Anuncios

Felipe VI, el arte de llorar a las víctimas y municionar a los asesinos

descarga

Señor:

A día de hoy resulta harto notorio que vuestra venerada magnificencia tiene una particular debilidad por la venta de armas y por los sanguinarios opresores y sátrapas, a los que incluso place de recibir, reír y embellecer su salpicada imagen. Baste rememorar que, recién ungido soberano de esta su España, viajasteis hasta Arabia Saudí para reconfortar a los hermanos saudís ante la pérdida de su tan querido tirano. No colmado con aquella atención, que no pocas protestas desató entre sus súbditos más felones, hasta en tres ocasiones intentasteis repetir el periplo, esta vez con intención de trapichear con armas por cientos o miles. Expedición que se consumó con éxito, para satisfacción suya y desesperación de no pocos, a principios de 2017. Finalmente, como no hay dos sin tres, recibisteis al heredero a la corona saudí en nuestra grande y libre nación, retratándose ambos sonrientes y pajareros a principios de 2018. A carcajada unísona, para ser exactos.

Si sabido es que la máxima preocupación de una gran mayoría de sus súbditos, bien educados en los parabienes de la bandera, la nación y su persona, no excede de Sálvame, Playstation, fútbol y Netflix, no lo es menos que algunos millones de antipatriotas y malvados de diverso pelaje gozan de intereses algo diferentes. Abrigan estos pecaminosos ciudadanos una torticera interpretación en la que se entiende que su excelentísima santidad sois versado de las atroces ejecuciones que acontecen en Arabia Saudí por cientos al año (150 en 2017) y miles a la década. Ejecutados cuyos delitos oscilan entre la homosexualidad, el adulterio, el ateísmo o la tan terrible disidencia. Se cree, en todo caso, con la humildad y el no escaso margen de equivocación de los siervos, que quizá a tan altísima excelencia no le incomode en alguna forma tales ejecuciones, dado que bien pudiera ser que su regio estómago estuviera, por el bien de la Patria, todo sea dicho, acostumbrado e incluso agradecido de tales episodios. Alguno existe, extremista como pocos, que sostiene lo deleitoso que le resultaría de repetir en tierras no tan áridas como aquellas tales depuraciones si la coyuntura lo permitiera.

Porque a poco que se analice la historia reciente nadie podrá negar que el antaño rey, ese conocido como Campechano, tan querido y adorado por la villanía, se postró a un sanguinario dictador mientras este asesinaba, reprimía y estrangulaba a su pueblo. Todo ello por el único y expreso deseo de conseguir una corona que le permitiera vivir al margen de la legalidad, como así fue, y cometer delitos, uno tras otro, en una vida que ya hubiera querido para sí el mismísimo Al Capone, y que le han reportado según los conocedores en la materia casi 2.000 millones de euros.

Se duda, igualmente, no con pocos argumentos, que su regia y excelentísima persona desconozca las atrocidades y salvajadas que sus hermanos sentimentales del Oriente Próximo están cometiendo en Yemen, donde suman más de diez mil cadáveres, entre los que no resulta muy complejo contar niños y niñas, ancianos y ancianas. Gracias a la formación que sus pilotos recibieron en nuestra Gloriosa España disponen sus hermanos de un gran tino en aquello de arrojar bombas, las cuales tan pronto caen en un cementerio atestado de personas devastando, amputando y segando a aquellos que lloran a sus muertos; como abaten un mercado en el que perecen por cientos los que allí pretendían hacerse con un bocado con el que llenar los vacíos estómagos, no en vano más de 17 millones de personas están en riesgo de hambruna en Yemen (tres de cada cuatro ciudadanos); como impactan en un hospital en el que yacen en condiciones horribles y tortuosas miles de malheridos; o como derriban un colegio y lo rocían todo de mutilación, destrucción y muerte.

Dado que su ilustradísima majestad, más entendida y diestra que su progenitor, legitimada por los designios de uno de los mayores asesinos del siglo pasado y la cópula de uno de los mayores adúlteros de las últimas décadas, pudiera no atisbar los reparos de algunos de sus súbditos, aquellos más desagradecidos con su persona y su linaje, en la desfachatez suya de asistir a la conmemoración de los atentados del 17 de agosto le quisiera recordar que son precisamente sus hermanos sentimentales los que han financiado económicamente la expansión de las ideas más radicales, tanto allá, en el Oriente Próximo, como acá, en Europa, lo que no pocos atentados ha originado. Incluidos los que se dispone a convertir en acto laboral, cual plañidera.

Puede que esta certeza no le genere mayor fatiga que los bombardeos o las decapitaciones que comentábamos al principio de esta misiva o que tal vez saboree de todo ello por aquello de que tales acontecimientos podrían atestar sus bolsillos al igual que, según numerosas denuncias, se colmaban las múltiples y pesadas faltriqueras del amado padre suyo con las bombas y la muerte. Puede, porque ya casi nada parece imposible y algunos somos perversos por naturaleza, que brillase en su interior una cierta satisfacción cuando el pueblo catalán fue lacerado el pasado 17 de agosto por los mismos a los que financia por aquello de que las tragedias unen a las familias más encontradas. Y no conseguido este anhelo tan patriótico, muchos sospechan, no descabelladamente, que pudiera haber sentido una cierta satisfacción con el apaleo de ciudadanos acaecido el 1 de octubre, tal y como lo haría el padre que espera que el cinturón resuelva lo que su ejemplaridad (o falta de ella) no fue capaz de inspirar, dado que ni una palabra amable tuvo para los apaleados. Los cuales tienen menos consideración en su persona que los asesinos, los corruptos y los criminales.

Nadie puede descartar que no sea conocedor del reciente bombardeo, acaecido el 9 de agosto de 2018, en el que sus amados sauditas tuvieron la ocurrencia de aniquilar tres autobuses en los que viajaban niños que acudían a un campamento de verano, igual que nuestros hijos, con resultado de 29 niños asesinados y un mínimo de 30 menores heridos (para un total de 50 muertos y 77 heridos). No resulta muy difícil, pero sí muy hiriente, intentar evocar las escenas: niños y niñas cercenados, decapitados, segados, quemados, despellejados. Pequeños como los nuestros, esos a los que tanto amamos, esos a los que cualquier contrariedad nos conduciría a la desolación. Casi sesenta familias destrozadas, casi sesenta padres y madres entre los que jamás quisiera encontrarme.

Y lo hicieron, como gran cantidad de las tropelías hasta ahora relatadas, incluido el terrorismo acaecido en Barcelona, que tan beneficioso resulta para la industria armamentista con la que tan piadosa relación mantiene, merced a la munición (casi 200 millones de euros en los últimos años), las armas (casi 800 millones de euros) y el blanqueo de imagen que tanto usted como su padre ofrecen, no desinteresadamente según diversas informaciones, a los criminales sauditas. Obras que, si algún día fueran juzgadas, constituirían crímenes tan repugnantes que despacharían sus regias posaderas a una prisión internacional.

Son todas estas razones, estimo, las que, por si su atareada agenda de venta de armas no le permitieron percatarse, unidas a otras no menos trascendentales, como haberse convertido España en un antro de corrupción y un Parque Nacional y refugio meridional de franquistas, fascistas y ultraconservadores de diferentes familias, géneros y especies los que generan no pocos fastidios en cuantiosos súbditos suyos.

Por todo lo aquí relatado, mi admirado y querido Señor, quisiera solicitarle muy humildemente que cese la venta de armas a criminales; elimine la inviolabilidad jurídica y permita que tanto su padre como usted y no pocos familiares suyos puedan ser juzgados como lo sería cualquier otro ciudadano que tales acciones ha perpetrado; abdique y someta a discusión y referéndum el destino, los anhelos y la organización territorial de sus hogaño vasallos; sancione, repudie y permita juzgar el franquismo (y a los franquistas); y ponga a disposición judicial la documentación e información con la que cuente sobre cualquier actividad delictiva en la que tanto usted como sus familiares pudieran haber conocido o participado.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de ‘El libro negro del Ejército español’.

Fuente: Público

unidadcivicaporlarepublica.es/index

Anuncios

La Xunta dice que “hay que convivir” con la plaga de la avispa asiática, tras desoír soluciones propuestas por expertos

El insecto llegó en el 2012 a Galicia y no ha dejado de extenderse, con graves perjuicios para apicultores y agricultores. En el último año el teléfono de emergencias 112 recibió 25.000 avisos.

gobierno-comunidades-buscan-perfecto-asiatica_ediima20180313_0926_4

La avispa velutina llegó en el 2012 a Galicia y se ha extendido por la mayor parte del territorio EFE

La avispa asiática ( vespa velutina) llegó a Galicia en el año 2012, tras detectarse en Euskadi dos años antes y en Francia ya en el 2004. Desde entonces se ha extendido más y más, ocupando la mayor parte del territorio, al menos las zonas por debajo de los 500 metros de altitud.

En el último año el teléfono de emergencias 112 recibió casi 25 mil avisos por la presencia de avispas velutinas en Galicia. El número de incidentes se disparó en verano y en otoño de 2017, superando las cuatro mil llamadas en julio y agosto, o las tres mil en septiembre, noviembre y diciembre. Posteriormente, la llegada del invierno y de las lluvias hizo disminuir los avisos, pero en julio fueron un total de 1.216 y en los 15 primeros días de agosto son ya más de 1.600, no lejos de los máximos del pasado año.

El principal peligro de la avispa asiática es su gran voracidad, con el daño que puede causar a la apicultura gallega y también a los productores de fruta, pues para su alimentación esta avispa (al igual que las que conocemos de siempre) necesita de proteínas (insectos en general, pero sobre todo abejas) y de los hidratos de carbono presentes en la fruta. A esto se une el riesgo para las personas alérgicas (con efectos parecidos a los provocados por las avispas comunes) y también para quien realiza trabajos en altura o para quien pueda toparse con alguno de los nidos construidos por esta especie.

Esta semana la conselleira de Medio Rural de la Xunta, Ángeles Vázquez, ha afirmado que la sociedad gallega tendrá que acostumbrarse a la presencia de la avispa velutina: “Esta especie ha venido para quedarse, por lo tanto hay que convivir con ella”. Y aseguró que la Xunta no cuenta con competencias para declarar este insecto como “plaga”.

En respuesta, el portavoz de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), Xesús Asorey, ha señalado que “por aquí claro que se va a quedar, pero hay maneras de disminuir su incidencia”. Asorey pidió tratar la plaga desde “una perspectiva medioambiental” porque, en su opinión, “está descontrolada” y los apicultores y agricultores quedan “indefensos” ante sus efectos.

Los partidos de la oposición y entidades de apicultores y agricultores (agrupados en la Plataforma Stop Velutina) vienen reclamándole a la Xunta que incremente las acciones para frenar la extensión de esta avispa, mediante la puesta en marcha de trampeos masivos y de una decidida apuesta por la investigación y la colaboración con las universidades y otras administraciones. El objetivo de este trampeo masivo, consistente en la colocación de unas 50.000 trampas durante el pasado invierno, era busca capturar futuras reinas fundadoras y evitar así la aparición de los enormes nidos secundarios en verano.

La Plataforma reclamaba igualmente que la Xunta firme convenios de colaboración con las universidades gallegas para llevar a cabo investigaciones sobre la velutina de cara a encontrar herramientas de control biológico que permitan controlar la expansión a largo plazo. Asimismo, la Plataforma demandaba un sistema de ayudas directas mediante convocatoria, para compensar a aquellos agricultores y apicultores que sufren pérdidas en sus frutales y colmenas por culpa de la avispa invasora. “Los apicultores y apicultores experimentan entre un 20-30% más de costes asociados a la velutina, y esto sin contar la pérdida de abejas y la pérdida correlativa en las recogidas de miel”, denunciaban. Otra de los defectos que la Plataforma señalaba en la acción de la Xunta en esta cuestión se refería a cuestiones organizativas y de gestión. La entidad solicita la presencia de los sectores afectados en los organismos de la administración que están tratando el problema, por ejemplo la llamada Comisión de seguimiento.

Sin embargo, estas demandas fueron rechazadas por el Gobierno gallego, que tumbó en el Parlamento las propuestas presentadas por En Marea, PSdeG-PSOE y BNG a este respeto. Varias de estas medidas figuraban en el propio Protocolo de vigilancia y control frente a avispa asiática aprobado por la Xunta en julio de 2016. “La plaga de la velutina va en un bólido y las instituciones van detrás en un carro de vacas”, denunciaba el pasado año el propio Asorey, portavoz de Asociación Galega de Apicultura (AGA).

nido-avispas-velutinas_ediima20160107_0391_5

Nido de avispas velutinas AGA

Xesús Asorey explica que -debido a las fuerte lluvias de este invierno y primavera- este año el insecto muestra un comportamiento muy diferente al de otros, en los que solía fabricar nidos muy grandes a lo largo de valles, riachuelos y ríos. Las condiciones meteorológicas han llevado a la velutina a optar por construir muchos nidos pequeños y más próximos a las casas y huertas, buscando el abrigo en estos lugares. Esto ha disminuido los efectos negativos sobre las colmenas y las abejas, pero ha incrementado el peligro para las personas que hacen trabajos en las fincas próximas a las casas, sobre todo para aquellas que son alérgicas.

La AGA ha iniciado en colaboración con la Universidad de Vigo una investigación para encontrar mejores métodos para acabar con la avispa asiática sin dañar a otros insectos autóctonos, además de capturar más reinas. También la Diputación de A Coruña ha iniciado, junto con la Universidad de Santiago, un proyecto multidisciplinar parecido para estudiar estrategias basadas en la “lucha biológica” contra la velutina. La investigación busca parásitos de avispas y abejas gallegas que afecten a la velutina sin perjudicar a los insectos autóctonos.

eldiario.es/autores/Marcos Perez Pena

El 8M de la Iglesia: las mujeres se rebelan contra el patriarcado eclesial

Teólogas, religiosas y laicas comienzan a plantarse contra el machismo en la Iglesia y proponen una huelga de templos vacíos al tiempo que reclaman formar parte de la toma de decisiones. El Vaticano sigue vetando a las mujeres sacerdotes y obispos, las mujeres apenas cuentan con visibilidad y las monjas son tratadas como sirvientas. “Si las mujeres nos plantáramos, las iglesias estarían vacías, no se podría hacer nada”, explica Silvia Martínez Cano, presidenta de la Asociación de Teólogas Españolas, que el 8M emitió un comunicado para exigir igualdad. El diario del Vaticano admite que las monjas “son explotadas dentro de la Iglesia”

monjas-ayudando-misa-celebrada-hombres_ediima20180302_0386_23

Dos monjas ayudando a una misa celebrada por hombres EFE

Son más de la mitad de los fieles católicos en el mundo, y una abrumadora mayoría de los que asisten asiduamente a misa. Sin embargo, las mujeres continúan siendo  ninguneadas por la estructura eclesial, que les cierra las puertas al sacerdocio y a los órganos de poder y las reduce a meras asistentas de los clérigos. Ante esta situación de invisibilidad y en un momento en el que el feminismo toma fuerza, las mujeres católicas también se plantan, exigen su lugar en la institución y denuncian los abusos de poder del patriarcado eclesial. El #MeToo también ha llegado a la Iglesia.

La situación de las mujeres en la Iglesia ya fue detallada por el diario del Vaticano, l’Osservatore Romano, que en marzo de este año desvelaba en un reportaje las condiciones de semiesclavitud en las que viven muchas religiosas, convertidas en sirvientas de obispos y cardenales. “Se levantan por la mañana a preparar el desayuno y se van a dormir después de servir la cena” cobrando poco o nada, explicaba el texto, que incluyo casos de mujeres con doctorados en teología y que, sin explicación, han recibido órdenes de realizar únicamente tareas domésticas.

Ya el pasado 8 de marzo, en una huelga y una movilización feminista sin precedentes, la  Asociación de Teólogas Españolas emitió un comunicado en el que abogaba por “un discipulado de iguales” entre hombres y mujeres, denunciando la situación de “subordinación e inferioridad” fruto de una “cultura patriarcal” que tiene en la Iglesia católica uno de sus puntales 

Así lo considera su presidenta, Silvia Martínez Cano, que subraya en conversación con eldiario.es que “la Iglesia tiene una estructura que todavía no ha logrado democratizarse como proponía el Concilio Vaticano II”. En su opinión, “se están dando pasos muy lentamente en algunas cuestiones, pero no en lo fundamental que es la estructura, que sigue siendo jerárquica y masculina”.

“Es imposible el equilibrio entre hombres y mujeres con la actual estructura”, denuncia la teóloga. Más allá del sacerdocio femenino, lo que postulan estas mujeres es el fomento “una estructura donde hombres y mujeres puedan trabajar de la misma manera, en plano de igualdad”

“Es muy difícil, porque las transformaciones en la Iglesia suelen venir desde la jerarquía, es muy difícil cambiar desde abajo. Y el acceso de la mujer a la jerarquía es… ninguno”, añade Martínez Cano. ¿Es la Iglesia machista? “Participa de la cultura. Vivimos una cultura patriarcal, y la Iglesia bebe de esas fuentes”, señala, apuntando a que “la Iglesia tiene una responsabilidad para hacer cambios en esa cultura, debería ser pionera en esto”, como haría el propio Jesús de Nazaret, argumenta.

Huelga de templos vacíos 

“El papel de las mujeres es fundamental”, constata la presidenta de la asociación, que añade que “si las mujeres nos plantáramos, las iglesias estarían vacías, no se podría hacer nada”. De hecho, cada vez son más las mujeres católicas que plantean una huelga de templos vacíos. 

Si la mujer está postergada en la Iglesia, el colectivo de las religiosas es, sin lugar a dudas, el que más sufre esta desigualdad. Muchas monjas son utilizadas para limpiar el altar (así sucedió, delante de las cámaras de todo el mundo, cuando Benedicto XVI inauguró la Sagrada Familia de Barcelona), servir de asistentas a sacerdotes y obispos, hacer las comidas o zurcir las casullas.

silvia-martinez-cano_ediima20180817_0557_19

Silvia Martínez Cano FOTO CEDIDA

Desde hace meses, religiosas de todo el mundo se han plantado, han lanzado acusaciones de acoso laboral y, en algunos casos, sexual, por parte de clérigos y obispos. Hay decenas de casos en todo el mundo, en lo que ya se conoce como el #MeToo en la Iglesia católica. España no es una excepción, aunque en nuestro país las denuncias vienen más por sentirse utilizadas como sirvientas, pese a que cada vez hay más mujeres teólogas, biblistas o expertas en Derecho Canónico, que cuentan con menos oportunidades que los hombres y ocupan un discreto segundo plano.

La brecha salarial en la Iglesia

Siempre hay excepciones, como la que representa la dominica argentina Sor Lucía Caram. La religiosa, conocida por sus apariciones televisivas, pero también por la ingente labor social de su comunidad en Manresa, ha sido recibida recientemente por el Papa Francisco, ante quien planteó la situación de ciudadanas de segunda de las mujeres en la Iglesia.

“La mujer en la Iglesia, como en la sociedad, goza de más reconocimiento verbal y reivindicativo, que real y efectivo”, apunta en conversación con eldiario.es. La dominica habla a las claras de “la ordenación de la mujer”, pero entiende que este tema “no es ni el más importante ni más esencial, aunque sí es una realidad: no hay argumentos teológicos ni bíblicos convincentes para mantener esta limitación”.

“Lo más importante es el reconocimiento real y efectivo no solo de la dignidad, sino del papel de la mujer, que debe llegar a órganos de decisión, de reflexión y de consulta”, sostiene la argentina, que lamenta que “la Curia romana no está en la línea del Papa Francisco de incorporar a mujeres a órganos importantes del Vaticano”.

maria-angeles-lopez_ediima20180817_0556_19

María Ángeles López FOTO CEDIDA

Otra de las cuestiones que abundan en la Iglesia patriarcal es la brecha salarial. “En la Iglesia, por ejemplo, los curas cobran un sueldo cada mes, además de estipendios de misas o sacramentos. Las monjas, no. Sólo cobran si están contratadas para algún servicio o cargo. Los ministerios habituales y cotidianos, no se remuneran: “parece que sólo los hombres –considerados trabajadores– merecen su salario”, denuncia sor Lucía.

¿Qué hacer? La monja es clara: “La mujer no debe esperar a que un hombre le dé la palabra, debe tomarla. No hay que mirar tanto a Roma, hay que mirar al Evangelio, y desde ahí actuar. Cuando se hace, la mujer es mirada y reconocida, y se cuenta con ella. Pero la marca del clericalismo, del machismo y de un patriarcado enquistado, intenta bloquear el paso a la mujer”.

En opinión de sor Lucía, “hay diversos ritmos”. “El que reivindican colectivos feministas, que quieren ya la plena igualdad; el que promueve Francisco, desde la escucha y la apertura progresiva; y el de los que aplican el freno y ponen palos en las ruedas de la reforma en los ámbitos clericales”, reseña. Una situación especialmente sangrante en el caso de las monjas de clausura, “a las que se trata como menores de edad, y quedan bajo la tutela jurídica de los obispos. Esto no se hace con los monjes varones”.

“Se nos ve para servir la comida o limpiar el altar”

Mª Angeles López Romero es laica y en la actualidad directora editorial de San Pablo, una de las editoriales católicas con más peso. La periodista sostiene que “la Iglesia tiene una enorme deuda con las mujeres, a las que ha discriminado, invisibilizado y tutelado como a menores de edad a lo largo de su historia”.

Normalmente, esta exclusión también se ha dado en la sociedad en la que vivía, “excepto ahora”. “Vivimos un tiempo nuevo en el que empieza a ponerse coto socialmente a las principales secuelas del patriarcado. Y, sin embargo, la Iglesia no está sabiendo ir al paso de la sociedad contemporánea en este terreno”, responde.

“Las mujeres somos una inmensa mayoría de los fieles católicos en el mundo pero no se nos ve en los grandes eventos eclesiales ni en los órganos de toma de decisión. No se nos ve más que para servir la comida o limpiar el altar”, lamenta Mª Ángeles.

sor-lucia-caram_ediima20150519_0176_17

Sor Lucía Caram FOTO CEDIDA

Asimismo exige “presencia en los órganos de responsabilidad”, porque “está muy bien decir que la aspiración del creyente debe ser el servicio, pero si los hombres de Iglesia pueden vivir la asunción de responsabilidades como un servicio, las mujeres queremos servir también desde puestos de responsabilidad y espacios donde se toman las decisiones. Decisiones que, en muchos casos, nos afectan directamente o incluso sola y exclusivamente a nosotras, y de las que históricamente se nos ha excluido”.

“Queremos ser tratadas como adultas, que se reconozca nuestra aportación”, añade, subrayando cómo “sigue habiendo solo cuatro mujeres entre los 36 doctores reconocidos por la Iglesia”. Y el Papa apenas se ha comprometido a abrir el debate sobre el diaconado femenino, pero se ha vuelto a cerrar la puerta a la ordenación de mujeres sacerdotes.

Es preciso, sostiene López Romero, “formar parte de la construcción de una nueva Iglesia, más horizontal y democrática, en la que se tengan en cuenta nuestro talento y nuestras aportaciones intelectuales. Porque la Iglesia está empezando a hablar de nosotras, sí, pero sigue sin contar con nosotras”.  Una labor que parece titánica pero, como reconocen las tres, “no es radical, al menos no es más revolucionario que la forma en que Jesús trató, reconoció y destacó a las mujeres en su tiempo”.

eldiario.es/autores/Jesus Bastante

Carta de un oficial del Ejército del Aire a los militares pro-franquistas

Franco fue, además de desleal, un criminal de guerra, un convicto de los delitos de crímenes contra la humanidad y contra la paz. Tenéis la suerte de vivir en una democracia, ganada y regada con la sangre y el sacrificio heroico de los compatriotas que se opusieron al régimen.

franco-caidos-muguruza-otano-efe_ediima20170220_0737_31

Franco en una visita al Valle de los Caídos junto al arquitecto, Pedro Muguruza Otaño EFE

Permitidme que os tutee, a vosotros que siempre tratabais de tú a vuestros subordinados, para entendernos mejor en el plano de igualdad en que nos ha colocado nuestra condición de retirados. He sido y soy militar por vocación, y si pertenecí a las Fuerzas Armadas españolas en las postrimerías del franquismo, no lo hice por adherirme como soporte de la dictadura, si no por coherencia con mis propias habilidades y expectativas personales. El ejercicio de la profesión de militar no es prerrogativa de ningún general, por muy generalísimo que sea, ni de ningún régimen, por mucha intención que tengan de patrimonializar la carrera militar.

Vais por seiscientos los que habéis firmado el Manifiesto pro defensa de la memoria del general Franco. El Franco militar y no el político, según decís en vuestro escrito, como si fuera posible la paranoica tarea de deslindar el Franco-militar del Franco-político-dictador. Os queréis quedar con el segundo teniente de 17 años y con el general de treinta y tres, como enaltecido ejemplo de disciplina y demás valores militares, renunciando a la carga histórica personal del resto de su legado. ¿Disciplina decís…? Recordemos cómo fue aquello.

En los cuatro días posteriores al decreto de 23 de abril de 1931, como todos los militares de carrera, el general Franco realizó públicamente la siguiente promesa: “Prometo por mi honor servir bien y fielmente a la República, cumplir sus leyes y defenderla con las armas”. Fue el más importante y solemne compromiso que vinculaba a un militar con el ejercicio de su profesión. Nada perdía quién no lo hiciese, porque la ley respetaba sus pagas al abandonar las Fuerzas Armadas. Y, no obstante, Franco prometió. El 18 de julio de 1936, este mismo general levantó contra la República las armas que ésta le había confiado para su defensa. Estamos ante la comisión del más grave delito que un militar pueda cometer, por el que renuncia al honor como un valor moral para guiar sus actos en todos los sentidos de la vida. Así que Franco no fue disciplinado, si no un traidor.

No voy a hacer alambicados razonamientos de carácter historiográfico, por innecesarios, para convenceros de que Franco fue, además de desleal, un criminal de guerra, un convicto de los delitos de crímenes contra la humanidad y crímenes contra la paz. Y no lo digo yo, lo dijo la ONU en su resolución 39/1946 declarando lo siguiente: “En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hitler y de la Italia fascista de Mussolini”.

Hacer abstracción de la personalidad militar, separándola de la política del personaje, para justificar una y no cuestionar otra, es un ejercicio de imposible comprensión que solo el cinismo puede justificar. Esa misma razón llevaría a vuestros correligionarios nazis a reivindicar el culto a la memoria de Hitler, basándose en el valor acreditado por el Cabo Adolf Hitler, acreedor que fue de la Cruz de Hierro en la I Guerra Mundial, desvinculándolo de su papel como promotor de la II Guerra Mundial y del Holocausto.

Es aterrador poder ahora certificar que, tal como sospechábamos algunos, estábamos mandados por los herederos ideológicos de los que hicieron la guerra con Franco. Debíamos soportar, para no renunciar a nuestra vocación, tener que sufrir vuestros discursos de inflamado patrioterismo zarzuelero. Mientras, en las salas de banderas, en las cámaras y cafeterías de oficiales, en los clubs y durante las conversaciones relajadas al final de las maniobras, os dedicabais a soltar la retestinada devoción que os merecía la dictadura franquista y las “glorias” de aquel dictador despreciable y felón.

Hasta la caída del muro de Berlín, el Día de las Fuerzas Armadas alemanas fue el 20 julio ¿Sabéis qué se conmemora en esa efeméride? El atentado contra Hitler en la “guarida del lobo”. Una acción que, aunque frustrada, dignifica el compromiso de altos mandos y civiles alemanes para acabar con el tirano. Desde entonces, cada 20 de julio en el patio de armas del Bendlerblock de Berlín tiene lugar una solemne ceremonia en la que los mandos del Ejército, de la Armada y de la Luftwaffe recuerdan y rinden homenaje a aquellos héroes que sacrificaron sus vidas para acabar con el dictador. Al revés que vosotros, los firmantes del Manifiesto de adhesión a la memoria Franco, que amparáis vuestro falso patriotismo envolviéndoos en la bandera de España, soñando que lo hacéis con la bandera del aguilucho bajo la sombra siniestra del recuerdo al dictador.

Tenéis la suerte de vivir en una democracia, ganada y regada con la sangre y el sacrificio heroico de los compatriotas que se opusieron al régimen de vuestro caudillo. Democracia que, por incompleta y poco desarrollada, os permite decir lo que decís, porque de estar en Alemania exaltando la figura del Cabo Adolfo, ya adivináis el lugar donde podíais estar todos concentrados en estos momentos.

El vuestro no es solo un manifiesto pro franquista, es un desafío frontal y beligerante hacia el Gobierno legal y legítimo de España, que no puede tolerar ni hacer dejación de su obligación de hacer respetar las leyes. Entre ellas, el artículo 578 del Código Penal, que se refiere al delito de enaltecimiento del terrorismo, porque terrorista fue el régimen de vuestro adorado Franco y a sus acólitos, vivos o muertos, haciéndolos objeto penal del artículo 607.bis que señala y castiga los delitos de lesa humanidad, aquellos que justificáis con vuestra fina cirugía mental, como si con el Valle de los Caídos estuviésemos ante el debate de qué hacer con los restos del doctor Jekyll y mister Hyde. No se puede diseccionar la figura de Franco separando al Franco-bueno del Franco-malo. Solo hubo un Francisco Franco, el que traicionó su promesa, promovió una cruenta Guerra Civil y sumió a España y a los españoles en una dictadura de cuarenta años, llegando las cunetas de nuestra patria con decenas de miles de asesinados.

En 1945, una disposición del Mando Militar Aliado en Berlín ordenó que todos los monumentos de exaltación del nazismo “fuesen volados con dinamita y su escombros triturados y convertidos en gravilla de obra pública”.

Los que de vosotros estén conformes en manifestar públicamente su acuerdo con aquel decreto que den un paso al frente.

eldiario.es/autores/Floren Dimas

¿Quién investiga en Canarias los delitos contra los animales?

Defensores de los animales y ecologistas denuncian en canarias el “acoso” a la sargento jefe de Seprona Gloria Moreno, expedientada en cinco ocasiones en menos de un año por investigar casos de maltrato animal. La Fiscalía ha pedido cuatro años de cárcel para la agente, cuyo papel ha sido fundamental en la resolución de casos como el del perro King, cuyos maltratadores podrían ser de los primeros en entrar en prisión en España por este tipo de delitos.

sargento-seprona-gloria-moreno-expedientada_ediima20180814_0194_5

Sargento del Seprona Gloria Moreno, expedientada en cinco ocasiones por investigar distintos casos

“Antes, el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) casi nunca venía cuando se le llamaba. Y si venía, llegaban a un acuerdo con el dueño del perro maltratado. Compadreo, le llamamos aquí”. Así explica María Rivero, presidenta de la protectora Huella a Huella, la realidad a la que se enfrentan muchas asociaciones. Las protectoras venían a cubrir el trabajo que deberían hacer los ayuntamientos de recoger y buscar adopciones a los animales abandonados, pero estaban muy desanimadas cuando se trataba de denunciar malos tratos. Lo mismo ocurría en el plano medioambiental. Aunque organizaciones ecologistas, ciudadanos particulares, fundaciones -como la César Manrique- e incluso diputados canarios advertían de que la caza ilegal de la pardela se seguía produciendo pese a ser un ave altamente protegida, hasta 2015 no se realizó  una gran operación policial que acabó con 19 detenidos en una de las islas del archipiélago de Chinijo (Espacio Natural Protegido al norte de Lanzarote).

Los detenidos son miembros de las clases privilegiadas lanzaroteñas, así como de otras islas: empresarios, propietarios de gasolineras y apartamentos turísticos, médicos e incluso un agente de la Policía Nacional. No generó sorpresa en el archipiélago, ya que en los años 90 el propio ex consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote, Higinio Hernández, fue sorprendido cazando y asando las pardelas en un islote. Se trata de una tradición muy arraigada en las altas esferas por su supuesta ‘calidad culinaria’, y que muchos se niegan a dejar de realizar. Un ambiente complicado que en 1996 provocó que dimitieran los cuatro guardias forestales que vigilaban la zona, ante la imposibilidad de hacer su trabajo por la permisividad oficial que existe con el furtivismo.

Poco antes de la gran operación de 2015, una agente ya advierte de que podrían estar avisando a los pardeleros de las investigaciones del Seprona. Esa agente es la sargento jefe Gloria Moreno, una segoviana que un año antes había aterrizado en Lanzarote con la vocación de proteger la naturaleza y los animales. “Cuando llegó la sargento”, sigue Rivero, “se corrió la voz de que había alguien que se tomaba en serio las denuncias y muchas proyectoras nos animamos a seguir esa vía”. Desde Tenerife -donde ya hay más de 40 asociaciones- le dan la razón: “Nos cuesta mucho denunciar, no es hacer una llamada de teléfono, como con cualquier otro delito. De hecho, la inmensa mayoría de las denuncias son interpuestas por las asociaciones, no por los agentes. Es un trabajo que se añade al de los rescates, las adopciones, la sensibilización…”, comenta Yaiza Rodríguez, activista por los animales, que como Huella a Huella lucha contra el abandono y el maltrato en las islas.

A esta protectora llegaron en poco espacio de tiempo tres graves casos de maltrato. Se trataba de tres perros, Duque, Linx y Athenea, que habían sido encontrados por separado pero en similares circunstancias: falta de higiene y de condiciones adecuadas y sin haber recibido la más mínima atención sanitaria. De hecho, como consecuencia de sus heridas, la podenca Athenea falleció. Estos tres casos fueron denunciados en marzo de 2016 al Seprona y ante el juzgado de guardia por la protectora. Pese a que pidieron seguimiento del caso a la Guardia Civil, las noticias llegaron antes desde los tribunales, ya que el caso de Duque había avanzado y se iba a juzgar al dueño del terreno donde se fue encontrado el perro por una falta de atención.

Ante la extrañeza de no saber nada del Seprona sobre la marcha de esas tres denuncias, Rivero hizo una solicitud de información en febrero de 2017. Le respondió la sargento jefe Moreno, recién incorporada al servicio tras una baja por maternidad, quien le informó de que esas denuncias no estaban registradas. “Por fortuna teníamos copia de los registros, así que pusimos una queja formal y nos respondieron que iban a depurar responsabilidades”.

Así que Rivero no se extrañó cuando la llamaron a testificar. “Había más protectoras testificando ese día por causas similares, aunque en ese caso, y en presencia de los agentes ante los que había puesto las denuncias, me dijeron que no iba a poder declarar”. Un mes y medio después le pidieron que volviese, solo que en esa ocasión no fue para saber qué había pasado con su denuncia sino para responder sobre otra cuestión: “Me interrogaron sobre por qué había puesto la queja, como si no fuera evidente. Y me insistieron sobre si alguien me había presionado para ponerla, cosa que negué rotundamente”, recuerda la presidenta de la ONG, que en ese momento ya sospecha que se está cuestionando la labor de Gloria Moreno.

El caso King y su impacto en la sociedad canaria

Entre las protectoras que estaban declarando cuando María Rivero tiene que ir por primera vez está la Asociación Protectora de Animales y Plantas Sara. Un año antes habían recibido la llamada de la policía de Haría (en el norte de Lanzarote) para que se hicieran cargo de un perro que acababan de recoger. Una pareja vio cómo dos hombres apaleaban con palos y piedras a un pequeño perro en el Volcán de la Corona. Como el estado del animal era muy grave, avisaron a la Guardia Civil, pues podía tratarse de un delito y no solo de una falta por malos tratos. “Vino el Seprona a abrir diligencias, pero se estancó la investigación”, detalla Obelesa Hernández, de la Junta Directiva de la protectora Sara.

Al perro le llamaron King. Pese a que la ciudadanía se volcó para identificar a los dos maltratadores, no parecía que hubiera novedades en el caso. “No podíamos dejarlo así. Como éramos parte interesada, presentamos una sugerencia para que avanzara la investigación. Había muchos indicios para saber quiénes eran”. Como en el caso anterior, hasta que no se reincorporó Moreno a su puesto no se volvió a poner en marcha el proceso. “La incorporación de Gloria al caso fue fundamental para su resolución”, reconocen desde Sara, donde destacan el enorme impacto que tuvo y sigue teniendo el caso de King en la sociedad canaria.

perro-king-vez-rescatado_ediima20180817_0393_5

El perro King, una vez rescatado. PROTECTORA DE ANIMALES Y PLANTAS SARA

No solo se acaba de conocer que la sentencia contra sus maltratadores es firme -tres meses de cárcel más una pena de un año y un día de inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con animales, así como para la tenencia de los mismos-, sino que puede ser de los primeros casos por maltrato animal donde los condenados pisen la cárcel.

El pasado 2 de agosto la Audiencia Provincial rechazaba el recurso presentado por los condenados para suspender la condena y tendrán que entrar en prisión.  Hay otros casos con penas de prisión, pero aún deben ser ratificadas, al ser en todos ellos inferiores a los dos años. Desde la protectora Sara consideran que “llegar al juzgado de lo penal con un caso de maltrato animal ya es un triunfo”, por lo que es importante el mensaje contra la impunidad que se hace llegar a través del cumplimiento de las condenas.

El caso de King -quién logró recuperarse y encontrar una familia, pese a la gravedad de sus heridas- marcó un hito en la sensibilización animal en Canarias porque además de lograr la movilización ciudadana ha estado presente en el debate parlamentario para cambiar la Ley de Bienestar Animal autonómica.

Expedientes en lugar de medallas y condecoraciones

Pese al aparente éxito de las fuerzas de seguridad contra el maltrato animal, la vida de la sargento jefe Moreno empezó a complicarse el verano pasado. En menos de un año ha sido sancionada cinco veces. La primera sanción (leve) se produjo por la queja del director del Centro Isla de La Graciosa “por entender que Gloria no le ha tratado con la consideración debida al preguntar por el destino de gatos cimarrones que habían sido capturados en la citada isla”, explica María Jesús Díaz Veiga, la abogada de la agente. El segundo expediente (leve), un mes después, por “haber incentivado a una ciudadana a poner queja”, en relación a las denuncias no registradas por maltrato animal presentadas por Huella a Huella. El tercero (grave), otro mes después, ya en octubre, por “tramitar denuncias de maltrato presentadas por protectoras durante la baja maternal de Gloria y que estaban en un cajón”. En enero de este año llegó la cuarta (grave), por solicitar copia de las declaraciones prestadas por testigos en otros expedientes. Y la quinta y última (muy grave), por una queja del veterinario de la perrera de Arrecife cuando la agente investiga las denuncias por irregularidades que recaen sobre él.

“De los cinco expedientes que se le abren a Gloria en menos de un año, de dos ha sido absuelta, un tercero ha caducado y ahora estamos a la espera del recurso del cuarto y de que se termine de tramitar el quinto”, resume Díaz Veiga, que destaca la gravedad del último. Se trata de un expediente por el que acaba de cumplir tres meses de suspensión de empleo y sueldo y por el que le piden, si se confirmara, seis meses de cese y que le sea retirada la especialidad durante dos años, lo que supondría separar a la agente de su trabajo en el Seprona.

“Las acusaciones son de una falta de peso total, no se sostienen”, afirma la abogada, que insiste en que el superior de Moreno -el coronel Ricardo Arranz es quien lleva a cabo todos los expedientes junto con el capitán Germán García- da credibilidad completa al denunciante sin investigación previa, llegando a reproducir fragmentos de su denuncia en su parte disciplinario. Un expediente que sigue abierto pese a que el propio denunciante, el veterinario Javier López, ha pedido en los juzgados el archivo de la causa penal contra Moreno, al haberse demostrado que los hechos ocurrieron cuando la agente del Seprona estaba de baja por maternidad.

El último intento de poner en entredicho el trabajo de Gloria Moreno ha llegado esta misma semana, cuando la Fiscalía ha solicitado para ella cuatro años de cárcel y tres de inhabilitación por supuesta falsedad de documento oficial. Los hechos se remontan a la histórica operación contra el furtivismo de la pardela y a los ilustres denunciados, que aún esperan juicio. “Ella recibió una información referente al guardia Padial, en el sentido de que éste había dado un chivatazo a los pardeleros justo antes de que se fuera a hacer una inspección por el propio Seprona. Moreno tramitó esta información ante el entonces teniente y hoy capitán Germán García y ante el coronel Ricardo Arranz. Sus jefes no dieron importancia a esta denuncia y cerraron la investigación sobre el guardia Padial, circunstancia que éste aprovechó para denunciar a la sargento Moreno ante un juzgado penal de Arrecife por supuesta denuncia falsa. Es esa denuncia lo que ha dado lugar al escrito de acusación de la fiscal conocido ayer”, explicaba Díaz Veiga al día siguiente de conocerse la resolución.

La abogada destaca que Padial -con las siglas M. A. P. O. en los documentos- presentó una denuncia por acoso moral contra Moreno, que ya ha sido archivada, y que solo él podría haber filtrado el expediente de la perrera, pues era quien realizaba labores como jefe del Seprona durante la baja de la agente, “periodo durante el cual no se tramitaron las denuncias presentadas por los ciudadanos, teniendo que hacerse cargo de ellas la sargento Moreno a su vuelta tras el parto”. La abogada también subraya que la celeridad con la que se ha llevado hasta ahora el proceso parece haber cambiado de ritmo tras el anuncio del Tribunal Militar -que asegura que se vulneró el derecho fundamental a la presunción de inocencia de Gloria Moreno-, sumado a las muestras de apoyo que se han dado en favor de la agente.

Cabe destacar que la falta que se le achaca a Moreno para su cese es ‘abuso de atribuciones’. “Ella no ha hecho nada que sobrepase sus funciones”, declara Díaz Viega, quien explica que el tipo de infracción de la que le acusan es el mismo que cuando un agente pide dinero a un conductor a cambio de quitarle una multa, o los casos de guardias civiles que han obligado a mujeres en prostíbulos a realizarles determinados servicios valiéndose de su autoridad. Preguntada sobre el presunto acoso y si considera que el género de la agente tiene algo que ver, la abogada responde afirmativamente: “En la Guardia Civil se espera obediencia, una actitud atribuida a las mujeres. Si una mujer no cumple obediencia, las consecuencias son más graves”.

En este sentido también se han manifestado asociaciones de mujeres como el Foro Contra la Violencia de Género y la Plataforma Feminista 8 de Marzo, ambas de Lanzarote, quienes en un  comunicado han señalado que “el delito y las irregularidades para sus superiores es ser mujer, honesta, profesional, responsable con su trabajo y ejercer sus funciones de defensa del medio ambiente y lucha contra el maltrato animal (…) Sabemos que ser mujer en la Guardia Civil es trabajar en arenas movedizas, en las que te hundes si tu trabajo no gusta a la orden superior, y si cumpliendo con tu deber pones de manifiesto la pasividad con que hasta esa fecha han venido actuando los organismos y las administraciones obligadas a garantizar respeto con el medio ambiente en Lanzarote”.

Firmas y cartas pidiendo justicia para la agente Moreno

La sargento jefe del Seprona ha visto cómo su caso ha recibido numerosos apoyos, como la recogida de firmas que se lanzó en Change.org desde la plataforma Justicia para Gloria, que ya supera las 135.000 firmas y que está formada por numerosas asociaciones animalistas, ecologistas, de vecinos y culturales, entre otras. Además, un grupo de activistas ha recorrido despachos y oficinas en busca de explicaciones, desde la Jefatura General del Seprona, pasando por la Dirección General de la Guardia Civil y el Defensor del Pueblo, hasta llegar a los ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, así como al del Interior. “Hemos enviado una carta al ministro Fernando Grande-Marlaska”, comenta Teresa García Rodríguez, de la asociación PRODA (Profesionales para la Defensa Animal), quien ha logrado que el senador Joan Camorera presente una pregunta sobre el caso en la Cámara Alta y ha hecho lo propio en el Congreso con el diputado Manuel Marrero (ambos de En Comú Podem), junto a escritos a todos los grupos parlamentarios con representación en la Cámara Baja.

Desde la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA)también se lamentan de que el Gobierno no haya respondido a las preguntas del senador Camorera y se haya limitado a indicar que “actualmente se encuentra en fase de instrucción el Expediente Disciplinario interesado, a fin de depurar las posibles responsabilidades que pudieran existir, considerando los principios inspiradores del procedimiento administrativo abierto según versa el artículo 38 de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del régimen disciplinario de la Guardia Civil”. Los últimos en pronunciarse, el pasado sábado, fueron los responsables de la ONG ecologista Greenpeace, que piden que se investigue “en profundidad el posible acoso a la sargento Moreno como consecuencia de su labor de protección del la naturaleza”.

Al margen de la situación judicial de la agente, los activistas canarios en defensa de los animales están preocupados por el mensaje de impunidad que se envía y por la aparente parálisis de estos meses en los casos abiertos y en los nuevos. “Es increíble que nadie investigue lo que ella está denunciando. Solo la sancionan porque lo dice su superior”, comenta Teresa García Rodríguez, que no entiende “cómo se puede sancionar y luego investigar”, en referencia al tiempo que ya ha estado la agente suspendida sin estar ratificados los últimos dos expedientes. “Si ya es difícil que un agente venga cuando se le llama, que haga un informe y que incluso declare en un juicio, con todo esto ya no va a venir nadie cuando llamemos”, se lamenta Teresa.

Entre esos casos pendientes de investigar o de llevar ante la justicia están los presuntos sacrificios irregulares de la perrera de Arrecife (de donde también se denuncia el traslado de 300 cachorros a Alemania, “entregados a una pareja que no tiene protectora, asociación ni nada, solo se dedican a sacarlos de la isla”, según denuncia Podemos); el caso de Tarro Canelo (que afecta a aves protegidas); las denuncias de maltrato animal por parte de particulares; los zulos de podencos encontrados en Los Realejos; los abandonos que se presuponen cuando acabe la temporada de caza (que empezó el pasado 5 de agosto); las peleas de perros que se siguen produciendo pese a la prohibición…

Además de la batalla de los animalistas por aprobar una nueva ley de protección animal, ya que Canarias fue la primera comunidad autónoma en prohibir las corridas de toros o el tiro al pichón pero aún mantiene las peleas de gallos como una actividad legal y está a la cabeza del maltrato animal en el Estado español.

eldiario.es/autores/Laura L- Ruiz

El CIS y los medios silencian la opinión de los ciudadanos sobre Felipe VI y la Casa Real

La figura del rey Felipe VI y el papel de la Casa Real en el sistema político español escapan al escrutinio de los estudios sociológicos por la falta de interés del CIS y la escasa iniciativa de medios para encargar investigaciones al respecto.

5a9c0513e6c9c-r_1520240019824-71-196-1011-680

El cuestionamiento de la monarquía es un elemento que sobrevuela de manera casi constante el debate público en España, sobre todo desde la abdicación del rey Juan Carlos I. Sin embargo, escasean los estudios sociológicos que pregunten a la población sobre su opinión hacia la monarquía y, sobre todo, que sondeen cuestiones relativas a los posibles niveles de apoyo a otras formas de organización del Estado.

El más llamativo de los silencios en torno a la Casa Real proviene del principal órgano estadístico de la administración española: el Centro de Estudios Sociológicos (CIS) lleva sin preguntar sobre la institución monárquica desde abril de 2015.  En adición, son pocos los estudios privados que plantean cuestiones acerca de la percepción sobre Corona o el modelo de Estado. Algunas de las empresas más importantes del sector como Metroscopia o Sigma Dos llevan más de tres años sin publicar datos sobre el asunto.

José Pablo Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia, explica que las empresas demoscópicas atienden encargos específicos, habitualmente procedentes de medios de comunicación. “Al fin y al cabo lo que nosotros hacemos público es lo que permite nuestro cliente, habitualmente El País, que es el dueño de estos datos”, relata. Este doctor en sociología dice no poder ser categórico al respecto, pero en su opinión, la ausencia de preguntas sobre la monarquía puede deberse a un “tipo de autocensura” por parte de las empresas periodísticas. “Mejor no preguntar, porque no quiero que en mi medio de comunicación salga una encuesta en la que el rey o la Corona salgan mal parados”, apunta.

Más allá de los motivos que puedan detrás de la escasez de investigaciones sociológicas en torno a la monarquía, Ferrándiz se muestra convencido de que “esto no es una orden que provenga de la Casa Real”. En su opinión, la falta de escrutinio puede ser contraproducente para la Corona ya que “se transmite la sensación de que se está ocultando algo, cuando seguramente la institución ya haya superado sus momentos más difíciles” tras el cuestionamiento generado por la abdicación y los escándalos relacionados con Juan Carlos I.

Una de las pocas empresas que sí realizó en los últimos meses un seguimiento regular de la Corona fue Sociométrica, cuyos estudios son normalmente publicados por El Español. Los estudios de esta empresa suelen tener como telón de fondo la valoración de hechos noticiosos relacionados con Felipe VI. Por ejemplo, Sociométrica realizó investigaciones por las que se puede saber que el 84%  de las personas que vieron el último discurso de nochebuena  del rey aprueban su contenido o que un 61% de españoles (pero sólo el 30% de catalanes) se mostró satisfecho con el mensaje delmonarca tras el referéndum del 1 de octubre.

Por su parte, NC Report realizó recientemente un estudio en el que se analizaron algunas cuestiones más de fondo. Además de dar una valoración de 7,2 sobre 10 a Felipe VI, un 60,5% de las 600 personas encuestadas en su estudio se decantaron por considerar innecesaria una consulta para elegir entre monarquía y república, opción solo respaldada por el 29,8% de los preguntados.

Roberto Barbeito, doctor en sociología por la Universidad Rey Juan Carlos (y que en otro tiempo fue director técnico del instituyo de investigaciones sociológicas Tábula V) afirma que la mayoría de estudios privados sobre la monarquía no ofrecen garantías suficientes para sacar conclusiones fiables sobre sus niveles de aceptación. “La mayor parte de encuestas que realizan los medios tienen unas limitaciones metodológicas muy grandes, con unas bases muestrales pequeñitas que habitualmente son consultadas por teléfono, lo que puede dar lugar a importantes márgenes de error”, afirma.

Además, este sociólogo destaca que los resultados de estas encuestas suelen estar condicionadas por la elección y formulación de las preguntas, sobre todo teniendo en cuenta que “en las pocas ocasiones que se pregunta” se suele apuntar más a “valoración de actuaciones concretas” que “a la aceptación de la institución”.

La parálisis del CIS

En ese sentido, Barbeito apunta que el CIS es el organismo con mayor capacidad para proporcionar información “altamente fiable” sobre cualquier objeto de estudio. Sin embargo, el organismo renunció en los últimos años a analizar el clima de opinión en torno a la institución monárquica. Según recuerda Barbeito, el CIS investigó “muy poco” a lo largo de su historia sobre la monarquía. “En la época de la Transición se hicieron algunos estudios monográficos y luego en los años 90 también”. Pese a la falta de tradición, sigue considerando “llamativo” que los años de nuevo reinado de Felipe VI no hayan sido un objeto de estudio preferente, sobre todo si se tiene en cuenta el clima de cuestionamiento del sistema institucional español, que encuentra su mayor exponente en la crisis catalana.

Belén Barreiro, exdirectora del CIS y directora de la empresa demoscópica MyWord, recuerda que el ente público no tiene obligación de preguntar sobre la monarquía, ya que lo único regulado sobre su actividad tiene que ver con la publicación de barómetros de intención de voto. “No está escrito en ningún lado que tengas que preguntar por la monarquía en un momento u otro”, resume antes de opinar que a ella le parecería correcto incluir investigaciones sobre la corona “sí o sí” de manera periódica.

En un sentido similar se expresa José Pablo Ferrándiz, que achaca la falta de preguntas del CIS sobre la monarquía a la rigidez del instituto público. “Como todo organismo público, todo es muy burocrático y no muy dado a realizar cambios”, apunta antes de recordar que la cuestión monárquica no es la única en la que el CIS mostró incapacidad tomar el pulso a la actualidad. Como ejemplo esa falta de cintura, Ferrándiz recuerda que hubo una época en la que el CIS no preguntaba sobre Albert Rivera y Pablo Iglesias porque no eran diputados electos, aunque su presencia en el debate público era constante.

Cuando el CIS cuestiona sobre la monarquía, suele hacerlo bajo el paraguas de una pregunta sobre valoración de instituciones, en la que los encuestados deben calificar en una escala de 0 a 10 a entes como el Gobierno, las Fuerzas Armadas, los medios de comunicación, los sindicatos o la Corona. En esa escala, 0 significa “ninguna confianza en la institución” y 10 quiere decir que el encuestado tiene “mucha confianza”.

La última vez que se incluyó esta pregunta en un estudio del CIS, la monarquía obtuvo una nota de 4,34, lo que supone un suspenso pero mejora a la confianza otorgada a instituciones como el Gobierno (2,77), el Parlamento (2,83) o la Iglesia Católica (3,61). Especialmente llamativo es que un 21,7% de las personas preguntadas en aquella ocasión otorgaran un 0 a la institución. En abril de 2014, la monarquía obtuvo su segunda valoración más negativa a nivel histórico (3,73), no muy lejos del récord negativo de 3,68 marcado un año antes, en abril de 2013. Es decir, las preguntas sobre la monarquía en el CIS cesaron tras un breve repunte de popularidad precedido por unos de los peores datos de su historia.

A falta de conocer nuevos datos a nivel nacional, algunos estudios realizados en clave autonómica mantienen esta tendencia. Por ejemplo, el Euskobarómetro relativo al mes de octubre otorgaba al rey, en una pregunta similar a la formulada por el CIS, una valoración de 2,7 puntos sobre 10. Del mismo modo, en el último barómetro del Centre de Estudis d’Opinió (dependiente de la Generalitat), los catalanes calificaron a la monarquía con un 1,82. Entre los datos de este estudio destaca que seis de cada diez catalanes (60,3%) dijeron no tener ningún tipo de confianza en la Corona, otorgando a la institución una calificación de 0 puntos. En total, el 77,9% de los encuestados dieron a la monarquía un suspenso.

“Las encuestas son instrumentos de acción política”

En cualquier caso, las preguntas sobre la valoración de la monarquía, incluso cuando son formuladas por organismos tan solventes como el CIS, no terminan de ofrecer una idea fiel sobre cuál es el sentir de la opinión pública. “Llevamos prácticamente quince años en los que apenas el CIS ha preguntado por estas cuestiones y, cuando lo hizo, fue mediante esa pregunta de valoración de instituciones”, recuerda Roberto Barbeito.

Aunque el indicador se llama de valoración de instituciones, en el fondo lo que mide es la “confianza” que se tiene sobre el ente en cuestión, algo que según este sociólogo “no sabemos muy bien lo que significa”. A su modo de ver, esta pregunta “no es especialmente válida” ya que en términos técnicos no permite analizar “la legitimidad de la institución”. “Tampoco nos permite saber si realmente la gente considera la monarquía parlamentaria como una fórmula de organización política del Estado más valorada que otras alternativas”, añade.

A modo de conclusión, Roberto Barbeito recuerda que, “las encuestas son instrumentos de acción política” ya que el hecho de preguntar sobre cualquier cuestión significa “darle más realce”. En este sentido, este sociólogo llama la atención sobre “el poderoso efecto consenso de las encuestas”, por el que se “inducen la idea de que hay una mayoría que piensa de determinada manera, cuando no necesariamente tiene que por qué tiene que ser así, ya que puede haber asuntos más preocupantes no recogidos en los cuestionarios”.  https://www.publico.es/politica/monarquia-institucion-encuestas-preguntan-mal.html

kaosenlared.net/el-cis-y-los-medios

 

El final para el Valle de los Caídos que ya propuso Hollywood

La película Jaguar Lives!, una coproducción hispano estadounidense de 1979, termina una persecución en el Valle de los Caídos con explosión incluida. El Gobierno tiene ya el “sustento jurídico” para sacar a Franco del Valle de los Caídos

explosion-cruz-valle-caidos_ediima20180817_0620_19

El Valle de los Caídos ha vuelto al centro de la atención mediática a raíz de la propuesta del Gobierno socialista de sacar los restos del dictador Francisco Franco. El futuro del conjunto monumental es un misterio, pero a finales de los años 70 una coprodución hispano estadounidense ya propuso un final para el Valle.  La película Jaguar Lives!, rodada parcialmente en Madrid, también cuenta con otros exteriores en diferentes puntos de la geografía española.

En la película, el agente especial Jonathan Cross, cuyo nombre en clave es Jaguar, intenta salvar al mundo de un malvado estafador (Christopher Lee) y de su cuadrilla de traficantes. En el reparto se encuentran varios actores de renombre de la época como Joe Lewis, Christopher Lee, Donald Pleasence y Barbara Bach, Capucine, Woody Strode y John Huston.

No obstante, a pesar del género de acción y de contar con numerosas secuencias de artes marciales, en la inusual coproducción entre Estados Unidos y España dirigida por el norteamericano Ernest Pintoff, llama la atención su escena inicial, una persecución que termina en el Valle de los Caídos con una explosión de la gran cruz y del monumento. Tras la enorme explosión un satélite ronda la tierra.

ETIQUETAS: Valle de los Caídos,    Hollywood

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCTOR GOOGLE

Estadísticas del blog

  • 13.502 visitas

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

Follow L'esquella de la torratxa on WordPress.com

Sígueme en Twitter

Mi Comunidad

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: