L'esquella de la torratxa

Inicio » Catalunya » Los Kardashian

Los Kardashian

mas

El juicio a Mas como indicio de futuribles

Ahora, en serio. ¿Qué ha pasado en el juicio a Mas? Fundamentalmente, comunicación. Dos gobiernos se han comunicado entre sí y, a su vez, dos gobiernos se han comunicado con la sociedad. ¿Qué se han dicho?

Ambos gobiernos querían transmitir dos discursos oficiales. El Gobierno estaba para transmitir que dura lex sed lex. Que es un gobierno fuerte, y que no piensa permitir dobleces. El Govern, a su vez, planteaba un conflicto entre una democracia –ellos– y algo menos que una democracia –el Estado–. ¿Han conseguido transmitir lo que deseaban? En sus medios públicos y concertados lo han conseguido. Lo que no es nada interesante ni desestabilizador, pues cada gobierno tiene su público y su sector ultrasur, dispuesto a confiar en su respectivo gobierno, incluso sin medios que medien entre gobierno y sociedad. Si atendemos a la prensa extranjera, la única fiable en caso de conflicto entre gobiernos locales, o entre gobiernos y sociedad –es decir, siempre–, cabe señalar que no ha triunfado ninguno de los marcos planteados por los dos gobiernos. No ha primado la férrea defensa española, ni el épico combate democrático catalán sino, más bien, cierto estupor por el hecho de que un problema político se reconduzca por la vía penal. Algo que, sin duda, erosiona al gobierno español. Matizadamente. Un gobierno europeo, desde la crisis, desde lo de Polonia y Hungría, y desde lo de Crimea, tiene un amplio margen de erosión democrática. Que no se le acaba. Por lo demás, ambos gobiernos han quedado percibidos en los medios como se están percibiendo en el orden internacional. Como dos gobiernos del Sur al uso. Dos fuentes informativas precarias, dos conceptos de honestidad parecidos, y una idea de democracia común, que no es para tirar cohetes. Lo que, en cierta manera, erosiona al Govern, que es el nuevo, el que se presenta como diferente y con un legado democrático chachi y, si me fuerzan, piruli.

El bando Govern sufrió, tal vez, una erosión extra. Su defensa. Planteada como defensa de que en ningún momento se desobedeció la legalidad, chocaba con la propaganda emitida durante meses –emitida, incluso, durante el juicio–, según la cual Mas, Ortega y Rigau, en el trance de obedecer un mandato democrático de la sociedad, y las leyes del Estado, habían optado por lo primero. Vamos, que el Govern hizo algo difícil. Comunicó a la sociedad que había desobedecido, y que la desobediencia definitiva llegaría en breve, con el referéndum prometido para antes de verano, mientras, y a la vez, comunicaba al Gobierno que no había desobedecido, por lo que tampoco desobedecerá en el futuro. Ambos destinatarios, se supone, tomaron nota. La pregunta es, ¿cómo se puede amar / dos opciones de realidad a la vez / y no estar loco? Gracias a los medios públicos y concertados catalanes, que no describieron lo que pasaba en el juicio, sino lo que desearían que pasara. En esta ocasión, con algo menos de funcionalidad. Un all-star del complejo armamentístico-tertuliano-procesista se rajó, y vino a plantear la defensa de Mas como una deslealtad al Procés. Entre el resto de miembros del colectivo, sin llegar a ese extremo, sí que se mostró cierta perplejidad, que se solucionaba al final del artículo con un acto de fe en la clase política procesista.

La defensa, a su vez, no fue brillante, y ayudó a visualizar que el Procesismo, esta mañana a primera hora, no está centralizado, no posee una gran inteligencia, ni es una máquina de comunicar. Ejemplos: el equipo de abogados de los chicos CDC coincidirá en parte, el mes que viene, como equipo defensor de CDC en el caso Palau. Es decir, conformará la visualización de un caso de corrupción llamativo, creando nexos poéticos que, se supone, no son deseados. Uno de los abogados –el novio de una acusada– ni siquiera era penalista, sino civil. El resultado de todo ello tal vez fueron interrogatorios poco planificados o ensayados, en los que no surgió electricidad alguna –crear electricidad, épica, era el interés buscado–, y con errores graves en un juicio penal. Me dice un penalista que el peor de todos fue la defensa comparativa. Defensa comparativa consiste en comparar tu caso con otros que no llegaron a juicio –se citó, en ese sentido, a Ibarretxe–. Cuando se hace eso en un juicio penal, el acusado se puede dar por perdido. Por lo penal, en fin, no se juzga a todo el mundo, sino a quien pillan. Entre quinquis –profesionales de lo penal y con cierta idea deontológica del decoro–, jamás se utiliza defensa comparativa, sino que, como decimos los abogados de Princeton y los choris, se comen el marrón. Mas y sus acompañantes, en fin, no se comieron el marrón, que es lo mínimo que se puede exigir a un butronero o a, distinto y distante, un acusado político. Jamás, o muy pocas veces, escucharemos a un acusado de atraco a mano armada decir: “Es que, señoría, en el palo del banco también estaba El Crújeras y El Pelanas, que se han ido de rositas”. La frase, además, equivaldría a una confesión. Curiosamente, este tipo de frases –“hice lo que todo el mundo”, “lo hacíamos todos”, “éramos la tira”– no es un sello de la defensa política –sustentada en derechos no reconocidos– sino que es un sello de las defensas en casos de estafa, saqueo y malversación de cuello blanco –se ha escuchado mucho en el caso Gürtel; se escuchará mucho en el caso Palau–, por lo que, otra vez, ocasionan nexos poéticos no deseados. Quizás, esta defensa poco vistosa –dentro de la defensa en absoluto vistosa, que suponía no reivindicar ni oficializar ninguna desobediencia– contribuyó a bajar el tono épico de la cosa, de manera que no se repitió ninguna megaconcentración ciudadana frente a la Audiència. Se dice que se planteó una para el viernes, último día de juicio. Por lo que sea, ni se intentó a fondo.

El momento mágico de intensificación de la comunicación entre gobiernos fue al final del juicio, en los alegatos. Ninguno de los acusados del pack Mas planteó, en ese punto, una defensa política, un momento la-historia-me-absolverá, ese momento de gloria que todo perseguido político encuentra en el juicio para politizar su caso y ganarlo, aunque la sentencia sea en contra. Fiscalía –importante: el fiscal del caso llevará también la cosa Caso Palau–, a su vez, también estuvo fina/florentina. Vino a justificar su función. Explicó por qué algo que, en su momento, no fue percibido por la Fiscalía catalana como delito, luego, y a sugerencia del Ejecutivo, fue percibido como tal. Y condensó lo que, tal vez, es la poética oficial sobre el objeto referéndum. Fiscalía no persigue la convocatoria de un referéndum ilegal –un delito, sí, tipificado por Aznar, ese Tipificador Spanish, pero que cayó del Código Penal en 2005–, sino la desobediencia al TC. Ojo a esto que, por lo que me dicen, es por donde irán los tiros en el futuro por parte del Estado.

Fuentectxt.es/politica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: