L'esquella de la torratxa

Inicio » Indepèndencia » El juicio del 9-N entra en una espiral técnica sobre el papel de la Generalitat en los días previos a la votación

El juicio del 9-N entra en una espiral técnica sobre el papel de la Generalitat en los días previos a la votación

Los testigos se contradicen sobre si el Govern presionó a los docentes para abrir los colegios para la votación. Los informes finales que se leerán el viernes resultarán decisivos.masjoana-ortegairene-rigau-segon-judic

Tras la declaración de Artur Mas como acusado, que a ratos recordó un discurso parlamentario, el juicio del 9-N ha entrado este martes en una espiral técnica sobre el papel de la Generalitat en relación a la apertura de los institutos para la votación y a otras actuaciones de la administración en los días previos al proceso participativo. Los primeros testigos del caso no han arrojado luz, sino más bien confusión, sobre la actuación de Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega, acusados de desobediencia y prevaricación. Incluso el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, ha llegado a advertir a la Fiscalía tras una pregunta del ministerio público: “El tribunal se está perdiendo”.

De lo que han dicho los testigos que han declarado este martes, se desprende cierta confusión sobre qué hizo la Generalitat. Y es que la conselleria de Enseñanza no contestó a los directores que pidieron por escrito qué hacer con los institutos el 9-N. Sin embargo, los institutos se terminaron abriendo para la votación, y a los directores se les entregó un recibo, dos días antes del 9-N y con sello de la Generalitat, conforme habían entregado las llaves de sus centros a los voluntarios.

La salida del embrollo técnico administrativo en el que ha entrado el juicio no tardará en llegar: la presentación de las documentales y, en especial, los decisivos informes finales de las partes este viernes deberán arrojar luz al tribunal para que decida si condena o absuelve a Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega.

Este martes han declarado testigos vinculados a la conselleria de Enseñanza: una directora de Badalona dos inspectores y la exjefa de servicios territoriales de las comarcas de Barcelona, ahora ascendida a directora general de ESO. El fiscal, Emilio Sánchez Ulled, ha agradecido su puntualidad, algo muy poco habitual, tras el retraso de 30 minutos que este lunes protagonizó Artur Mas.

La Fiscalía busca, con las declaraciones de estos testigos, demostrar que Mas, Rigau y Ortega siguieron adelante con el 9-N pese a la suspensión del Constitucional. Y que lo hizo al no impedir la apertura de los colegios e institutos para la votación. Uno de los inspectores ha denunciado que la Generalitat “forzó” y “presionó” a una directora de un instituto para abrir el 9-N, aunque la directora que supuestamente recibió las presiones lo ha negado.

Con todo, las presiones denunciadas por el inspector se produjeron en una reunión del 16 de octubre, días antes del 4 de noviembre, la fecha en que el Constitucional suspendió cualquier actuación de la Generalitat relativa a la votación. Además, los hechos enjuiciados van del 4 al 9 de noviembre.

El inspector también ha explicado que desde la conselleria de Enseñanza se negaron a dar órdenes por escrito a los directores que lo habían reclamado sobre qué hacer el 9-N con los institutos. Una de las encargadas de dar esas explicaciones, la directora de servicios territoriales de Enseñanza del Barcelonès, ha declarado que no consideró “pertinente” responder por escrito a los directores, y no ha recordado si consultó esta petición con sus superiores. Y ante la insistencia del fiscal sobre quién autorizó entregar las llaves de los centros a los voluntarios –un aspecto clave para la acusación–, ha zanjado: “Dejar las llaves fue más simbólico que otra cosa”.

La directora que no abrió su instituto el 9-N

Uno de los testigos más esperados era el Dolores Agenjo, la única directora que no abrió su instituto por el 9-N y que cerró la lista de Ciutadans en las pasadas elecciones municipales en L’Hospitalet. Ha explicado que el día 7 de noviembre, tres días después de la suspensión, recibió una llamada de la directora de servicios territoriales de Enseñanza, que la conminó a entregar las llaves de su centro. Agenjo pidió una orden por escrito que nunca llegó.

Por otro lado, la exdirectora del Centro de Iniciativas para la Reinserción de la Generalitat (Cire) y hoy senadora del PDECat, Elisabet Abad, ha afirmado que el material que el Govern les encargó para la consulta ya estaba “hecho y facturado” antes de que el Constitucional suspendiera el 9-N. “El 30 de octubre –de 2014– los transportistas vinieron para llevar el material para el proceso participativo”, ha sostenido a preguntas del fiscal en su declaración como testigo.

En el mismo sentido se ha expresado Daniel Martínez, consejero delegado de Focus, que recibió en encargo sobre el montaje del centro internacional de prensa en el pabellón italiano de la Fira de Barcelona en el que Artur Mas dio la rueda de prensa para valorar el 9-N. Ha asegurado que recibió el encargo unos 15 o 20 días antes del 9-N, esto es, antes de la suspensión del Constitucional, pero que continuó sus trabajos el mismo día 7, tres días después de la providencia del TC.

ETIQUETAS: Juicio 9-N, caso 9-N, Artur Mas, Joana Ortega,irene rigau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: