Las formas en el Congreso

el-padrino-cc-e1490687871901

Jaime Richart | Rebelión |

El siguiente escrito puede servir como piedra de toque para que se vean las enormes diferencias entre unas mentes y mentalidades y otras, y la muy diferente manera de ver e interpretar la realidad de unos y otros viviendo todos en un mismo país zurcido a la fuerza…

Hay gentes, como leo en El País, que dicen como si fueran oráculos que “los Parlamentos son lugares para la articulación política y están dotados de un ceremonial. A sus señorías se les exige corrección, respeto y compostura. A no ser que, como dijo el ex presidente del Congreso Manuel Marín, se pretenda transformar la Cámara baja en una “taberna”…

Gentes que es evidente para nada atisban que España ni es una ni es grande ni es libre, como pretende el grito de la falange española y el lema del caudillismo español, y por eso a partir de ahí siguen recurriendo a lo que para otros es una cadena de disparates, de incorrecciones, de falta de respeto y de incomposturas. Pues quieren ignorar que en España hay tantas españas como sensibilidades y tantas sensibilidades como territorios donde existe la conciencia de que vivir juntos y la voluntad política les configura en una nación (Jellinek); lo digan o lo reconozcan o no las leyes o una Constitución que en el fondo responden a ese grito. Esto lo testimonia también la tan diferente manera de enfocar los problemas y las posibles soluciones para la sociedad excluida, así como tan diferentes objetivos y prioridades para unos partidos políticos, y los objetivos y prioridades de esos otros, los de miembros del partido del gobierno español que, no son otra cosa que oportunistas, como cuando dijo uno de ellos hace años: “he ido a la política a forrarme”. 

Pero también, como no podría ser de otro modo en este extraño y puñetero país, periódicos, radios y televisiones reflejan tan extremas sensibilidades ante la gobernación, la política, la pobreza y la distribución de la riqueza… al priorizar las “formas” y el modo de interpretar la “corrección” y la “compostura” en el hemiciclo que reclaman los custodios y los templos de la divinidad o de la justicia, sobre la importancia del fondo de cada grave problema. Si este país fuese “normal”, las formas complementarían magníficamente su estampa. Pero España es un muladar y un avispero de lo dicho, de sensibilidades…

Es cierto que guardar las formas es imprescindible aunque sólo sea para entenderse quienes se supone se dan cita en una sala de justicia, en una tertulia de café, en un parlamento político o en un acto litúrgico de iglesia. Pero si las formas prevalecen sobre el fondo, si a las formas se les da un valor superior al fondo de la cuestión debatida, tratada o enjuiciada, el esperpento valleinclanesco no está en alterar esas formas que, por otro lado, siempre son susceptibles de interpretación, sino en dar más importancia al protocolo de la horca o de la silla eléctrica que a la aberración de condenar y ejecutar quizá a un inocente.

Que en el parlamento español hay un ejército de abusadores (unos protagonistas y otros cómplices de ladrones de lo público que, por “las formas” de un escrutinio, para muchos incluso fraudulento, están ahí por la gracia de dios, por el apoyo de una conferencia episcopal, por tejemanejes electorales y por la debilidad mental de millones de votantes) es un hecho incontrovertible para cualquier observador neutral, sea nacional o internacional.

Y que por eso mismo ya el parlamento español se parece mucho más a una corrala o, como dice un ex presidente del Congreso, a una taberna. Y no sólo eso, es que es enorme el contraste entre la mentalidad y la catadura de la parte principal de los diputados que representan al pueblo español que interpretan “las formas” en detrimento del fondo de los temas debatidos, y la mentalidad de quienes siendo una minoría convencional representa a otra gran parte de ese mismo pueblo español y exigen para ella el respeto que los otros le niegan.

De modo que si enumerar con el diccionario de la lengua en mano una serie de vocablos y expresiones que denominan la actitud de un gobernante que sobra aunque sólo sea por su actitud habitual, es de taberna, esa exposición supone un homenaje al espíritu de “la taberna”, e incluso al espíritu del prostíbulo donde la mayoría de meretrices está allí porque no puede de otra manera comer ni dar de comer a su hijo, pues el Congreso español también pudiera recordarnos a uno de ellos en determinadas condiciones…

En todo caso muchos creemos que el respeto a “las formas” llega después de haber demostrado los que las reclaman que su comportamiento en el desempeño de la función pública ha sido correcto o al menos no merece desprecio o persecución por haber hundido en la miseria y en su propio provecho, a grandes mayorías.

Por lo que dense con un canto en los dientes sus señorías de la ortodoxia y de la preocupación por las formas, con que toda esa población que permanece indignada porque sus señorías no hacen más que dar pábulo a su indignación, no se decidan de una vez a tomar los palacios de invierno y les condenen a todas ellas de por vida a bajos menesteres con grilletes. Porque motivos no les faltan. Y callen cuando otros parlamentarios rompen, según su idea, “las formas” ortopédicas impuestas por personajes que no han hecho ni hacen otra cosa que blindar su ideología desvalijadora, y blindarse a sí mismos y su futuro. Esmérense sus señorías en manejar las suyas -entre las que figuran los frecuentes insultos desde las bancadas del hemiciclo-, con el cinismo y la flema acostumbrados de quienes solapan su canallismo en protocolos y liturgias. Pues al no merecer respeto sus señorías exigentes, tal exigencia se convierte en otra burla más para las otras. Como sarcasmo sería permitir que el violador reclamase a la víctima respeto a “las formas” de la denuncia  de su violación…

Jaime Richart, Antropólogo y jurista.

Fente: iniciativadebate.org/

Paraísos fiscales, la industria de la evasión de impuestos

El Ibex35 tiene 890 filiales en paraísos fiscales. Es necesario conocer el oscuro mundo de los paraísos fiscales, porque lo que hacen u omiten afecta a la ciudadanía. Mucho más de lo que uno se imagina. Y lo primero que hay que saber es cuánto dinero se oculta en los paraísos fiscales, también denominados cavernas financieras o cloacas fiscales.

paraicc81sos-fiscales-cc

Xavier Caño TamayoATTAC MADRID | El Salmón Contracorriente |

En función de los movimientos financieros conocidos, depósitos legales, extrapolaciones de transacciones y otros factores, varias consideraciones apuntan a que es muy probable, como denuncia la organización global Tax justice network (Red de Justicia Fiscal), que las grandes fortunas y corporaciones oculten en los paraísos fiscales de 21 a 32 billones de dólares de activos financieros y sus correspondientes movimientos y transacciones. Ocultación que significa que no pagan impuestos.

Esa masiva y continua evasión de impuestos provoca desde hace tiempo la progresiva flaqueza de las arcas públicas. Los estados recaudan menos del mínimo necesario y recurren a endeudarse, pero la deuda pone lo público a merced de poderosos acreedores, porque la deuda y especular con ella ha devenido negocio de grandes bancos, fondos de inversión y macro-fortunas.

Investigadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) consideraban en julio de 2015 que solo la transferencia de beneficios de empresas multinacionales a paraísos fiscales costó a los países empobrecidos (denominados ’en vía de desarrollo’), más de 210.000 millones de dólares anuales. Y ese es un cálculo que peca de prudencia.

Según The Wall Street Journal, las empresas estadounidenses ocultan cientos de miles de millones de dólares de sus grandes beneficios y las 60 mayores desvían hasta el 40% de sus ganancias a paraísos fiscales para no pagar impuestos en EEUU. En tanto que The Guardian denuncia que más de 170.000 millones de libras esterlinas de los más ricos del Reino Unido están ocultos en el extranjero. Ocultación de la que deriva la correspondiente evasión de impuestos.

Un volumen enorme de dinero se mueve por esas guaridas financieras que son los paraísos fiscales. Impuestos evadidos o eludidos en países empobrecidos por poderosas multinacionales como Google, Amazon, Microsoft, Mc Donald, Apple… Del Reino de España cabe señalar que las grandes empresas españolas que cotizan en Bolsa en el exclusivo Ibex35 tienen 890 filiales en paraísos fiscales. Para no pagar los impuestos debidos, por supuesto. ¿Por qué otra razón estarían allí? Esa ocultación supone al final cientos de miles de millones de dólares o euros no declarados e impuestos evadidos. Y los impuestos evadidos suponen un constante deterioro y reducción de los servicios públicos y del bien común así como la vulneración sistemática de los derechos de la ciudadanía.

El investigador Xavier Harel, en su obra “La grande évasion: le vrai scandale des paradis fiscaux”, expone que del 30% al 40% de impuestos evadidos de los llamados países ’en desarrollo’ se oculta en paraísos fiscales. Y, según el analista financiero Marco Antonio Moreno,“multimillonarios y grandes empresas ocultan más de un tercio del PIB mundial en paraísos fiscales. En unos cincuenta paraísos fiscales se ocultan más de 22 billones de dólares”. Y no pagan impuestos.

En Francia, solo la décima parte de grandes empresas pagan los impuestos que les corresponden por sus ganancias. Y en Reino Unido, en 2005 y 2006, 466 empresas de las 700 mayores del país apenas pagaron entre todas 15 millones de libras en impuestos por beneficios. Las otras 436 grandes empresas restantes simplemente no pagaron y no consta que no tuvieran beneficios. Impuestos eludidos y evadidos suman en la Unión Europea más de 210.000 millones de euros anuales, según estimación muy prudente de la OCDE. Pero según Global Financial Integrity, América Latina perdió en los últimos diez años un billón cuatrocientos mil millones de dólares por impuestos evadidos.

Según informe de Oxfam-EEUU (Broken at the Top, abril de 2016), la evasión y elusión fiscal de empresas multinacionales le cuesta a EEUU 138.000 millones de dólares anuales, mientras los países explotados y empobrecidos pierden 125.000 millones de dólares al año por impuestos evadidos de grandes empresas. Dinero robado en definitiva, o hurtado, si se prefiere, porque evadir impuestos es hurtar a la ciudadanía. ¿O acaso no pagar los impuestos debidos no es apropiarse sin usar violencia de bienes ajenos contra la voluntad de sus dueños (el Estado, la ciudadanía)?

Para concretar la pérdida grave que es evadir impuestos, James S. Henry (ex economista-jefe en McKinsey, autor de Banqueros Sangrientos) calcula que los 21 billones de dólares no declarados y ocultos en paraísos fiscales, con un posible rendimiento del 3% y un moderado 30% de impuesto generarían 190.000 millones de dólares para los estados. Y, si el dinero oculto en paraísos fiscales fuera el de la estimación más alta de dinero escondido en los paraísos, 32 billones de dólares, los impuestos evadidos recuperados rentarían entonces 280.000 millones. Solo gravando el impuesto sobre las rentas del trabajo, el IRPF. Impuestos por plusvalías, herencia y otros aportarían aún más.

La evasión de impuestos es una industria, un sector económico. Los cuantiosos beneficios ocultos de las multinacionales viajan, por ejemplo, de Francia, Italia, Alemania o España a Irlanda, donde el tipo máximo de impuesto de sociedades es el 12%. De Irlanda se desplazan a Holanda (1% de tasa) y de Holanda se envían a las Islas Vírgenes, Delaware o similar, donde no pagan.

El resultado final es que quienes más consiguen y acumulan más riqueza apenas pagan impuestos. Y algo muy importante: esas transferencias son posibles por la complicidad de una nutrida legión de intermediarios, directivos de bancos, asesores fiscales y gabinetes jurídicos.

Habría que empezar a actuar contra todos, contra toda esa industria evasora. Si se busca con tenacidad, se encontrarán resquicios y brechas por donde atacar.

Fuente: /iniciativadebate.org/

Salarios menguantes, capital creciente

arton123901

Los recientes signos de salida de la crisis son epifenómenos de la onda larga neoliberal de las últimas décadas, que favorece al capital a costa de la mayoría trabajadora. La pérdida de poder adquisitivo de los salarios contrasta con el meteórico ascenso del stock de capital, dando lugar a una sociedad cada vez más escindida.

Salarios oscilantes, con tendencia general a la baja

Según la última Estadística de Salarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria /1, el salario medio percibido en España en 2015 creció el 1,6 %, después de registrar 12 puntos de bajada en los cinco años precedentes. Desde que se inició la publicación de esta Estadística en 1992, la retribución media ha experimentado varias oscilaciones en función del ciclo económico: descenso hasta 1999, aumento hasta 2009, nuevo descenso hasta 2014 y ligero repunte en 2015. En el corto plazo asistimos a subidas y bajadas de los salarios pero la evolución en el largo plazo ha sido claramente negativa, con undescenso del poder adquisitivo del salario medio del 10 %. En 2015 un trabajador medio ganaba dos mil euros menos que 23 años antes (Gráfico 1).

Gráfico 1. Evolución del salario medio en España (1992-2015)

gra_fico_2

¿Cómo es posible esta bajada del salario medio cuando tanto el PIB de España como el consumo han crecido más del 60 % en el mismo período? Hay al menos tres líneas de explicación:

  • La correlación de fuerzas entre sindicatos y empresarios, que se ha decantado a favor de estos últimos, apoyados además por la política económica y las reformas laborales del gobierno (recortes a la negociación y a los derechos laborales, contención salarial y anulación de pagas extras a los funcionarios, etc.).
  • El aumento del empleo, y por tanto de la masa salarial, pues, aunque en el ciclo de crisis se perdieron 3 millones de empleos, en el conjunto del período recogido por la AEAT (1992-2015) el empleo ha aumentado en 6 millones y la masa salarial en un 43 %/2, ya no tan lejos del crecimiento del PIB.
  • Y la expansión del crédito, que ha permitido garantizar ciertos niveles de consumo en un marco de estancamiento salarial. El endeudamiento de los hogares en España ha aumentado un 163 % entre 1994 y 2015 /3, lo que ha engordado el negocio del crédito bancario en medio billón de euros.

La desigualdad entre los salarios ha sido muy grande a lo largo de todo el período y se ha agudizado con la crisis: si en 2007 una de cada cuatropersonas asalariadas (26,9 %) cobraba por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en 2015 ya es una de cada tres (34,3 %). El Gráfico 2 recoge las diferencias de salario por tramos en 2015. En los polos extremos se sitúan los 8 millones de personas con salarios inferiores a mil euros al mes (<1,5 SMI), frente a las 137 000 que ganaron por encima de 10 SMI (percepción media de 152 223 euros/año,26 veces más que los primeros).

Gráfico 2. Diferencias salariales por tramos en 2015

gra_fico_1

La desigualdad salarial atraviesa toda la estructura social. Por comunidades autónomas, Madrid es la más desigual y Baleares la que menos. Las mujeres tienen un salario medio un 22 % inferior a los hombres. La mano de obra extranjera un 46 % inferior a la autóctona. Y las personas asalariadas con menos de 26 años ¡un 71 % menos que quienes superan esa edad! Este tramo juvenil es el que se ha visto más afectado por la crisis pues sus salarios se han reducido desde 2007 un 38 %, el doble que en el tramo siguiente de 26 a 35 años (-21 %), y el cuádruple (-11 %) que en los mayores de 35 años.

Expansión del capital, cada vez más transnacional

En contraposición a los salarios, el valor monetario de las acciones empresariales (cotizadas y no cotizadas en Bolsa) ha pasado de 0,5 a 2,6 billones de euros, siempre en valores constantes (Gráfico 3). La evolución no ha sido lineal: dos etapas de elevadísimo crecimiento en los años precedentes a las crisis de 2002 y 2008, una fase de estancamiento entre 2009 y 2012, y un nuevo despegue de menor intensidad a partir de 2013. No obstante, en el largo plazo la tendencia ha sido claramente positiva pues el capital empresarial establecido en España se ha multiplicado por cinco, en claro contraste con la congelación de los salarios.

Gráfico 3. Evolución del capital accionarial en España (1994-2015)

gra_fico_3

Sin considerar el componente especulativo de las bolsas de valores, que provoca fuertes subidas y bajadas en el corto plazo, existen dos motivos principales para explicar el crecimiento meteórico del capital, ocho veces superior al del PIB entre 1994 y 2015. Por una parte, la reinversión de una parte de los beneficios, siempre superiores a 300 000 millones de euros anuales en el período considerado; por otra, el crecimiento de la inversión extranjera en España:

  • El excedente de explotación bruto de las empresas españolas, según la Contabilidad Nacional de España, se ha situado entre el 41 y el 44 % del PIB entre 1995 y 2015 (media anual de 426 000 millones de euros, en valores constantes de 2015). Una cantidad enorme de dinero que permite a la minoría social que detenta la propiedad de las empresas, no sólo un nivel de vida muy superior al resto de la población, sino una continua ampliación del stock de capital, es decir, de su patrimonio financiero.
  • Según un estudio elaborado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) y Telefónica, la inversión extranjera controlaba en 2014 el 43 % de las acciones cotizadas en la Bolsa y el 23,4 % de las no cotizadas. la inversión extranjera en empresas cotizadas españolas se mantuvo en torno al 35 % entre 1994 y 2005, tuvo su valor más bajo en 2006 (32,6 %) y creció algo más de diez puntos a raíz de la crisis, hasta alcanzar el 43 % en 2014. Por su parte, las acciones no cotizadas en poder de inversores extranjeros pasó del 17 % en 2006 al 23,4 % en 2014. En conjunto, la inversión extranjera controla el 37,2 % de la industria española, el 21,4 % del comercio y el 17,4 % del sector servicios.

Esta evolución no difiere de la experimentada por el capital europeo en las últimas décadas, que tuvo crecimientos muy abultados antes de la crisis de 2008, en paralelo con dos de los ejes del capitalismo neoliberal: la privatización masiva de servicios públicos (primero en Reino Unido y luego en Europa continental) y la globalización creciente de la economía. La inversión extranjera en los países de la Unión Europea ha pasado de un 10 % en 1975 al 38 % en 2012 (Who owns the european economy?). Los principales acreedores de capital, según este estudio, ya no son los estados ni las empresas o bancos de ámbito nacional sino los grandes fondos de inversión, los “productos paquete” (fondos de seguros y de pensiones) y las corporaciones transnacionales, ahora llamadas “empresas mundiales”, que eluden el fisco a través de una maraña de filiales establecidas en paraísos fiscales y países refugio (destacando Luxemburgo e Irlanda en el caso europeo). “En los últimos 15 años la inversión hacia paraísos fiscales a nivel mundial se ha multiplicado por cuatro. España no es una excepción, y en 2015 los flujos hacia España desde paraísos fiscales han aumentado en un 27,4 % con respecto a 2014, lo que supone un 66 % del total de la inversión que entra en nuestro país. Esto se debe a un cambio en la regulación, que hace que los beneficios de las empresas obtenidos en el extranjero casi no tributen en ese país” (Intermon-Oxfam).

Apogeo neoliberal a costa de la mayoría social

En conclusión, los grandes acreedores de acciones empresariales, entre los que tienen cada vez más peso los mercados transnacionales de deuda, han logrado orientar la política económica española al servicio de la revalorización del propio capital, que se ha multiplicado por cinco en las últimas dos décadas a costa de las rentas salariales y del erario público. Como señala Albert Recio, “la nueva oleada de inversión exterior basada en fondos de inversión… ha reforzado el objetivo de rentabilidad a corto plazo y favorecido las actividades depredadoras” /4.

Esta forma de funcionamiento de la economía, como hemos recogido en otro lugar, se corresponde con la onda larga neoliberal que se inició en los países occidentales en los años setenta del siglo pasado, después de la etapa fordista de la segunda postguerra mundial. La desaceleración de la productividad se saldó con el estancamiento o disminución del salario real en casi todos los países, en paralelo con un incremento correlativo de la tasa de ganancia del capital. Y se tradujo, desde el punto de vista social, en una mayor desigualdad en el plano nacional e internacional, con una minoría acaparadora de la renta y la riqueza, y una exclusión creciente de los sectores más frágiles. Al interior de esta onda larga neoliberal se suceden crisis periódicas, con ciclos más o menos cortos de avance y retroceso, que son la forma que tiene este sistema capitalista para salir al paso de sus inevitables conflictos.

https://barometrosocial.es/archivos/1366

Notas:

1/ Esta estadística de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Ministerio de Hacienda) recoge de forma completa las tres principales fuentes de ingresos de las familias trabajadoras en la economía formal o declarada: salarios, pensiones y prestaciones de desempleo (no incluye País Vasco y Navarra). Tales ingresos se recogen en cómputo anual y se presentan de forma “agregada” y “por persona”. En <href=”#more-1101″>otro lugar hemos defendido el valor de esta fuente para conocer la evolución general de los salarios “formales” o declarados a Hacienda ya que, aun teniendo algunas limitaciones, recoge de forma más completa a la población asalariada que la Encuesta de Estructura Salarial.

2/Ver serie de base del Indicador 11 de Empleo.

3/Ver Gráfico 3 del Indicador 2 de Renta y Patrimonio.

4/ Recio, A., Poder económico y crisis en España”, Mientras Tanto y Viento Sur, 2017.

Fuente: iniciativadebate.org/

El FBI recoge y utiliza fotos de la mitad de los adultos estadounidenses sin su consentimiento

El 80% de las fotos de la red que utiliza el FBI para su tecnología de reconocimiento facial son registros no criminales, incluidas imágenes de carnés de conducir y pasaportes. Los algoritmos utilizados para identificar coincidencias son incorrectos en alrededor del 15% de los casos. 

exagente-fbi-condenado-filtraciones-ap_ediima20131115_0031_18

El FBI ha llegado a acuerdos con 18 estados diferentes para obtener acceso a sus bases de datos de fotos de carnés de conducir. EFE

Las fotografías de aproximadamente  la mitad de los adultos estadounidenses están almacenadas en bases de datos de reconocimiento facial a las que puede acceder el FBI sin su conocimiento o su permiso en la búsqueda de criminales sospechosos. Alrededor del 80% de las fotos de la red del FBI son registros no criminales, incluidas imágenes de carnés de conducir y pasaportes. Los algoritmos utilizados para identificar coincidencias son incorrectos en alrededor del 15% de los casos y es más probable que identifiquen erróneamente a un afroamericano que a un blanco.

Estos son solo algunos de los hechos irrefutables presentados la semana pasada en la audiencia de un comité de la Cámara de Representantes. Allí, políticos y activistas en defensa de la privacidad criticaron al FBI y pidieron una mayor regulación de la tecnología de reconocimiento facial en un momento en el que entra sigilosamente en las fuerzas de seguridad y en las empresas.

“La tecnología de reconocimiento facial es una poderosa herramienta que pueden utilizar las fuerzas de seguridad para proteger a la gente, su propiedad, nuestras fronteras y nuestra nación”, declaró el presidente del comité, el congresista republicano Jason Chaffetz, que añadió que en el sector privado puede ser utilizada para proteger las transacciones financieras y prevenir el fraude o el robo de identidad.

“Pero también puede ser utilizado para perseguir y acosar a otras personas. Se puede usar para limitar la libertad de expresión y asociación atacando a las personas que acudan a determinados encuentros políticos, protestas, iglesias u otro tipo de lugares públicos”, explicó Chaffetz.

La tecnología de reconocimiento facial a tiempo real –que permite a cámaras de vigilancia o dispositivos en los uniformes de los agentes escanear las caras de la gente que camina por la calle– es, de acuerdo con el presidente del comité, “más preocupante”. “Por estas y otras razones, debemos llevar a cabo una supervisión adecuada de esta tecnología emergente”, añadió.

“Ninguna ley federal controla esta tecnología y ninguna decisión judicial la limita. Esta tecnología no está bajo control”, señala Álvaro Bedoya, director ejecutivo del centro de privacidad y tecnología de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown.

El FBI lanzó su innovadora base de datos biométrica, llamada Identificación de Siguiente Generación, en 2010, dando mayores capacidades, incluido el reconocimiento facial, a la vieja base de datos de huellas dactilares. La agencia no informó al público de sus nuevas capacidades y tampoco publicó en cinco años una evaluación –exigida por ley– del impacto en la privacidad.

Fallos contra los afroamericanos

A diferencia de lo que ocurre con la recogida de huellas dactilares y ADN, que se realiza tras una detención, las fotos de civiles inocentes se recogen de manera proactiva. El FBI ha llegado a acuerdos con 18 estados diferentes para obtener acceso a sus bases de datos de fotos de carnés de conducir.

“Estoy realmente horrorizado”, afirma Paul Mitchell, congresista de Michigan. “Cuando renové mi carné de conducir no se me informó de que mi fotografía iba a estar en un archivo que podría ser consultado por las fuerzas de seguridad en todo el país”.

El año pasado, la oficina de rendición de cuentas estadounidense (GAO) analizó el uso del FBI de la tecnología de reconocimiento facial y halló una  falta de rendición de cuentas, de precisión y de supervisión y realizó algunas recomendaciones para solucionar el problema.

Una de las preocupaciones clave es cómo mide el FBI la precisión de su sistema, particularmente el hecho de que no revisa los falsos positivos ni el margen de error racial. “No sabe con qué frecuencia el sistema identifica al sujeto equivocado”, explica Diana Maurer, de GAO. “Gente inocente puede enfrentarse a una falsa acusación e incluso a tener investigadores federales en su casa o su lugar de trabajo”.

El reconocimiento impreciso afecta desproporcionadamente a las personas negras, de acuerdo con los estudios. Los algoritmos no solo son menos precisos en la identificación de caras de afroamericanos, sino que estos son objeto de reconocimiento facial por parte de la policía en una proporción dispar.

“Si eres negro, es más probable que seas sometido a esta tecnología y es más probable que la tecnología se equivoque”, aseguró Elijah Cummings, congresista por Maryland que pidió al FBI que examine el sesgo racial de su tecnología. El FBI afirma que esto es innecesario porque el sistema es “no está condicionado por cuestiones raciales”.

“Esta respuesta es muy preocupante. En lugar de llevar a cabo un examen que demuestre si estas preocupaciones tienen o no credibilidad, el FBI prefiere ignorar las crecientes evidencias de que la tecnología tiene un impacto desproporcionado en afroamericanos”, afirmó Cummings.

La tecnología comercial, mucho más desarrollada

Kimberly Del Greco, subdirector adjunto de información de justicia criminal del FBI, explicó que el sistema de reconocimiento facial del FBI “ha mejorado la capacidad de resolver delitos” y destacó que el sistema no es utilizado para identificar sospechosos con total seguridad, sino para generar “investigaciones”.

Hasta las empresas que desarrollan tecnología de reconocimiento facial creen que esta tiene que estar más controlada. Brian Brackeen, consejero delegado de Kairos, señala a the Guardian que no está “cómodo” con la falta de regulación. Kairos ayuda a los estudios de cine y a las agencias de publicidad a estudiar la respuesta emocional a su contenido. También facilita reconocimiento facial en parques temáticos para permitir a la gente encontrar y comprar sus fotos.

Brackeen explica que los algoritmos utilizados en el espacio comercial están “a cinco años” de los que utiliza el FBI y que son mucho más precisos. “Tiene que haber protecciones a la privacidad de los individuos”, indica.

Debería haber normas estrictas sobre cómo pueden las empresas privadas trabajar con el Gobierno, señala Brackeen, especialmente cuando las empresas como Kairos están creando buenas y abundantes bases de datos de rostros. Kairos se niega a trabajar con el Gobierno por sus preocupaciones sobre cómo su tecnología podría ser utilizada para vigilancia biométrica. “Actualmente, la única razón que impide a Kairos trabajar con el Gobierno soy yo”, añade. El FBI ya tiene plenos poderes para hackear dispositivosEl FBI va a investigar los vínculos de Donald Trump con Rusia, ¿y ahora qué?

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

ETIQUETAS: The Guardian,América, Estados Unidos,privacidad, FBI

La Audiencia Nacional condena a un año de cárcel a Cassandra por los tuits sobre Carrero Blanco

Durante el juicio defendió que todos sus comentarios sobre Carrero Blanco eran en clave de humor, simples chistes que no tenían otra intención. El tribunal considera que suponen “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” y la condena por humillación a las víctimas.

cassandra-audiencia-nacional-enaltecimiento-terrorismo_ediima20170322_0303_23

La tuitera Cassandra, en el banquillo de la Audiencia Nacional acusada de enaltecimiento del terrorismo EFE

La Audiencia Nacional ha condenado a un año a la tuitera Cassandra Vera de por delito de humillación a las víctimas del  terrorismo. El tribunal considera que sus comentarios constituyen “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a personas que han sufrido “el zarpazo del terrorismo”,  y supone una actitud irrespetuosa y humillante.

Entre los comentarios que han motivado la sentencia condenatoria,  “Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella” o “¿Carrero Blanco también regresó al futuro con su coche?”. En total 13 tuits, todos comentarios irónicos y chistes. La sentencia está firmada por los magistrados Juan Francisco Martel (que ha sido el ponente), Carmen González y Teresa Palacios.

Cassandra durante el juicio que todos sus comentarios sobre Carrero Blanco eran en clave de humor, simples chistes que no tenían otra intención. “Eran expresiones que se llevan haciendo a lo largo y ancho de toda España durante muchísimo tiempo”, explicó. Aunque la Fiscalía pedía inicialmente una condena de más de dos años, rebajó esa petición a uno durante el juicio.

Esta joven murciana de 21 años insistió en los chistes que tuiteó se hacen habitualmente: “En multitud de sitios de internet, en el día a día, o por figuras de autoridad como mi profesor de Historia”. Ha insistido en que esos comentarios nunca pueden ser entendidos como enaltecimiento del terrorismo.

El tribunal no comparte esta argumentación. En la sentencia señalan que esa línea de defensa no resulta creíble: “Sus frases, adicionadas la mayoría de las veces con elocuentes imágenes, refuerzan aún más su carácter de descrédito, burla y mofa a una víctima del terrorismo”

Cassandra también argumentó que el asesinato de Carrero Blanco se produjo 30 años antes de su nacimiento. La Audiencia Nacional le responder que ese argumento tampoco es válido porque “la lacra del terrorismo persiste, aunque con menor intensidad, y las víctimas del terrorismo constituyen una realidad incuestionable, que merecen respeto y consideración, con independencia del momento en que se perpetró el sangriento atentado”.

Ese atentado, recuerda el tribunal “cegó la vida de otras dos personas, no tan relevantes pero también merecedoras de la misma deferencia”.

ETIQUETAS: Audiencia Nacional, libertad de expresión,enaltecimiento del terrorismo,Twitter, Luis Carrero Blanco

Susana Díaz y el regreso a la España del 92

El PSOE llevaba varios años huyendo hacia adelante y ahora ha decidido huir hacia atrás. El Susanato se ha presentado como si creyera que es posible recuperar los esplendores –hoy cuestionados– de la España de 1992. La España del 92 no es la de ahora, el mundo tampoco. Desde las altas torres no llegan a saber el malestar de una gran parte de la sociedad, su desencanto, la agresividad palpable ya fruto de la impotencia, las expectativas que van cayendo. 

socialistas-presentacion-candidatura-susana-diaz_ediima20170326_0312_22

Como si de un Fernando VII redivivo se tratase, hemos sido testigos de la peripecia que ha convertido a Susana Díaz, presidenta de Andalucía, en candidata al gobierno de España por el PSOE, si así se decidiera en primarias. De sus dudas o tiempos medidos, de las voces que corrían pregonando su advenimiento, de la entronización el domingo en Madrid haciendo gala de antiguas glorias del partido y de la unidad del aparato. Por fin, la deseada, se decidió, y la sala y la prensa oficial estalló en júbilo. 

Y, sin embargo, cuesta entender dónde se encuentra el carisma de la política andaluza. Ni por su gestión, ni por los votos menguantes, ni por la enjundia de su discurso. Algunos elogios a su persona, como los de su colega aragonés Javier Lambán, le hacen un flaco favor, pero apenas logran explicar la causa de esa apuesta indubitativa por Díaz, como la salvadora del PSOE.

Susana Díaz es, sin duda, la imagen que la derecha y todo el establishment tienen de lo que debe ser el socialismo del siglo XXI. Conservadora, católica y sentimental, y colaboradora con el sistema por muchas que sean sus injusticias. El mal menor, el eterno mal menor que ha hundido a la socialdemocracia en toda Europa. No hay más que ver los resultados de Holanda, en donde –tras apoyar al gobierno de derechas– han pasado de 38 escaños a 9. El que llamaron “efecto Schulz” en Alemania, también ha enfriado las expectativas por el momento. 

Lo que sí se observa es una empecinada confusión entre deseo y realidad. En todos los casos. Ignorando o queriendo ignorar los dramáticos resultados de esa ofuscación –para la sociedad, naturalmente– y sobre todo su papel en la gestación del desastre mundial que tiene a la ultraderecha en franca escalada. Un papel estelar compartido con los conservadores.

El PSOE llevaba varios años huyendo hacia adelante y ahora ha decidido huir hacia atrás. El Susanato se ha presentado como si creyera que es posible recuperar los esplendores –hoy cuestionados– de la España de 1992, simbolizada en esa Fila 0 de la proclamación. Hubo avances, desde luego, pero sin faltar esa eterna característica patria de emporcar cualquier logro.

En la España del 92 siempre parecía verano. Sevilla inauguraba la Exposición Universal como evento de proyección que traería un progreso, riqueza y empleo que no llegaron. Una espléndida fiesta lúdica en la que se invirtió cuantioso dinero público, se saldó con pérdidas, y dejó languidecer sus restos por desatención. Cuando creímos que Felipe González era socialista y los Borbones una familia moderna y feliz. Susana Díaz era, entonces, una joven adolescente que ingresaba en las filas de las Juventudes Socialistas para desarrollar toda su carrera profesional en el PSOE.

Siempre parecía verano. Como en las Olimpiadas de Barcelona, el estallido de luces en el que el clan Pujol vio la oportunidad de asentar su ingente fortuna, amasada entre comisiones y maletines viajeros. Cuánto se nos ha robado en España desde entonces. Cuánto se ha engañado a la sociedad.

Fue un año, bisiesto, en el que se conmemoraba el quinto centenario del descubrimiento de América. Entró en vigor el Tratado de Maastricht, de esta Unión Europea a la que se le escapan los países y la democracia. Desaparecida la URSS, Rusia vivía un golpe de Estado del efímero Boris Yeltsin. E Italia veía caer abatidos por las balas al juez Falcone y al fiscal anticorrupción Paolo Borsellino, en atentados perpetrados por la Mafia, la italiana.  

Nosotros nos distraíamos con la consola Super Nintendo y prometíamos serAmigos para siempre. Mientras se preparaba la  Macarena de Los del Río que fue éxito mundial al año siguiente. La España de la fiesta y el deporte estaba de moda.

En febrero, las protestas por la reconversión industrial llegaron en Murcia a la Asamblea Regional a la que, literalmente, prendieron fuego los manifestantes, pero de eso apenas nos enteramos. Al tiempo, se inauguraba el AVE –en el trayecto Madrid-Córdoba–, que ha convertido a nuestro país en el segundo del mundo en implantación, tras China. 

El Papa Juan Pablo II beatificaba al español José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, e inspirador de la ley Wert de educación que este mismo martes de 2017 defendía su autor en el Congreso desplazado desde París, ciudad en la que le tenemos becado por la gracia del PP.  

Los huracanes Andrew e Iniki causaban enormes daños, hoy sopla el Debbie y el presidente estadounidense Donald Trump desmantela los programas medioambientales contra el cambio climático. Son muchos los dirigentes, los países que van hacia atrás. 

La España del 92 no es la de ahora, el mundo tampoco. Por mucho que así lo sueñe el bipartidismo y sus soportes. La codicia desencadenó una crisis que pagan los más débiles. A un alto precio en muchos casos. La corrupción enmaraña nuestro presente como pesadilla interminable. Susana Díaz y sus seguidores creen que todavía se puede decir, sin rubor, que es “ respetar la democracia hacer posible el gobierno del partido más corrupto de la democracia. Demasiadas concomitancias en los oscuros sótanos. O hacer creer que no sucedió la expulsión y linchamiento del secretario general elegido en primarias, Pedro Sánchez, porque se oponía a sus planes. O que se puede seguir confundiendo el bien de la sociedad con el beneficio propio.

Desde las altas torres no llegan a saber el malestar de una gran parte de la sociedad, su desencanto, la agresividad palpable ya fruto de la impotencia, las expectativas que van cayendo. Esa España insalubre y desvergonzada que se ha ido gestando parece una condena a cadena perpetua que aplasta cuanto crece. Seguir engrasando las cerraduras parece la peor opción.

Fuente: eldiario.es/zonacritica/Susana-Diaz

La brecha cultural se ensancha en el Congreso

Las diferencias de vestimenta y estilos que implicó el estreno de Podemos en las Cortes deriva en un conflicto entre dos formas de entender el trabajo parlamentario. Frente al “hartazgo generalizado” que esgrime una parte de la Cámara, la otra constata un reagrupamiento de intereses conservadores tras Vistalegre 2. Pablo Iglesias: “Siento un enorme decepción por el papel que está desempeñando la presidenta del Congreso”.

rodriguez-gobierno-mariano-foto-efe_ediima20160113_0680_28

Ocurrió hace una semana y puede suponer un antes y un después en la relación entre los grupos mayoritarios del Congreso en esta legislatura. El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero  se plantó frente al ministro de Justicia, que ya ocupaba su escaño en el hemiciclo, para exigirle que tramite el indulto de su compañero de militancia Andrés Bódalo, encarcelado por una sentencia firme del Tribunal Supremo. La protesta se produjo segundos antes de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ocupara su lugar.

La sesión no había comenzado por lo que no está claro cómo se puede apercibir a Cañamero por su comportamiento. Una decisión que la Mesa ha pospuesto ante la falta de una unanimidad que no se va a alcanzar. Más allá del posible apercibimiento que el órgano de gobierno de la Cámara pueda determinar, el episodio ha servido para trazar una raya en el suelo que divide en dos a los 350 representantes de la soberanía nacional.

“Hay un ánimo general de hartazgo”, aseguran fuentes parlamentarias en alusión a Unidos Podemos y las escenificaciones que se producen en las sesiones parlamentarias. Desde el grupo confederal responden que es una forma de intentar desgastarles toda vez que la resolución de Vistalegre 2, opinan, ha permitido que su maquinaria funcione cada vez de forma más engrasada.

congreso-posible-apercibimiento-canamero-unanimidad_ediima20170328_0320_19

El gesto de Cañamero no es esencialmente distinto al de otros que se han producido en el Congreso. No solo en esta legislatura. Pero el carácter individual y el señalamiento de una persona del Gobierno en concreto, Rafael Catalá, han motivado la reacción de PP, PSOE y Ciudadanos.

“Tiene que haber un mínimo nivel”, reiteran las mismas fuentes parlamentarias. “No es una cuestión de reglamento, hay una mayoría de la Cámara que no le gusta nada lo que está pasando”, insisten. Se trata del “decoro”, del buen gusto. “Si no hay moderación en lo que se dice y cómo se dice, da igual el reglamento”, abundan. Y zanjan: “Nadie intimida a nadie sin que tenga repercusión”.

Las medidas contra Cañamero no saldrán por unanimidad, como quiere la presidenta del Congreso. Es la fórmula óptima para dotar de la máxima legitimidad a una decisión ante un hecho que no tiene precedentes: amonestar a un diputado por un hecho que formalmente se ha producido en el pleno pero sin que este hubiera arrancado.

Fuentes de Unidos Podemos-En Comú-En Marea confirman a eldiario.es que el respaldo a su diputado, si se aprueba cualquier tipo de sanción o incluso apercibimiento, será total. 

La brecha cultural que se abrió en enero de 2016 en una institución acostumbrada a la homogeneidad no ha hecho más que consolidarse y, en las últimas semanas, ensancharse. Las imágenes de los diputados del grupo confederal prometiendo la Constitución en pie y con una apostilla que conminaba a cambiar la Carta Magna provocaron una bronca el 13 de enero del año pasado. Pero en la Cámara se interpretó como un gesto entre exótico y adanista. Como la indumentaria de los nuevos diputados, las rastas de algunos representantes, el beso en la boca entre dos portavoces  o la presencia de un bebé en la primeras filas del hemiciclo durante una de las sesiones solemnes de las Cortes Generales.

Catorce meses después, elecciones e investidura de Mariano Rajoy mediante, los diputados más clásicos parecen haber comprendido que la escenificaciones no eran una cuestión puntual o de grupos minoritarios ansiosos por captar la atención de las cámaras de televisión durante unos segundos, sino todo un planteamiento político que entiende el Congreso como un nodo más del activismo social, quizá el más relevante por su capacidad legislativa.

El planteamiento tampoco es unánime en Unidos Podemos, en el Congreso, ni en su matriz, el partido que dirige Pablo Iglesias, o en el universo político articulado a su alrededor. Se pudo apreciar recientemente en el relevo al frente de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid. Una decisión con la que Manuela Carmena marca la línea de “lo culturalmente respetable” en una candidatura “enraizada en el activismo”.

En el grupo confederal son conscientes de que un exceso de gestos puede llevar a la teatralización o la espectacularización de la política. Esa tendencia ha sido criticada en reiteradas ocasiones por el coordinador federal de IU, Alberto Garzón. Y es un temor siempre presente en las múltiples declaraciones y comparecencias del exportavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón.

Tras lo ocurrido entre Cañamero y Catalá el pasado miércoles, la presidenta del Congreso y la portavoz del grupo, Irene Montero, se reunieron. Las fuentes consultadas no coinciden en quién tuvo la iniciativa de la cita. Tampoco en su contenido. Desde Unidos Podemos aseguran que comunicaron a la presidenta que habían hablado con su diputado sobre lo ocurrido, pero que se quejaron del “trato desigual” que reciben en relación a los representantes del PP que, dicen, “insultan” a los diputados de Unidos Podemos. Fuentes parlamentarias explican que la representante del grupo confederal reconoció que lo ocurrido no es lo que más les interesa.

Este debate sí se está produciendo en el seno del grupo de Unidos Podemos-En Comú-En Marea. Ya pasó en el debate previo a Vistalegre 2. Qué gestos logran la repercusión que buscan sin ocultar el fondo de la protesta y cuáles sirven para desviar la atención de lo que se intenta denunciar. En este lado de la balanza algunos destacados miembros del grupo sitúan la acción unilateral de Cañamero. En el otro, el plantón al presidente argentino, Mauricio Macri, o la decisión de no aplaudir el discurso del jefe del Estado durante la apertura solemne de la legislatura.

En Unidos Podemos, sin embargo, mantienen que la elección del gesto de Cañamero como bandera por parte de PP, PSOE y Ciudadanos esconde dos intenciones. Primero, señalar a un diputado cuyo historial hace fácil ponerle la vitola de violento. El diputado ha sido líder del sindicato agrario andaluz SAT y tiene abiertas causas por ocupaciones de tierras para reclamar que se permita su cultivo a jornaleros sin recursos.

Este mismo martes, el portavoz del PP, Rafael Hernando, acusó a Pablo Iglesias de tener “una relación extraña con la violencia”. Hernando fue protagonista hace 12 años de un duro enfrentamiento con Alfredo Pérez-Rubalcaba en dependencias del Congreso que estuvo a punto de acabar con ambos a bofetones.

Pero el motivo real, alegan desde Unidos Podemos-En Comú-En Marea, es la clarificación que se ha producido en el seno del grupo y de su principal componente, Podemos, tras Vistalegre 2. Más allá de las diferencias sobre la línea política, la II Asamblea Ciudadana del partido liderado por Iglesias ha permitido poner fin a una suerte de interinidad que condicionaba el trabajo parlamentario.

Las posiciones, aseguran estas fuentes, son ahora más firmes. La coordinación de los trabajos parlamentarios es mucho mejor. La comunicación, más fluida. Ya no se producen puenteos y las negociadoras, con Irene Montero a la cabeza, son más duras.

Por eso, concluyen las mismas fuentes, se ha producido una llamada a rebato por parte del Gobierno y del PP, que se han movilizado y accionado sus resortes para desviar la atención del fondo a las formas.

“Lo que ataca al decoro parlamentario es la presencia de un partido investigado por corrupción. Que el ministro de Justicia termine en la fiesta de cumpleaños de un condenado por fraude fiscal. O un mentiroso como el señor Soria, que tenía sociedades en paraísos fiscales”, respondió Pablo Iglesias al terminar el pleno este martes cerca de la 20.00.

“Siento un enorme decepción por el papel que está desempeñando la presidenta del Congreso”, dijo el líder de Podemos. “Es la tercera autoridad del Estado. Entiendo que tenga sus aspiraciones políticas para suceder a Rajoy. Pero tiene que actuar de manera neutral, no al servicio de la bancada del PP”.

Las diferencias culturales, por mucho que se utilicen como arma política, existen. Y no siempre son complementarias.

ETIQUETAS: Unidos Podemos,Podemos, Congreso de los Diputados, Diego Cañamer

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Servicios verificados

Ver perfil completo →

Categorías

Archivos

TRADUCTOR GOOGLE

Estadísticas del blog

  • 1,135 visitas

CAMINANT CAP L’INDÈPENDENCIA

Follow L'esquella de la torratxa on WordPress.com

Sígueme en Twitter

Mi Comunidad

A %d blogueros les gusta esto: