanos comunes subirán los algo más de 1.400 metros que llevan a la cima del antiguo glaciar Okjökull, donde depositarán una placa para llamar la atención sobre la amenaza climática.

“En los próximos 200 años se espera que todos nuestros principales glaciares hayan desaparecido. Este monumento prueba que sabemos qué está pasando y qué es necesario hacer. Solo tú sabrás si lo hicimos”, consta en el texto escrito en islandés e inglés por el ecologista y escritor Andri Snær Magnason.

El origen del proyecto se remonta a cinco años atrás, cuando el geólogo islandés Oddur Sigurðsson, lo declaró oficialmente muerto.

“Era algo que se veía venir desde hacía mucho tiempo. No tenía buena salud, estaba reduciéndose muy rápido. Quise subir a comprobarlo y constaté que estaba muy por debajo de los límites”, explica a Efe en conversación telefónica Oddur Sigurðsson.

La capa de hielo del glaciar tenía a principios del siglo XX una extensión de 15 kilómetros cuadrados y un grosor de 50 metros: en 2014, menos de un kilómetro cuadrado y 15 metros de grueso, lo que hizo que el geólogo la considerara “un paquete de hielo muerto”.

La desaparición del Okjökull también se trasladó a la lengua, y el antiguo glaciar ha pasado a ser considerado simplemente la montaña Ok, un nombre que permitió el juego de palabras con que se bautizó un documental (“Not ok”) estrenado el año pasado.

El documental es el resultado del empeño de dos antropólogos de la Universidad de Rice (Estados Unidos), Dominic Boyer y Cymene Howe, que contactaron con Oddur Sigurðsson, interesados por la historia del glaciar.

El siguiente paso fue organizar el memorial y el viaje del “no glaciar”, como ha sido bautizado el recorrido de mañana.

Un pequeño glaciar como símbolo de la crisis climática

“Que un pequeño glaciar de Islandia desaparezca no hace mucha diferencia, pero es una indicación de lo que está pasando en todo el mundo. Es algo que tendrá un impacto enorme en la mayoría de países y personas”, explica el geólogo. Suspensos en la lucha contra la crisis climática o el hambre: ningún país cumple los objetivos de la ONU contra la pobreza

Oddur Sigurðsson revela que, en realidad, en las últimas décadas han desaparecido varias decenas de glaciares en Islandia, aunque más pequeños que el Okjökull.

Y si se mantienen las previsiones de una subida de las temperaturas de dos grados por siglo, en doscientos años serán historia los más de 300 glaciares que existen en la isla.

“Es un dato alarmante. Islandia será muy diferente para las nuevas generaciones. Hay que recordar que su nombre significa tierra de hielo”, lamenta Oddur Sigurðsson.

eldiario.es/ Copenhague

Los cazadores podrán matar cientos de miles de tórtolas a pesar del expediente europeo a España por no protegerlas

11 comunidades autónomas autorizan la caza de esta ave aunque Bruselas aprobó un plan en 2018 ante su declive que incluía una moratoria cinegética. España afronta un expediente por ofrecer protección insuficiente: entre 2006 y 2016 se dobló el número de ejemplares abatidos que pasó de 430.000 a 890.000. El Comité Científico de Medio Ambiente recomendó declararla especie vulnerable protegida en 2016 por su delicada situación.

ejemplar-tortola-europea-streptopelia-iucn_ediima20190813_0249_4

Ejemplar de tórtola europea (‘Streptopelia turtur’) / IUCN.

España ha hecho oídos sordos a la advertencia de la Comisión Europea y las comunidades autónomas han autorizado de nuevo la caza masiva de tórtolas comunes para este verano. Cientos de miles de estas aves serán abatidas en un mes a pesar de que Bruselas abrió un expediente sancionador por no protegerlas el 25 de julio.

El ecuador del verano trae cada año la denominada media veda. Un periodo que, en torno al 15 de agosto, marca el arranque de la temporada para los cazadores: los cotos de caza menor se llenan de escopetas a la búsqueda de codornices, palomas, urracas y, también, tórtolas comunes. Debido a estas autorizaciones, esta ave calificada como en estado vulnerable a nivel europeo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) será trofeo cinegético en los cotos de 11 comunidades autónomas cuyas órdenes de veda permiten su caza.

La apertura del expediente europeo de julio pasado contra España indicaba que “no han tomado las medidas necesarias para mejorar su protección” a pesar de que ser un país “de enorme importancia para su conservación” por albergar más del 50% de la población reproductora. En 2019 solo Canarias, Asturias, Cantabria y la Comunitat Valenciana (además de Álava) impiden cazar esta especie.

La tórtola europea es un trofeo muy codiciado. Su historia es la de una especie abundante y extendida que va quemando etapas hacia convertirse en una variedad en peligro. Es el periplo de uno de los objetivos preferidos por los cazadores españoles que doblaron sus capturas en una década: entre 2006 y 2016 pasaron de matar unos 436.000 ejemplares a superar los 890.000, según los datos del Anuario de Estadística Forestal del Ministerio de Agricultura. En 2017 se contabilizaron 797.000 tórtolas cazadas.

Ese mismo 2016, el Ministerio de Medio Ambiente recibió el dictamen de su Comité Científico que recomendaba la inclusión de la tórtola europea en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de vulnerable. El informe concluía que la pérdida de hábitat “por la intensificación de las actividades agrícolas” se veía empeorada “por el hecho de ser una especie cinegética”. Y remataba: “La especie plantea un declive generalizado a escala mundial”.  El análisis de los técnicos de Ministerio no surtió efecto.

Mientras, la población en España de esta ave ha ido en picado. Desde 1996 se ha perdido un 40%, según los recuentos de la Sociedad Española de Ornitología cuyos datos son utilizados por la Comisión Europea. La situación hizo que la IUCN actualizara el estatus de la tórtola para que pasara de “preocupación menor” a estado “vulnerable” en 2016. Estaba oficialmente “amenazada”.

Carta de emplazamiento

Dos años después de esa calificación, Europa aprobaba un plan de gestión para frenar el declive. Entre las medidas consideradas “esenciales” estaba el establecimiento de una “moratoria temporal de su caza” hasta conseguir desarrollar un modelo sostenible basado en datos demográficos y con cuotas de captura nacionales y locales.

Mientras tanto, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía, Extremadura, Catalunya, la Región de Murcia, Galicia, La Rioja, Navarra, Aragón o las Islas Baleares ha ido emitiendo –la mayoría entre abril y junio y alguna en julio y agosto– sus órdenes de veda donde se autorizan las especies y periodos hábiles para cazar. La tórtola europea aparece una temporada más. Algunas comunidades han incluido mínimos retoques: la Región de Murcia ha reducido en una las jornadas de caza de tórtola permitidas. Castilla y León rebajó el cupo diario por persona de cinco a cuatro ejemplares en 2018. Otras calcan las órdenes de un año a otro como Andalucía o Extremadura. Las autoridades europeas han acabado por remitir una carta de advertencia al Estado español.

El caso recuerda al de la captura de pájaros cantores por parte de otra versión cinegética: el silvestrismo. Cientos de miles de variedades como jilgueros, pardillos, verdecillos, pinzones, verderones, canarios y luganos eran apresadas para mantener con sus trinos los coros de los aficionados. Declarada incompatible con la protección de la fauna silvestre en la Unión Europea, Bruselas llevó a España al borde del Tribunal de Justicia hasta que las comunidades autónomas –con retrasos y tras cubrirse las etapas del procedimiento infractor comunitario– eliminaron los cupos de caza que seguían visado cada temporada. El caso, de momento, se ha paralizado.

SEO ha pedido a las comunidades autónomas que apliquen la moratoria, pero su responsable de Gobernanza Ambiental, Juan Carlos Atienza, añade que el Gobierno podría “declarar la moratoria cinegética a nivel nacional o incluir la especie en el Listado de Protección Especial”.

El Ministerio de Transición Ecológica explica que “se estudiará la posibilidad de incorporar la tórtola” al Catálogo aunque recuerda que “al ser una especie cinegética [que puede cazarse] la competencia parte del Ministerio de Agricultura” que regula la caza. De momento, la media veda de 2019 está en marcha.

eldiario.es/autores/raul_rejon/

L’Estat preveu gastar 800.000 euros en condecoracions concedides per Felip VI i Borrell

Rajoy, Zapatero, Aznar i presidents o emirs d’altres estats han rebut la màxima distinció, amb un cost unitari de més de 6.000 euros.

1200_1565794839dilma_1

Joan Carles I, lliurant a la llavors presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, el collar de l’orde d’Isabel la Catòlica, el 2012. | Casa Reial / Borja Fotógrafos

La diplomàcia internacional i interna, amb profundes arrels històriques, no és barata. El govern espanyol està licitant un contracte per elaborar fins a 1.554 condecoracions dels ordes d’Isabel la Catòlica i del Mèrit Civil per un preu que podria assolir els 819.720,3 euros. Són concedides per Felip VI o -les de graus inferiors- pel ministre d’Afers Exteriors, Josep Borrell, i les més cares podran arribar a costar 6.727 euros cadascuna.

La d’aquest preu és la màxima distinció, el collar de cavaller de l’orde d’Isabel la Catòlica, del qual s’estima que caldrà quatre unitats en els propers dos anys. Curiosament, la mateixa distinció per a les dones -de les quals se’n preveuen només dues- és més barata i costaria, com a màxim, 6.524,6 euros. Igualment elevat és el preu màxim unitari per al collar de l’orde del Mèrit Civil, tant per a homes -6.034,8 euros- com per a dones -5.801,8 euros-, dels quals se’n preveuen les mateixes quantitats per als propers dos anys, quatre i dos respectivament. El preu unitari de la resta de condecoracions no arriba als 1.000 euros.

En concret, el preu base de licitació és de 372.600,1 euros, ja que l’adjudicació seria per a les condecoracions a lliurar els propers dos anys, però es pot prorrogar per dos anys més per acord de les parts -pel mateix preu- i augmentar-ne el cost per modificacions en fins a 74.520 euros. Igualment, el preu dependrà del nombre de condecoracions que es concedeixin, les quals depenen del monarca espanyol i el ministre d’Afers Exteriors i, en el cas de les de màxim rang, el consell de ministres les ha de validar amb un reial decret llei. Els plecs, però, fan estimacions de les quantitats a fabricar.

Les condecoracions de totes dues ordes es poden atorgar a ciutadans espanyols o estrangers. En el cas de les de l’orde d’Isabel la Catòlica, van ser creades el 1815 pel monarca espanyol Ferran VII per recompensar aquells funcionaris o ciutadans que col·laboraven amb la Corona per evitar la independència de les colònies, en un moment de debilitat del Regne d’Espanya.

Rajoy, Zapatero i Aznar, condecorats

Ara, però, busquen “premiar aquells comportaments extraordinaris de caràcter civil, realitzats per persones espanyoles i estrangeres, que redunden en benefici de la nació [espanyola] o que contribueixin, de manera rellevant, a afavorir les relacions d’amistat i cooperació de la nació espanyola amb la resta de la comunitat internacional”. És costum que els presidents espanyols, en deixar el càrrec, en rebin el collar, la condecoració de més rang, i Mariano Rajoy ho va fer el 2018, però abans també José Luis Rodríguez Zapatero, José María Aznar o Felipe González.

De la mateixa manera, els monarques també la concedeixen quan fan trobades de màxim nivell en viatges internacionals i quan reben visites d’alt rang a la Zarzuela. Aquest 2019, ha rebut el collar el president del Perú, Martín Vizcarra, mentre que la seva dona i tres membres del seu executiu han rebut la gran creu del mateix orde -la condecoració de segon rang-. Anteriorment, van rebre el collar el president argentí, Mauricio Macri, i l’expresident del Kazakhstan Nursultan Nazarbáyev, el 2017; el president portuguès, Marcelo Rebelo de Sousa, el 2016; o els llavors presidents del Perú, Ollanta Humala, França, François Hollande, i Colòmbia, Juan Manuel Santos, i el Gran Mestre de l’Orde Sobirana i Militar de Malta, Matthew Festing, el 2015.

En aquest vídeo del ministeri d’Afers Exteriors i la Reial Casa de la Moneda, es fa un repàs de la història de l’orde d’Isabel la Catòlica:

Miguel Primo de Rivera i, malgrat que el govern de la Segona República el va suprimir, Francisco Franco el va restituir el 1942 i, des de llavors, s’ha mantingut. Formalment, serveix per premiar “les virtuts cíviques dels funcionaris al servei de l’Estat, així com els serveis extraordinaris dels ciutadans espanyols i estrangers en el bé de la nació [espanyola]”.

Des del 2012, no s’entrega cap collar d’aquest orde, i l’últim a rebre-la va ser el llavors president mexicà, Felipe Calderón. Prèviament, s’havia entregat a l’exvicepresident segon del govern de Zapatero, Pedro Solbes, i al llavors governador general de Jamaica, Kenneth Octavius Hall, el 2009; o al president dels Emirats Àrabs Units, Khalifa Bin Zayed Al Nahyan, i a l’exemir de Kuwait Sabah Al-Ahmad Al-Yaber Al-Sabah. En tot cas, el nombre de condecoracions de rang inferior són molt més nombroses: 22.669, entre el 1979 i el 2013.

La plata, el principal material

Sobta que, després de set anys sense concedir el collar de l’orde del Mèrit Civil, la previsió sigui d’atorgar-ne sis els propers dos anys -quatre a homes i dos a dones-. En tot cas, el material principal per a totes aquestes condecoracions -de tots els rangs- és la plata, amb acabats d’or, plata i coure, segons els plecs del contracte. Els teixits, al seu torn, seran de “moaré de seda d’excel·lent qualitat”.

Abans que aquesta, per la qual es poden presentar ofertes fins al dia 23 d’aquest mes, les últimes concessions publicades de condecoracions d’aquest tipus són del 2008, per un valor de 200.000 euros. L’any anterior, hi havia hagut una altra adjudicació per la mateixa quantitat.

Per Roger Tugas

La fundación que difunde que Colón y Cervantes eran catalanes recibe 7.000 euros anuales de ayuntamientos de ERC

El Institut Nova Història, conocido por sus tesis pseudohistóricas y criticado por los académicos, recibe fondos de los Ayuntamientos de Montblanc y de Arenys de Munt. Desde 2015 ambas administraciones han abonado 30.000 euros el primero, en concepto de convenio, y 4.247 el segundo, por contratos menores. El PSC registró el viernes pasado una pregunta parlamentaria al Govern para conocer el alcance de las subvenciones públicas a esta fundación.

institut-nova-historia-montblanc-pseudohistoricas_ediima20190813_0744_19

Cristobal Colón, Miguel de Cervantes y Leonardo Da Vinci son solo algunos de los nombres de la larga lista de catalanes ilustres a los que una mano negra españolista habría querido borrar sus verdaderos orígenes. Estas y otras teorías defiende el Institut Nova Història (INH), una entidad creada en 2007 y conocida por sus tesis pseudohistóricas y su enfrentamiento con el resto de historiadores. Pese a esto, siempre ha existido la sospecha de que esta entidad recibía además de promoción desde el mundo nacionalista e independentista, financiación pública.

eldiario.es ha podido acreditar que la fundación Institut Nova Història recibe, al menos, una inyección de casi 7.000 euros anuales por parte de los ayuntamientos de Montblanc (Tarragona) y Arenys de Munt (Barcelona), ambos gobernados por ERC. La financiación se realiza a través de un convenio, en el primer caso, y mediante contrato en el segundo, ambos con el objetivo de sufragar jornadas y eventos en el respectivo municipio. Según informa el Institut de Nova Història en su página web, también realizan conferencias similares en el ayuntamiento de Calella (JxCat) y en el Centre Lleidatà de Barcelona, pero este diario no ha podido determinar la cuantía de las ayudas públicas que reciben de estas instituciones, si las hubiera.

El convenio firmado entre el ayuntamiento de Montblanc y el Institut Nova Història, que ha sido aportado por el propio consistorio a requerimiento de este diario, data del año 2015, cuando el INH celebró las primeras jornadas de la llamada Universitat Nova Història en la localidad. El acuerdo estipula que el Institut recibe 6.000 euros anuales en concepto de subvención para celebrar estos cursos de verano, además de facilitar las instalaciones necesarias, buscar patrocinadores privados para el evento y solicitar la colaboración del sector hotelero para ayudar en las labores logísticas.

El ayuntamiento de Montblanc ha mantenido esta colaboración con el Institut Nova Història desde 2015 y durante cinco jornadas anuales, lo que suma una inyección económica de 30.000 euros, sin contar la cesión de espacios o los patrocinios privados obtenidos a través del ayuntamiento. Tal y como figura en el convenio de colaboración, el consistorio reclama a la entidad que justifique mediante facturas los gastos en las jornadas celebradas en la localidad, algo que el INH ha hecho cada año, según fuentes del propio ayuntamiento.

Respecto al ayuntamiento de Arenys de Munt, la actividad que este consistorio ha financiado es un llamado “Simposio del descubrimiento catalán de América”, que a partir del año 2017 se convirtió en el “simposio sobre la història censurada de Catalunya”. En el caso de este municipio barcelonés, la financiación de las jornadas se hace mediante contratos menores a la fundación, que se suscriben año tras año y que van cambiando su cuantía.

Según los datos confirmados por el ayuntamiento, la Fundació Nova Història recibió del consistorio 4.247 euros en los últimos cinco años, con unas cantidades anuales que oscilan entre los 800 euros y los 1.000, y que se embolsan siempre como pago por las jornadas realizadas el año anterior. Según explica un portavoz del Ayuntamiento, el método de contratación es anual y se realiza mediante un presupuesto que envía la fundación y que es aprobado por el Consistorio. La deuda que se contrae por la realización de las jornadas no se salda hasta el siguiente ejercicio.

En el pasado fueron algunos más pero, en la actualidad, los eventos que el INH continúa celebrando son principalmente cuatro: la llamada “universitat” de Montblanc (Tarragona), las jornadas en Arenys de Munt (Barcelona), un ciclo anual en Calella (Barcelona) y algunas otras conferencias en el Centre Comarcal Lleidatà, también en la capital catalana.

Antes de que el INH recayera por primera vez en la localidad tarragonesa, en 2015, unas jornadas similares se celebraron en 2013 en el municipio gerundense de Crespià. En el cartel que anunciaba aquel evento aparecían los logos, además de entidades privadas, de la Diputación de Girona, del Consell Comarcal de la Pla d’Estany y de los Ayuntamientos de Arenys de Mar, Arenys de Munt y de la localidad donde se celebraba el evento. La diputación de Girona, al igual que la de Tarragona y Barcelona, confirman que no han subvencionado de ninguna forma las actividades de INH.

Este diario ha tratado de ponerse en contacto tanto con el Institut Nova Història como con su máximo representante, Jordi Bilbeny, para conocer las vías de financiación de la fundación, sin obtener respuesta. El pasado martes sin embargo el diario elmon.cat recogía las declaraciones del escritor, en las que aseguraba que su entidad tiene actualmente un gasto de 1.500 euros al mes y que esa cantidad proviene de las aportaciones de sus afiliados, que estable en 200 personas. Si las cifras ofrecidas por Bilbeny son ciertas y la fundación tiene un presupuesto anual de 18.000 euros, según la documentación a la que ha tenido acceso eldiario.es, los fondos públicos representarían al menos un tercio del total.

Una pseudohistoria para glorificar el pasado catalán

La polémica en torno a las teorías pseudohistóricas de esta entidad no es nueva. En marzo de este año, cuatro historiadores catalanes, algunos de ellos abiertamente independentistas como Agustí Alcoberro, ex vicepresidente de la ANC, lanzaron duras acusaciones contra el Institut Nova Història. En concreto, los historiadores cargaban contra sus métodos, su falta de rigor en las investigaciones y su rechazo a utilizar las fuentes historiográficas consolidadas. “El INH es como una religión. Más que lectores, tiene seguidores”, aseguraba Alcoberro en la revista Sàpiens, que dedicó un reportaje a esta cuestión.

Nacidos como una escisión de la Fundació d’Estudis Històrics de Catalunya, el Institut Nova Història se funda en 2007 de la mano de Jordi Bilbeny y Albert Codinas, que en seguida reciben el reconocimiento y promoción de sectores independentistas. La fundación, que es el formato con el que se constituye la entidad, en la actualidad lleva más de una década elaborando y difundiendo unas teorías históricas no avaladas por ningún académico, que además de conferir origen catalán a todo un plantel de nombres propios de la historia, tienden a situar a Catalunya en un papel protagonista del devenir de la historia mundial.

No importa si se habla de la conquista de América, de la Giocconda, de la bandera de Estados Unidos, de William Shakespeare, del descubrimiento de la pólvora, de Marco Polo, de Erasmo de Róterdam o del Quijote de Cervantes… en casi cualquier capítulo histórico de relevancia puede hallarse la participación central de Catalunya, los catalanes o la lengua catalana, según los adeptos al Institut Nova Història. Los autodenominados “investigadores” de esta entidad justifican además la desaparición de todo rastro de catalanidad en los libros de historia debido al dominio castellano, que se habría dedicado a borrar el glorioso pasado de la nación catalana de absolutamente cualquier registro documental.

Durante más de una década, el INH ha difundido estas tesis con el apoyo de ciertos círculos del nacionalismo catalán, el patrocinio de algunas administraciones y el silencio de buena parte de los historiadores, que optaban por no darles protagonismo. Pero esta estrategia de los expertos ha comenzado a cambiar recientemente. Una decena de historiadores prepara ahora un libro para derribar buena parte de los mitos propagados por la fundación Nova História, bajo el título Pseudohistòria contra Catalunya.

Uno de los impulsores de esta obra, cuyo borrador está listo pero que aún no tiene fecha de publicación, es el valenciano Vicent Baydal, profesor de Historia del Derecho en la Universitat Jaume I de Castellón. Baydal explica que el libro que ha coordinado él mismo junto a Cristian Palomo, de la Universitat Autònoma de Barcelona, pretende tanto desmontar los mitos de los pseudohistoriadores del que llama “españolismo historiográfico”, como las difundidas por los adeptos de la fundación de Jordi Bilbeny. “En el caso del Institut de Nova Història ni siquiera son historiadores que están manipulando, son gente que no tiene ni idea, ni conoce el método historiográfico, ni sabe buscar ni leer los documentos. Son el equivalente de Iker Jiménez para la ciencia”, asegura el profesor.

Por esta razón, Baydal separa entre lo que sería una discusión entre historiadores con diferentes enfoques y la crítica que puede hacerse a los postulados de Bilbeny y los suyos. “Es todo falso, se inventan el relato que mejor encaja en sus posturas ideológicas”, asegura, explicando que llevan a cabo esta tarea mediante el ‘cherry picking’, es decir, seleccionar lo que conviene y ocultar lo que no. “Parten de la premisa de que todas las fuentes historiográficas están censuradas y manipuladas, algo que no tiene sentido. Simplemente no es posible hacer eso y, si lo fuera, siempre deja rastro en el resto de fuentes que se complementan”, explica Baydal.

Mientras algunos académicos consideran que discutir las teorías del INH es contraproducente, pues se les magnifica, el grupo de historiadores que se reúne bajo el libro Pseudohistòria contra Catalunya considera que las ideas de Bilbeny se han extendido tanto que hace falta dar una respuesta desde las facultades de historia.

Financiación bajo la lupa

Ninguna de las elucubraciones plasmadas en decenas de libros de los acólitos de la Nova Història han encontrado apoyo en la academia ni entre los historiadores catalanes o foráneos con reconocimiento en sus campos. De hecho, en varios momentos a lo largo de la andadura del grupo INH han surgido polémicas entre los defensores de la historiografía y los partidarios de las teorías difundidas por la fundación.

Pero en los últimos días la polémica sobre el rigor histórico del Institut ha dado paso a las dudas sobre su financiación, a raíz de una pregunta parlamentaria formulada por el PSC al Govern. “Lo que queda por aclarar es si reciben directamente ayudas o subvenciones de la Generalitat. Lo he preguntado para que el Govern lo detalle”, explica el diputado del PSC Ferran Pedret, autor de la pregunta que ha levantado polvareda.

Los socialistas reclaman saber no solo si desde la Generalitat se ha subvencionado de alguna forma la entidad, sino también conocer la relación entre el grupo de pseudohistoriadores y diversos programas de la radio y televisión públicas catalanas, en los que habrían participado dando pábulo a sus relatos. Desde el grupo socialista señalan que TV3 emitió en 2016 el documental Desmuntant Leonardo, una producción basada en los estudios de Bilbeny y realizada por Pilar Montoliu, también perteneciente al patronato de INH. En ocasiones anteriores, las cadenas públicas habían proyectado otras obras de Montoliu, basadas siempre en las mismas teorías.

Este diario ha podido comprobar que en ninguno de los presupuestos públicos de la Generalitat recientes aparecen transferencias directas hacia esta entidad ni hacia actividades directamente relacionadas con la misma. Según esta documentación pública, la única vez que la Generalitat concedió una subvención directa a la citada fundación fue en 2010, por valor de 3.200 euros con motivo de haber ganado un concurso de concurrencia pública. Sin embargo, tal y como se ha revelado, sí se han  inyectado recursos a través de otras administraciones, como los Ayuntamientos citados, en fechas mucho más cercanas.

ERC abjura de la fundación; en Montblanc la defienden

El reconocimiento que parte del independentismo ha hecho hacia esta organización y sus teorías parece haber llegado a un punto de inflexión. Después de que el PSC planteara esta pregunta parlamentaria, el viernes pasado, varios dirigentes y líderes de opinión cercanos a ERC lanzaron mensajes contrarios a la fundación Nova Història.

“Ninguna pseudociencia ni ninguna pseudohistoria debería ser financiada con dinero público. Ni el tierraplanismo ni el antivacunismo ni el Institut Nova Història. Ya vale de dar excusas a quienes nos quieren pequeños, ridículos, enfadados y perdiendo”, resumió el diputado Gabriel Rufián. 

Desde Esquerra subrayan que no hay relación entre el partido y la entidad, y que cualquier convenio o contrato desde los ayuntamientos se suscribe en base a la autonomía local de cada consistorio. ERC, indican fuentes oficiales de la formación, “es partidaria de un debate historiográfico en libertad y a partir de criterios científicos, y al mismo tiempo que el debate en los medios públicos debe hacerse con rigor y explicando, si existen, las diferentes posiciones sobre los temas de debate”.

La formación se desmarca así de una fundación que, tal como demuestran sus vías de financiación, continúa siendo bien vista por algunas corrientes del partido. De hecho, fue la agrupación del barrio de Sants de ERC la que, en el año 2013, entregó a la fundación el Premio President Lluís Companys, de la mano de la entonces portavoz de la formación, Anna Simó. La dirección de Esquerra apunta que este premio lo otorga, de forma autónoma, la citada agrupación de Sants.

A ese premio se agarra Josep Andreu para defender el convenio suscrito por su ayuntamiento. Andreu es alcalde de Montblanc por una candidatura bajo el paraguas de ERC, aunque en los últimos tiempos él se ha distanciado de su partido de toda la vida para acercarse a Carles Puigdemont, hasta el punto de formar parte de la Ejecutiva de la Crida Nacional. El alcalde, arqueólogo de formación, reconoce sin complejos que considera “necesaria” la tarea que lleva a cabo el Institut Nova Història y por la que su administración paga 6.000 euros cada año.

“Yo soy un librepensador. Que se cojan los libros que publican en Nova Història y los critiquen después de leerlos. Yo tampoco estoy de acuerdo con algunas cosas de las que dicen los de Nova Història, pero con otras estoy absolutamente de acuerdo”, explica Andreu en conversación telefónica. Según indica, no tiene intención de revocar las ayudas que concede a la entidad, que según indica son transparentes y están perfectamente justificadas. “Aquí no encontrarán otra financiación que esta”, asegura respecto al convenio firmado en 2015, “y que yo sepa a todas las universidades de verano se les da financiación”.

Vínculos entre INH y la extrema derecha catalana

En esta pasada edición, celebrada entre el 1 y el 5 de agosto, la Universitat Nova Història saltó a los medios por algo más que propagar la catalanidad de algún prohombre de la historia. El sábado 3 de agosto en las ponencias celebradas en Montblanc apareció Jordi Fornás, político proveniente de la desaparecida Solidaritat Catalana (SI) y que en su momento fue alcalde de la localidad de Gallifà por aquel partido. Fornàs no acudió a presentar ninguna teoría histórica, sino a anunciar el nacimiento de la autodenominada Organització per l’Alliberament de Catalunya (OAC).

El Ateneu l’Empelt de la localidad lanzó un duro comunicado un día después de aquello, denunciando la conexión entre la organización presentada en las jornadas y el (nuevo) Front Nacional de Catalunya, un partido independentista de extrema derecha que entró en las pasadas elecciones por primera vez en el Ayuntamiento de Ripoll con una representante. Según explicó el Ateneu l’Empelt en un comunicado, la concejal de extrema derecha Sílvia Orriols es una de las fundadoras de la Organització per l’Alliberament de Catalunya, además de figurar como secretaria de la misma.

Desde la entidad asociativa de Montblanc reclamaron al alcalde que dejase de financiar las jornadas, sobre todo después de haberse utilizado para presentar la organización vinculada a la extrema derecha. Pero Andreu rechaza esas acusaciones e incluso pone en duda que Orriols sea xenófoba, pese sus declaraciones públicas en contra de la inmigración en Catalunya.

“Para empezar, Orriols no puso un pie en Montblanc”, aclara el alcalde. “Que yo sepa” -continúa- “Silvia Orriols se ha presentado por un partido que se llama nuevo Front Nacional de Catalunya, y más antifranquista de lo que fue el Front Nacional no hubo ningún partido”. “Eso de que es racista lo diréis vosotros”, continúa Andreu, que al poco subraya que Orriols “solo dijo que Catalunya no podía asumir la inmigración de toda África” y que “aquí no se podía acoger a todo el mundo”. El alcalde de Montblanc acaba la conversación con este diario mostrándose comprensivo con estas ideas.

Guerra comercial, incertidumbre sobre los bonos en EE UU y riesgo de recesión en Alemania: malos vientos para España

De los “vientos de cola” de los que hablaba Luis de Guindos para animar la salida española de la crisis económica solo se mantienen los bajos tipos de interés, y ya no parecen suficientes. Por primera vez desde 2007 la rentabilidad del bono a diez años estadounidense es menor que la del bono a dos años. Este detalle, conocido como “curva de tipos invertida” se considera en los mercados un aviso de que se avecina una recesión en EEUU. De Hong Kong a la guerra de divisas entre China y EEUU: no es economía, es geopolítica

economia-alemana-decrece-trimestre-comercial_ediima20190814_0100_4

La economía alemana decrece en el segundo trimestre por la guerra comercial EFE

Las noticias económicas negativas se acumulan este mes de agosto. Las consecuencias de la guerra comercial y de divisas entre Estados Unidos y China ya se han filtrado en la economía alemana, y de ahí a la española, advierten los economistas. De los “vientos de cola” de los que hablaba Luis de Guindos para animar la salida española de la crisis económica –el petroleo barato, el turismo pujante por cuestiones geoestratégicas y los bajos tipos de interés– solo se mantienen estos últimos, ante el temor de los Bancos Centrales de avivar aún más la posibilidad de recesión. Siguiendo con las metáforas de aviación, los estímulos internacionales actuales más bien pueden definirse como vientos en contra. ¿Está España al borde de una recesión o solo es un bache?

El factor más señalado por su efecto perverso para la economía mundial es la escalada de tensiones comerciales entre EEUU y China. El conflicto verbal y de medidas proteccionistas entre los dos gigantes durante los últimos meses parece haberse frenado para salvar la campaña de navidad americana, muy dependiente de las importaciones de productos chinos.

Dicha tregua se ha visto empañada, en términos de confianza de los inversores, por la constatación este miércoles de que, por primera vez desde 2007, la rentabilidad del bono a diez años estadounidense es menor que la del bono a dos años. Este detalle, conocido como “curva de tipos invertida” ha servido hasta ahora en los mercados como un aviso de que se avecina una recesión. Las bolsas estadounidenses han reaccionado cerrando con caídas del 3%, en una muestra de pánico, según los analistas. También la bolsa española se ha descalabrado casi un 2% y ha cerrado en su mínimo anual por el riesgo en los mercados.

El premio nobel de Economía Paul Krugman explicaba en un tuit que “los rendimientos de los bonos a largo plazo, no los precios de las acciones, son el mejor indicador de confianza en el futuro crecimiento económico. Realmente están en caída libre desde finales del año pasado”. 

La imposición de aranceles del 10% sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares se espera a partir de diciembre. También sigue pendiente de concretarse la amenaza de una carga del 25% a las importaciones de vehículos europeos a EEUU. Un producto fuertemente conectado con la economía española. La industria española de componentes para automoción facturó 37.170 millones en 2018 y creó más de 5.000 nuevos puestos de trabajo hasta alcanzar 230.100 empleos directos y 372.800 empleos directos e indirectos, según datos del sector. 

La situación ha coincidido en el tiempo con una posible salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 31 de octubre. Y con las protestas en Hong Kong y el supuesto envío de tropas chinas a la frontera, otro conflicto de consecuencias imprevisibles. Las dos mayores economías de Europa, Alemania y Reino Unido, se asoman a la recesión

El miedo ya ha empezado a hacer efecto, tanto en las bolsas como en las decisiones de los inversores. La actividad de la llamada “locomotora de Europa” no solo se ha frenado, el PIB alemán se ha reducido en el segundo trimestre de 2019 un 0,1%. Peor ha sido el comportamiento de la economía británica, que ha caído un 0,2% en el mismo periodo. Alemania ha arrastrado todo el PIB de la eurozona a un crecimiento que se reduce a la mitad respecto al anterior trimestre y queda en el 0,2%. 

¿Cómo afecta este entorno tan agitado a la economía española?

Según la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, aunque España ha venido creciendo desde hace un año de forma “muy robusta”, hay elementos, como la situación de Alemania, que “pueden tener un impacto potencialmente negativo”. “Es importante que tengamos Gobierno”, ha subrayado Calviño, tras afirmar que “de momento” se mantiene la previsión de crecimiento del PIB del 2,2% para este año. De hecho, el gobierno prepara una revisión al alza de esta estimación.

Una visión que peca de optimista según otros economistas consultados por eldiario.es. Para Robert Tornabell, profesor de Banca y Finanzas Internacionales de ESADE, “vienen vientos de cabina” en España por su dependencia de Alemania.  Habla de fabricantes que se están trasladando a países no señalados, de momento, por las medidas proteccionistas de Trump, como Marruecos y Vietnam.

Como incide Ángel Talavera, de Oxford Economics, “en el caso español, uno de los problemas es que casi la mitad de las exportaciones están concentradas en cinco países: Alemania, Francia, Italia, Portugal y Reino Unido, por lo que un parón de la economía europea tiene un impacto directo en las exportaciones”.

También cree que el impacto de las tensiones comerciales ya hace tiempo que se viene notando en la economía española. El crecimiento de las exportaciones de bienes cayó a la mitad en 2018 comparado con el año anterior y en lo que llevamos de año aún se ha desacelerado más. Las exportaciones de servicios presentan un patrón similar, aunque en el caso español están dominadas por los datos del sector turístico, que ha frenado por razones específicas, no necesariamente ligadas a la guerra comercial, recalca el economista.

Más allá de esta situación de dependencia, según la economista de la Universidad Libre de Bruselas Lidia Brun debe tenerse en cuenta que “la salida de la crisis ha sido en falso” y no se han abordado las vulnerabilidades macroeconómicas que llevaron a la misma. Cita un modelo de crecimiento no basado en la generación de ingresos productivos repartidos de manera equitativa, sino en burbujas especulativas, financiarización y aumento del valor de los activos. “Así que era cuestión de tiempo que estos parches monetarios que han sostenido el valor de los activos pero no han incentivado la inversión productiva, perdieran fuelle sin una movilización de recursos fuerte y decidida por parte del sector público”, sostiene.

Según el economista José Carlos Díez, el PIB español, por cuestiones técnicas, tarda en incorporar la desaceleración real que puede estar experiementando la economía española. De momento, el 0,5% de crecimiento registrado en España en el segundo trimestre explica el 25% del avance económico de la eurozona en el periodo. “Sin España la eurozona habría crecido el 0,1, no el 0,2%”, explica. 

A su juicio debe observarse más bien la desaceleración que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA). La del segundo trimestre muestra que tanto la creación de empleo como la disminución del paro se han moderado respecto a los dos años anteriores. Aunque la tasa de paro cayó al 14%, la más baja en una década, fue el peor dato de desempleo de un segundo trimestre de los últimos seis años.

Los consultados coinciden con Calviño en la necesidad de que cuanto antes se constituya un gobierno, entre otras cosas para poder liberar los recursos retenidos para las comunidades autónomas (4.700 millones por anticipos a cuenta, 2.500 millones por IVA atrasado). “Si tuviéramos un gobierno, comunidades y ayuntamientos tendrían más transferencias, habría más proyectos, contratos, subastas. El país está en stand by y aunque es de los pocos que crecen en la zona euro lo hace sobre una base poco firme”, afirma Tornabell. 

La otra gran economía europea al borde de la recesión, junto a Alemania, es Reino Unido. Tras contraerse un 0,2% en el segundo trimestre, entraría técnicamente en ese estado si el PIB del tercer trimestre vuelve a ser negativo, un dato que se conocerá el 11 de noviembre. “Creo que va a haber un brexit sin acuerdo el 31 de octubre. La estrategia del primer ministro británico, Boris Johnson, es ir a elecciones y quitar votos al UKIP. Eso lleva a un choque frontal, con un impacto muy negativo para la economía”, vaticina Díez. Recuerda que esto tendrá también consecuencias para el mercado inmobiliario (los británicos son los extranjeros que más vivienda compran en España), y para el turismo, debido a la previsible depreciación de la libra. 

Familias con menos recursos ante una recesión

La tesis del responsable de Economía de IU, Carlos Sánchez Mato, es que “pintan bastos y nos pilla sin mecanismos de defensa que en la anterior fase de la crisis teníamos. Mucho trabajo precario que no ha servido para recuperar de manera suficiente la rentabilidad de las empresas”. Y recalca que las familias están en una situación peor para afrontar un nuevo ciclo de recesión.

En este sentido, Lidia Brun añade que la pérdida de poder adquisitivo de los países de la periferia europea, “con la devaluación brutal que se ha impuesto, no se puede sustituir por una generación de crédito privado más barato indefinidamente”.

En todo caso, a juicio de Sánchez Mato, que varios trimestres seguidos de bajada del PIB sean la medición de una recesión “es de chiste” y cree que lo adecuado sería que se incorporaran magnitudes adicionales. “Para mí un país en el que en los últimos 5 años los alquileres han subido un 50% con la evolución de los salarios pues está en una crisis gravísima”, recalca. “Ojalá en esta ocasión esos estímulos no se queden en la órbita que en la fase anterior se han quedado: en la financiera y contribuyendo a una burbuja enorme que, inevitablemente, volverá a estallar”, concluye.

Por su parte, Lidia Brun opina que España debería aprovechar las últimas fases del ciclo alcista para sentar las bases para un crecimiento sólido, recuperando el poder adquisitivo de la mayoría y una inversión pública dirigida mejorar la productividad y diversificar la estructura productiva de la economía española. Para ello, añade, “haría falta un gobierno valiente con un buen plan”, idealmente acompañado por una mejora del diseño institucional de la unión económica y monetaria, “que impone esta camisa de fuerza de restricción presupuestaria a los gobiernos y aumenta la volatilidad y el riesgo financiero de la deuda pública”, considera.

eldiario.es/temas/china/

Res a celebrar! La irrupció del sindicalisme republicà

«La lluita per la independència és també una lluita contra els símbols de l’ocupació que contribueixen a banalitzar-la»

1r de Maig 2019

Que el 12 d’octubre i el 6 de desembre els catalans i les catalanes no tenim res a celebrar constitueix una de les reivindicacions històriques de l’independentisme. D’un component clarament simbòlic, però important, que es pot equiparar a la demanda de retirar les estanqueres dels edificis institucionals i el retrat del Borbó de les sales de plens, de canviar noms de places i carrers i d’enderrocar monuments franquistes, entre més. I és que la lluita per la independència és també una lluita contra els símbols de l’ocupació que contribueixen a banalitzar-la. Símbols que, al seu torn, són prou importants per als estats ocupants perquè s’hagin esforçat tant a erigir-los.

Entre aquests símbols, un dels més destacats és que el 12-O, Día de la Raza de la Hispanidad, i que el 6-D, Día de la Constitución o de la Restauració Borbònica, siguin dies festius obligatoris del calendari oficial. Per això l’independentisme s’hi ha enfrontat de maneres ben diverses: els sindicats d’estudiants, organitzant classes amb els professors que s’hi sumaven; el municipalisme republicà, reivindicant que els ajuntaments no tanquessin i que no fos declarat dia festiu; manifestacions antifeixistes i actes de tota mena per a explicar-ne l’origen i significat; i, finalment, un fort lligam solidari amb els pobles indígenes de les ex-colònies de l’imperi espanyol que foren massacrats.

Fins ara aquesta reivindicació s’havia mantingut allunyada dels centres de treball. El món del treball n’havia quedat al marge i això no és només per la deixadesa i l’obediència espanyolista dels sindicats majoritaris, sinó sobretot pel fet que el sindicalisme sempre ha estat la baula feble de l’independentisme. Aquest darrer curs, la Intersindical-CSC ha obtingut uns resultats històrics, especialment en l’àmbit del sector públic català, cosa que no ha agradat gens al sindicalisme del 155. Encara queda molt camí per a recórrer, però el més important és que l’hem començat a caminar. La lluita independentista no es pot entendre sense el seu arrelament profund a les aspiracions democràtiques i de justícia social. Això exigeix, consegüentment, l’articulació d’un sindicalisme nacional i de classe, capaç de sumar la lluita sindical a la dinàmica que ja fa anys que viu el nostre poble. Al nostre entendre, la lluita de classes i la lluita d’alliberament nacional són inseparables. Per això, cal considerar una debilitat davant l’estat la situació sindical que encara vivim.

Justament perquè això va canviant, podem entendre que la Generalitat de Catalunya hagi atès una de les demandes que la Intersindical-CSC va formular al govern l’any 2018, justament recollint la reivindicació històrica de l’independentisme: que el 12-O i el 6-D no fossin festius obligatoris al calendari oficial català. Una victòria simbòlica que, certament, no podem magnificar, però alhora tampoc no podem restar-li importància: d’una banda, perquè obre la porta a habilitar un calendari laboral no subordinat al simbolisme del règim, quelcom que fins ara quedava a mercè de les empreses privades (com per exemple, el grup Bon Preu) o de la desobediència d’ajuntaments republicans (com per exemple, la Badalona de Dolors Sabater). En canvi, per als treballadors públics, quedava completament prohibit: posem pel cas, la direcció d’un centre educatiu no podia dissenyar un calendari laboral prescindint del 12-O i del 6-D com a festius obligatoris, i encara menys, els mestres no podien decidir de treballar aquell dia, a canvi d’un altre. Tot això pot canviar.

D’altra banda, com deia, això és un símptoma que el sindicalisme independentista avança, a mesura que guanya arrelament social i representació entre la classe treballadora catalana. I és per això també que la patronal espanyolista i el sindicalisme del 155 s’han mostrat furibunds amb la proposta, com una mostra més del temor que els provoca que l’independentisme català s’articuli en l’àmbit sindical. Sorprenentment, però, a les veus del sindicalisme del règim, s’hi ha afegit la crítica ferotge d’alguns sectors i personatges (que representa que haurien de ser considerats d’esquerres o, fins i tot, independentistes) que, desatenent les reivindicacions històriques, han considerat que aquesta conquesta era un retrocés.

L’argument, encara més sorprenent, és que la conquesta liderada pel sindicat independentista es tradueix en la ‘pèrdua de dos dies festius’, cosa que no només és mentida, sinó que implica un gran desconeixement de la legislació laboral, ignorant, a més, el caràcter de la nostra lluita. És evident que la Intersindical-CSC no proposa de ‘renunciar’ a dues festivitats, adduint les raons simbòliques que s’han descrit més amunt. Seria tan absurd com dir que, en reivindicar un marc català de relacions laborals, aspirem a un salari mínim interprofessional inferior a l’espanyol o a unes condicions de treball pitjors. No cal dir que cal concretar l’articulació d’aquesta demanda i, fins i tot, la seva extensió a la resta de sectors productius i que, en tot cas, l’objectiu evident consisteix a bescanviar aquestes festivitats imposades per unes altres que siguin pròpies i justes.

PER: Marc Sallas Batlle, representant de la Intersindindical-CSC a la Junta de Personal de Serveis Centrals de la Generalitat de Catalunya

A %d blogueros les gusta esto: