L'esquella de la torratxa

Inicio » Opinión » No te lo perdonaré jamás, Rodrigo

No te lo perdonaré jamás, Rodrigo

La Audiencia Nacional condena a Rato a cuatro años y seis meses por apropiación indebida en el caso de las tarjetas ‘Blak’
images7ccms-image-000003173
Rodrigo Rato condenado a cuatro años y seis meses por apropiación indebida en el caso de las tarjetas black y yo escucho mientras escribo a Juan Luis Guerra cantando “Ay ay cariño, ¿qué hacemos con la sordera y con el cinismo?”. Ay, Rodrigo, que con un poco de suerte te mandan a la trena y así puedo, por fin, quitar las interrogaciones a un artículo que sólo me ha traído cosas buenas. Rodrigo, apropiación indebida la que has hecho con mi corazón, criada profesionalmente entre liberales de misa diaria y hombres que se visten por los pies que creyó a pies juntillas que eras padre y artífice del milagro español, que multiplicaste panes, peces y crecimientos del PIB con ese acento castizo de Berkeley. No volverá a ocurrir, Rodrigo, que piense que a un hombre al que le hace la declaración de la renta un secretario de Estado es de fiar (menos mal que no te presenté a mis padres).
 o
DESPUÉS DE LO DE URDANGARIN NO SABEMOS SI DARÁN TUS HUESITOS DE PRÍNCIPE DEL FMI EN LA CELDA, CON LO BIEN QUE SE ESTÁ EN EL BARRIO DE SALAMANCA
 0
Lo de Blesa es otra cosa, porque un hombre que se hace fotos con bestias muertas ya se retrata solito. Pero tú, más chulo que todos los Pichis de Chamberí… Pero si yo te veía hasta pelo, Rodrigo. Un pelazo de campeonato. Y se me enamoraba el alma cada vez que te veía en el sillón azul, con esa voz de galán, con esa cosa que no sé cómo definir sin recurrir a lo más almibarado de mi repertorio.
 o
Después de lo de Urdangarin no sabemos si darán tus huesitos de príncipe del FMI en la celda, con lo bien que se está en el barrio de Salamanca, con los tuyos, la gente de bien, las buenas familias, los niños, el beagle, la teba, la base de maquillaje en ellas con aire trumpiano y ese no sé qué. La sentencia te ha pillado en plena semana blanca, que mira que es mala suerte, con lo bien que se está en Baqueira, o en Los Alpes, o en Aspen (perdone que este tema no lo controle, que en mi haber sólo tengo pisar Jaca de viaje de fin de curso en Bachillerato).  
 o
Te contaré algo, exministro y ya condenado amigo, que quizá no debiera. Estuve en mayo de 2016 haciendo un seminario de periodismo financiero en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Y en una de mis clases vino una periodista de unas siete décadas, experta en FMI (qué lujo tener semejante grado de especialización en sólo una institución, bendito periodismo de Estados Unidos). A semejante jefa uno no tiene otra cosa que hacer sino escucharla, tomar nota y hablar poco. Pero claro, yo era la única española del aula y estaba esperando mi momento, sobre todo después de escucharla en ese oasis educativo y demócrata en el que defendió, a pesar de lo personal, la tarea llevada a cabo por Dominique Strauss Kahn y Christine Lagarde. Y yo, movida por esa Rocío Jurado que llevo dentro desde que nací, pregunté por ti, por si acaso esa señora me devolvía la fe en ti, por si podía recuperarte. “¿Qué opina de Rodrigo Rato?”. “Who?”, me respondió. Me faltó tirarme al suelo, Rodrigo. Y encima quedamos como Cagancho en Almagro ante alumnos de media OCDE. Eso sí que no te lo perdono. Fue peor que lo de tu bañador amarillo sin forro. ¿Te lo han perdonado los tuyos? Yo no.
 o

AUTOR


Ángeles Caballero

Es periodista, especializada en economía. Ha trabajado en Actualidad Económica, Qué y El Economista. Pertenece al Consejo Editorial de CTXT. Madre conciliadora de dos criaturas, en sus ratos libres, se suelta el pelo y se convierte en Norma Brutal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: