L'esquella de la torratxa

Inicio » Corrupción » Nueve claves para entender por qué el presidente de Murcia tiene que dimitir

Nueve claves para entender por qué el presidente de Murcia tiene que dimitir

admitida-censura-psoe-presidente-murcia_ediima20170327_0169_19

1. Las  grabaciones murcianas de la trama Púnica que ha revelado la SER son tan claras y contundentes que ahora se entiende mejor la preocupación del PP, las  gestiones y reuniones del ministro de Justicia con su compañero de partido imputado y las presiones a la Fiscalía para archivar la cuestión. El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, pactó pagar 3.000 euros al mes a la Púnica para mejorar su imagen con dinero público cuando era consejero de Educación. “Sácale el contrato a Pedro Antonio que lo necesitamos como el agua”, dice en una de las grabaciones el exalcalde de Cartagena del PSOE, uno de los imputados, que trabajaba para la Púnica y redondea el bodegón.

2. En los audios queda claro que el acuerdo se cerró. Solo les faltó firmar y no se hizo por una razón: porque la Guardia Civil lo impidió. Menos de una semana después de pactarse el acuerdo, detuvieron a toda la banda de la Púnica y paralizaron su actividad. ¿Significa esto que no hay presunto delito que investigar? No, por mucho que lo repita el PP. El grado de tentativa no ha sido suprimido del Código Penal y así lo entienden tanto el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco como las fiscales que llevan este caso. Por eso  la cúpula de la Fiscalía presionó a esas fiscales para retirar la imputación.

3. Además de los 3.000 euros por “lavar su imagen”, Pedro Antonio Sánchez, según los audios, también pactó con la Púnica un extra: un periodista a sueldo que, desde un diario local en Internet, iba a dedicar toda su jornada a escribir noticias al dictado. ¿El precio de esta propaganda? Otros mil euros mensuales, también a cargo del contribuyente. Así operaba la Púnica –también en Madrid y en Castilla y León– y así está la prensa: por solo mil euros puedes contratar a un mercenario a tu favor.

4. ¿Para qué necesitaba Pedro Antonio Sánchez un periodista a sueldo y tanto lavado de imagen? Por dos motivos: porque ya se preparaba para liderar el PP murciano y porque tenía mucho que limpiar. Ya entonces la justicia investigaba sus años como alcalde de Puerto Lumbreras y el caso Auditorio, por el que ahora ha sido imputado, acusado de prevaricación, fraude, malversación y falsedad documental.

5. Desde el PP argumentan que el caso Auditorio no tiene “nada que ver con la corrupción”. Es difícil de creer. La Justicia investiga los enormes gastos para la construcción de un enorme auditorio en Puerto Lumbreras. La obra estrella de Pedro Antonio Sánchez se adjudicó a dedo, sin concurso ni licitación. Hay seis millones de euros en subvenciones que no se sabe muy bien dónde están y otros dos millones más en material que no aparecen por ningún sitio. Además, Pedro Antonio Sánchez dio por buena la obra cuándo aún estaba sin terminar, otro favor que permitió a la constructora recuperar el dinero del aval.

6. En el PP confían en que el juez que lleva el caso Auditorio exonere pronto al presidente de Murcia. Tienen motivos para ser optimistas. El fundamental: la excelente relación entre el juez que lleva el caso, Julián Pérez-Templado, y altos cargos del PP. Al día siguiente de que Pedro Antonio Sánchez fuese a declarar –y culpase a los técnicos del agujero en el caso Auditorio–,  el juez se fue de cañas con miembros de la cúpula del PP.

7. “Murcia es un sitio donde se conoce todo el mundo”, aseguró el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, para justificar la foto de ese juez tomando cañas con parte de la cúpula del PP. Y tanto que se conocen, no solo de los bares. La esposa del señor juez trabajó con el propio Pedro Antonio Sánchez en la Consejería de Educación. Y este mismo juez fue también quien antes archivó otras dos causas judiciales de Pedro Antonio Sánchez: una acusación de prevaricación por la redacción del plan urbanístico de su pueblo y el caso dúplex, en el que fue acusado de cohecho.

8. En 2005, cuando era alcalde, Pedro Antonio Sánchez se compró un dúplex en su pueblo. Casualmente, lo construyó un promotor con el que el Ayuntamiento había cerrado un convenio urbanístico unos pocos meses antes. En teoría, el hoy presidente de Murcia había entregado una señal de 30.000 euros, pero según el constructor ese dinero no se pagó. El caso dúplex acabó en el Tribunal Superior de Murcia y el juez Pérez-Templado lo archivó.

9. Más allá de todo este aroma a buen gestor que rodea el expediente del presidente de Murcia, hay una razón principal por la que Pedro Antonio Sánchez no puede seguir un minuto más: que prometió que dimitiría si era imputado. Lo hizo por triplicado: en su pacto con Ciudadanos, en  declaraciones públicas y en la ley de transparencia que el parlamento autonómico tramitó. Pedro Antonio Sánchez dio su palabra y ha mentido. Solo por eso se tendría que marchar.

Fuente: eldiario.es/escolar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: