L'esquella de la torratxa

Inicio » 2017 » abril » 13

Daily Archives: 13 abril, 2017

Carrero Blanco y el franquismo sociológico

carrero2bblanco2by2bjuan2bcarlos

Pretenden que asumamos una línea de continuidad entre dictadura y democracia y que aceptemos a Carrero Blanco como víctima del terrorismo.

Gonzalo Boye Tuset | eldiario.es
e
Las cada vez más abundantes condenas por delitos de enaltecimiento y/o menosprecio a las víctimas del terrorismo, junto con ser auténticas aberraciones jurídicas, lo que realmente reflejan es una serie de problemas de mucho mayor calado que, sin duda, no se solucionarán por la vía del desahogo en redes sociales ni a través de diversos y bienintencionados artículos de opinión (el mío incluido); lo que se necesita es, primero, identificar los problemas y, después, buscar soluciones claras y consistentes que impidan que esta forma de actuar se transforme en la antesala de un sistema represivo irreversible.
j
Partiré por los problemas, tratando de resumirlos en aquellos que parecen más evidentes.
t
En primer lugar, tenemos una legislación creada en un momento histórico diferente y que muchos justificaron por razones de seguridad, tal cual en USA se justificaron los recortes de libertades y las bestialidades cometidas en lo que Bush denominó “la guerra contra el terror”. Este tipo de legislaciones, que muchos aplauden cuando a ellos no se las aplican, son las tierras de las que provienen los lodos actuales.
r
En segundo lugar tenemos una jurisdicción, la de la Audiencia Nacional, que no se justifica ni ahora ni nunca, pero que por iguales razones se ha tendido a respaldar atribuyéndole una suerte de especialización que, realmente, no es tal como está quedando en evidencia en la actualidad. La verdad es que se trata de un Tribunal especial y no especializado porque la especialización implica un trabajo previo y constante de formación en aquellas áreas sobre las que tiene competencia, requisito no cumplido por muchos de los que allí ejercen la función jurisdiccional.
r
En tercer lugar, en casos como los de Cassandra o Strawberry –por poner solo algunos ejemplos– es donde más claramente se refleja lo que, a mi juicio, es el problema más grave: pretenden que asumamos una línea de continuidad entre dictadura y democracia y, sobre esa base, que aceptemos a Carrero Blanco como víctima del terrorismo. Tal planteamiento no solo es una reescritura de la historia sino la negación de la necesaria ruptura que ha de existir entre dictadura y democracia, matar a un tirano no puede ser considerado un acto terrorista, lo cometa quien lo cometa.
g
Las soluciones, como siempre, parecen más difíciles que la concreción de los problemas, en todo caso para cada mal siempre hay un remedio.
g
Ante el enjambre legislativo creado ad hoc para luchar contra ETA, lo que corresponde es un trabajo de derogación de muchas de esas normas, de la adaptación de otras a un sistema y cultura democrática y, sobre todo, a la asunción de un marco jurídico-penal de largo recorrido que sepa colocar al Derecho Penal donde le corresponde como última ratio del poder punitivo del Estado. Es inaceptable que en nuestro Código Penal existan, al menos, 7 tipos penales que repriman aquello que no es más, pero tampoco menos, que libertad de expresión.
d
Desmontar este andamiaje legal no es técnicamente sencillo, pero es muy difícil llevar a la práctica porque se requiere de un consenso político que permita la aprobación de una Ley Orgánica mediante la cual se pueda reformar, por vía de derogación y/o reubicación sistemática, aquellas normas que a un conjunto amplio de la ciudadanía nos resultan odiosas y que, en términos generales, no son más que normas carentes de espíritu democrático que se están usando para reprimirnos.
e
En cuanto a la Audiencia Nacional, no me cabe duda de que es un órgano sin sentido constitucional y que debería dejar de existir, no hay razones técnicas que obliguen a mantenerlo en el organigrama jurisdiccional y basta una mirada a nuestro entorno para comprender que un Tribunal de estas características no es necesario ni para luchar contra el terrorismo, ni contra la corrupción ni contra el crimen organizado.
r
Lo que realmente se necesita para luchar contra aquellas formas más graves y complejas de la criminalidad es justamente lo que ya tenemos: fiscales especializados y jueces independientes allí donde los delitos son cometidos. No resulta lógico ni natural, desde una perspectiva constitucional, la existencia de un órgano supuestamente especializado que ha servido y sirve como correa de transmisión de una visión pre-democrática del Estado.
f
La Audiencia Nacional lleva años, desde el fin de la actividad terrorista de ETA, intentando atraer competencias llegando hasta extremos tan absurdos como investigar a bandas de ladrones de casas, con el único propósito de justificar su propia existencia; sin embargo, y a través de las aberraciones jurídicas que estamos viendo en materia de libertad de expresión, queda en evidencia que la pervivencia de este órgano jurisdiccional es dañina para nuestra democracia y, en muchos caso, un autentico impedimento para romper definitivamente con la dictadura y adentrarnos en el proceso de construcción de una auténtica democracia.
g
En cuanto al tercero de los problemas, la línea de continuidad entre dictadura y democracia, el problema es mucho más complejo porque refleja la perpetuación del franquismo sociológico al que están adscritos muchos de aquellos que han dictado las normas que se usan para reprimirnos y han creado y mantienen un órgano jurisdiccional como la Audiencia Nacional y, especialmente, muchos de los que están dictando las resoluciones que tan aberrantes nos parecen y con las cuales se construye y refuerza ese relato continuista.
g
Considerar a Carrero Blanco como una víctima del terrorismo no es más que un síntoma de ese franquismo sociológico del que hablo porque a muchos nos resulta evidente que “por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”, como decía Cervantes por boca de Don Quijote y que“cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es, para el pueblo y para cada una de sus porciones, el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes” como se establecía en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 porque si los derechos humanos no son protegidos por un régimen de Derecho los ciudadanos se ven compelidos al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión, tal cual reconoce la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.
g
Carrero Blanco fue parte importante de una atroz dictadura y un auténtico represor que no merece la protección que el Derecho Penal le da a las víctimas del terrorismo. Que su asesinato lo haya cometido ETA no le convierte, automáticamente, en víctima del terrorismo porque el contexto siempre ha sido y es relevante. La actividad de ETA, y de cualquier grupo armado, durante una dictadura no puede ni debe ser evaluada con los mismos parámetros que la que se cometa en democracia, la diferencia no se le escapaba a San Agustín pero sí, interesadamente, a los de misa diaria o semanal. No ignorar quién fue Carrero Blanco y cuál fue su “obra” es imprescindible a la hora de enjuiciar dichos, que no hechos, como son las expresiones contenidas en diversos tuits.
f
En cualquier caso, mientras no superemos esa concepción continuista de nuestra historia reciente, relegando el franquismo sociológico a la marginalidad, dará lo mismo las reformas legales que emprendamos tanto para reformar el Código Penal como para suprimir la Audiencia Nacional. El problema no son, únicamente, las normas, sino el uso y la interpretación que de ellas se hace por parte de aquellos que, sociológicamente, siguen siendo franquistas.
f
Anuncios

El franquismo no entrega las armas

dictador

La derrota de ETA quedó evidenciada en uno de los penúltimos y más chuscos episodios de la banda terrorista, cuando la policía capturó a dos de sus alevines terminales, Jon Rosales y Adur Aristegi, gracias a unas fotos que ambos habían colgado en facebook vistiendo la camiseta de la selección española. ETA había pasado de la política al fútbol; ya no era una marcha fúnebre sino un sainete; ya no daba miedo sino risa. Ambos sentimientos, sin embargo, siempre han estado fundidos en el imaginario de la banda y en la psique de las víctimas, quizá porque el humor también es una línea de defensa contra el terror. El look de nazareno con la boina atornillada a presión ofrecía un doble rostro, ridículo y aterrador a la vez, el mismo espanto postizo que proporcionaba a Hitler, a Franco, a Videla y a Pinochet el aspecto de cómicos de cine mudo.

De ahí que en la ceremonia de la entrega de armas en Bayona haya sonado, en medio de la solemnidad de la ocasión, un chirriante sonsonete de farsa. ETA se ha desarmado pero no del todo; todavía faltan muchas pistolas disparadas y por disparar para cuadrar las cuentas. También faltan por resolver muchos temas pendientes por el otro lado, empezando por la situación de los presos etarras. Aun así, con todos esos retales y agujeros colgando, está claro que el certificado de defunción de la banda, que no ha cometido un solo atentado en más de cinco años, ha alcanzado el rigor mortis. Por fin, después de décadas de terror, de tiros en la nuca y coches volados por los aires, ETA ya no merece más literatura que el obituario.

Sin embargo, por esa extraña manía que tiene la realidad de presentar espejos, el anuncio de la rendición de ETA llega una semana después de la condena a una tuitera por mofarse (“humillación a las víctimas” rezaba específicamente la sentencia) del magnicidio más sonado de ETA: el atentado de Carrero Blanco. Aquel coche que salió volando en la calle Claudio Coello dio pie a centenares de bromas y chistes, algunos de ellos por autores tan ilustres y tan poco sospechosos de simpatías abertzales como Tip y Coll o Juan Luis Cebrián. Con decenios de retraso, la fiscalía y la Audiencia Nacional se cebaron, en cambio, con una pobre chica sin muchas luces y con nulo sentido del humor, mientras que los supuestos autores del atentado -el llamado comando Txikia- jamás fueron juzgados por la muerte de Carrero, de su chófer y su escolta, ya que se beneficiaron de la amnistía concedida en 1977.

Para exarcebar la simetría, está la acongojante certidumbre de que, mientras ETA termina de caer como una fruta pocha, el franquismo sigue floreciendo en homenajes, mítines, comunicados, túmulos funerarios y abyectas fundaciones subvencionadas por el estado español. El general Franco, el mayor asesino de nuestra historia, sigue siendo celebrado en ciertos medios, radios, periódicos y televisiones, como un mal menor, un salvapatrias o un cruzado del catolicismo contra las hordas rojas.Durante cuatro décadas practicó el terror a campo libre y a tiempo completo; durante otras cuatro sus herederos ideológicos siguen aprovechando las sobras del banquete, los tristes regüeldos de la impunidad y la cacicada. Ninguna asociación de víctimas podrá reclamar por las docenas de miles de familiares que se siguen pudriendo en las cunetas; ninguna de las mujeres que fue violada en los sótanos, ninguno de los presos que fue torturado en las inmundas comisarías del régimen puede exigir justicia. Los muertos fueron bastante más de ochocientos, los desplazados bastante más de medio millón, los secuestrados casi todos nosotros. Discúlpenme este inoportuno rapto de demagogia.
David Torres | Público.es
Link: Público

Aparece la fosa común de la mayor fuga de presos de la historia de España

libertad1

Hace casi ocho décadas, 795 presos republicanos huían del Fuerte de San Cristóbal, la prisión más segura del norte del país. 

22 de mayo de 1938. Fuerte de San Cristóbal (Navarra). 795 presos republicanos protagonizan la mayor fuga penitenciaria de la historia de España. Tan solo tres consiguieron cruzar la frontera y llegar a Francia. En cambio, 211 fallecieron en el intento. Ahora, casi ochenta años después, las autoridades navarras han encontrado una fosa común de los presos que cayeron en la evasión. Esta misma semana comenzarán los trabajos de exhumación.
r
El número de personas cuyos restos se encuentran en la fosa aún no ha podido ser determinado. Los trabajos de localización llevados a cabo por la Sociedad de Ciencias Aranzadi comenzaron este lunes gracias a las indicaciones de un testigo que aún era un niño cuando tuvieron lugar los hechos.
g
Por ello, el Gobierno foral ha subrayado la importancia de que testigos, como el que ayudó a hallar este enterramiento, notifiquen sus testimonios con el fin de proporcionar la información necesaria para descubrir nuevas fosas y, así, dar respuesta a las reclamaciones de verdad y reparación de los allegados de víctimas de la represión de 1936.
f
De los 2.500 presos 795 huyeron ese día de la prisión
g
La fosa en la que se encuentran los restos de los presos asesinados tras la huida en 1938, ha sido hallada en el Concejo de Burutain. La fuga de la antigua prisión, situada en el monte de Ezkaba (Pamplona) a pesar de haber sido organizada solo por unos pocos de los prisioneros fue una de las mayores evasiones europeas.
t
De los 2.500 presos 795 huyeron ese día de la prisión. Muchos pensaron que la guerra había terminado y se dirigieron directamente a la estación de Pamplona, donde fueron inmediatamente detenidos, para volver a sus casas.
t
Más de 200 hombres fueron tiroteados durante la persecución y 14 fueron condenados a muerte. Sólo tres consiguieron viajar los casi 50 kilómetros que les alejaban de Francia y recuperar la libertad, según consta en el Cuaderno de Registro de 795 fugados que realizó un funcionario de la prisión.
t
Los presos que llegaron a Francia admitieron, años más tarde, que no estaban suficientemente preparados para la fuga, pero que el hambre y las malas condiciones en la prisión los empujó a huir. El director de prisión y el administrador fueron juzgados por vender de contrabando la comida en lugar de alimentar a los internos.
r
El antiguo centro penitenciario a 15 kilómetros de Pamplona permanece cerrado al público aunque esporádicamente hayan sido autorizadas visitas de asociaciones de víctimas del franquismo. Desde 2001, la fortaleza militar está reconocida como bien de interés cultural.
r
l

El Ayuntamiento de Ermua izará a bandera republicana el viernes

bandera2brepublicana

El Ayuntamiento de Ermua hará ondear el viernes la bandera republicana como homenaje a quienes defendieron la II República, según ha informado hoy este consistorio vizcaíno en una nota de prensa.
T
La izada de la bandera se llevará a cabo durante la celebración del 86 aniversario de la proclamación de la Segunda República y después de que el consistorio aprobara el pasado 28 de marzo una moción en favor de hacer ondear esta bandera durante esta jornada.
R
La moción, que fue presentada por el grupo municipal Irabazi Ermua, condenó también el alzamiento militar del 18 de julio de 1936 contra el gobierno de la II República española.
R
Gracias a una enmienda presentada por el PSE-EE al texto original, el Ayuntamiento aprobó también su condena a “cualquier otro tipo de actos violentos contra el derecho a la vida y a la libertad de las personas”.
R
La pretensión de izar la bandera republicana en diversos municipios españoles ha resultado polémica esta semana, en la que se han producido resoluciones judiciales contrarias a la presencia de este estandarte en los ayuntamientos de Pamplona y Cádiz.
R

Prohibir la bandera republicana mientras se restauran las calles franquistas

oltra-pp-division-azul-alicante_ediima20170310_0386_20

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana afirma que colgar la tricolor es “sectario”, mientras el PP de Alicante consigue restaurar calles franquistas.

Toni Cuquerella | eldiario.es
La restauración de la memoria de los represaliados en la guerra civil está pasando por sus horas más bajas de los últimos tiempos en la Comunitat Valenciana en vísperas de la conmemoración de los 86 años de la proclamación de la II República.
En las últimas semanas se ha podido ver que la justicia obligaba al Ayuntamiento de Alicante a restaurar los nombres de signo franquista de diversas de sus calles, mientras que la delegación del Gobierno de la Comunitat Valenciana prohibía a los ayuntamientos y diputaciones provinciales mostrar la bandera tricolor para el homenaje republicano.
Para esta última prohibición desde la delegación dirigida por Juan Carlos Moragues se ha enarbolado la ley de banderas, añadiendo entre los argumentos que “la utilización de una bandera no constitucional vulneraría el principio de neutralidad y objetividad que debe regir el trabajo de las Administraciones Públicas”. Así la circular enviada a las administraciones advertía tajantemente que “en el caso de que se produjera una infracción a lo establecido en la normativa citada, por parte de ese Ayuntamiento, se comunica que esta Delegación del Gobierno acudirá directamente a la vía judicial, a fin de restablecer la legalidad vigente”.
No obstante el año pasado Moragues sí uso argumentos políticos para criticar que diversos ayuntamientos homenajearan el régimen republicano colgando banderas en los consistorios. Así el delegado del Gobierno afirmaba que en este homenaje había “sectarismo”, mientras aseguraba “lo que queremos es que no haya división ni confrontación, sino todo lo contrario, unión y no abrir viejas heridas”. “Lo que queremos todos es que haya concordia y que haya paz y que no haya esta provocación y esta polémica con la exhibición de banderas republicanas”, sentenciaba.
Pero este “sectarismo” o “confrontación” no existe en el recurso del PP de Alicante contra la retirada de los nombres franquistas del callejero de la ciudad. Los populares también han tirado de legalismo para evitar esta revisión de homenajes.
En esta ciudad el juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Alicante ordenó la paralización de la retirada de los símbolos franquistas como requería el PP. Los populares denunciaron que la medida no pasó por el pleno del Ayuntamiento y fue un acuerdo del tripartito (PSPV-PSOE, Compromís y Guanyar Alacant). En julio el consistorio anunció su intención de retirar las placas que homenajeaban a la dictadura y cambiar el nombre de las calles, para cumplir con la ley de Memoria Histórica. A mediados de diciembre comenzaron los trabajos y el PP presentó su denuncia que finalmente consiguió reponer el homenajes franquista en las calles.

Joan Tardà asegura que Catalunya está “delante de un 14 de abril”

joan2btard25c325a0

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha asegurado que Catalunya se encuentra en una situación en que se dan las mismas circunstancias que en 1931 y que la sociedad está “ante un 14 de abril”, fecha en la cual se proclamó la II República Española en 1931.
En una conferencia hoy en la sede nacional de la formación, Tardà ha alertado de que las conquistas del Estado social se encuentran en peligro, pero que Catalunya dispone de las herramientas para revertir la situación, que son, a su juicio, la mayoría independentista en el Parlamento y un Gobierno “dispuesto a abrir los colegios electorales”, en relación a un hipotético referéndum sobre la independencia de Catalunya.
 p
“Hay un 80% de ciudadanos comprometidos con el referéndum: podemos hablar de ruptura democrática”, ha manifestado el diputado, pero ha rechazado el término ‘revolución social’ porque, para él, el proceso soberanista representa una revolución democrática.
 p
Movimientos sociales
 p
La conferencia que ha pronunciado Tardà ha tenido como título “República catalana, apoderamiento ciudadano y democracia”. En ella ha destacado el valor de los movimientos sociales a la hora de conquistar derechos y oponerse a la dictadura y Tardà ha llamado a incluir estas plataformas en un hipotético proceso constituyente en Catalunya, que permita ganar más derechos subjetivos por la vía constitucional.
 0
Tardà ha apuntado que una hipotética república catalana tendría que fundamentarse en un sistema que permita “ir más allá” de lo que ha definido como capitalismo salvaje, y ha añadido que la democracia no tiene que estar supeditada a las exigencias de los poderes económicos.
 o
En este sentido, ha apostado por avanzar hacia una “democracia cooperativa” y ha alertado del posible nacimiento de movimientos sociales reaccionarios que no estén a favor de la república catalana, y es por este motivo que ha reclamado una acumulación de fuerzas antes y después de una eventual proclamación de la república.
 o
Para conseguirlo, Tardà ha vaticinado que será necesario que una hipotética constitución catalana sea ratificada por más de un 80% de la población y que los inicios de una eventual república “no serán fáciles porque tendrán el Estado en contra”.
 o

El REF rompió el franquismo en Canarias

La defensa de los Puertos Francos en los 70 permitió entenderse a comunistas, socialistas, liberales, monárquicos juanistas con procuradores en Cortes y sectores del verticato. Fue un conflicto de intereses Península-Canarias: el fantasma de que se generara un movimiento independentista permitió ganar a la parte canaria.

billetes-euro-canarias-ahora_ediima20170410_0906_19

Billetes de euro. (Canarias Ahora).

Cuando el Gobierno español tiene dificultades parlamentarias, como las de ahora con los Presupuestos, aumenta no el valor, que es el que es, sino la estima por el voto canario. El de los diputados nacionalistas, claro, porque a los que militan en los partidos estatales no es necesario siquiera preguntarles, que ya saben ellos a qué atenerse, bonito fuera. El fenómeno es tan de cajón que se corresponde a la ley física de que las mismas causas producen siempre los mismos efectos.

En este caso, el efecto es que vuelva a hablarse de la “agenda canaria”, la que no sé si es compendio de aspiraciones y necesidades isleñas; o simple listado/propuesta de temas de entretenimiento para políticos y periodistas que repiten y discuten las historias, sin pasmarse de que desaparezcan para reaparecer en cuanto necesiten de nuevo recurrir a ella; a la agenda, o sea. Después de Semana Santa, ya lo verán, nadie se acordará del coñazo que nos han dado en los últimos días con los presupuestos. De momento, diréles cuanto me recuerda la situación al encuentro de Borges con el Otro, es decir, con él mismo todavía joven cierta onírica mañana de 1969.

El propio Borges cuenta el encuentro en El libro de arena. Se había, dice, acomodado en un banco a orillas del Charles sin otro cuidado que contemplar los trozos de hielo arrastrados por las aguas grises del río que separan los municipios de Boston y Cambridge. En eso estaba cuando sintió a alguien sentarse en el extremo del banco. Le importunó el entrometido, aunque contuvo el impulso de irse; por cortesía y porque el Otro comenzó a silbar una canción argentina, que reconoció y supo enseguida que también se llamaba Jorge Luis Borges, de modo que pegaron la hebra y trabaron sueños, sin sorprenderse porque son cosas que les pasan a los literatos, qué le vamos a hacer.

El viejo Borges desveló al Otro, el joven que fue, lo que sería su vida futura, la de libros que escribiría y le aseguró que la ceguera gradual, la que sin duda aguardaba, no era una tragedia: “Es como un lento atardecer de verano”. Y antes de despedirse preguntó Borges por el padre compartido y contestole el Otro que continuaba bromeando con la fe y que la noche anterior dijo que “Jesús era como los gauchos, que no quieren comprometerse y que por eso predicaba en parábolas”.

Una de recordatorio

Si les digo la verdad, ando resistido a entrar en materia porque los rollos isleños de la lejanía, la insularidad, la escasez de recursos naturales, etcétera, son para los españoles y su gente de aquí eso, parábolas, en su genuino sentido de fábulas que a nada comprometen.

Habrán visto que nos han tenido varios días oyendo las excelencias de la nueva venta de votos nacionalistas. Nos han apabullados los ditirambos acerca de la lluvia de millones que traerán los presupuestos. Hasta que vino el reflujo de la marea eurótica, a la que separa de la neurosis una simple “ene”. Entonces nos enteramos de que en inversión presupuestaria por habitante la Comunidad Canaria sigue siendo ultimísima, sólo por encima de Navarra; con la salvedad de que ésta es comunidad foral con todas las de la ley porque ha tenido líderes políticos de verdad que defendieron sus derechos históricos frente a la racanería del Estado español.

Ya he perdido la cuenta de las veces que anunciaron exultantes parejas lluvias de millones que no llegaron a garujilla sin que nadie entre el público presente se inmutara. Que esa es otra. Está la gente inmunizada a fuerza de engaños y consideran esas explosiones de júbilo mera publicidad de la supuesta calidad del producto. “¡Oh! ¿Y qué van a decir si viven de eso?”, comentó mi isleño, el que contempla a los políticos con una mezcla de comprensión y escepticismo porque, dice, de algo tiene que vivir y no van a morder la mano que les da de comer.

He tratado de explicarme la contradicción entre lo que se anuncia y promete y la poca leche que da la vaca. Pensé que igual Madrid suma los dineros presupuestarios y los fondos REF de ayuda a Canarias para paliar su lejanía, insularidad, etcétera. Pero mi natural perezoso y las dificultades con la contabilidad hizo que me olvidara del asunto, que todo lo redujera al convencimiento de que el Gobierno español sigue hoy, como hace más de doscientos años, tratando de liquidar las especialidades canarias.

Había olvidado el asunto porque si a nadie le importa, no voy a ser más papista que el Papa. Y en eso estaba al tropezarme con el libro de Normando Moreno sobre los derechos históricos canarios. En él recuerda el autor que vascos y navarros han logrado, entre 1981 y 1993, sentencias del Tribunal Constitucional que avalan sus regímenes especiales porque han contado con instituciones, políticos, organizaciones patronales, etcétera, que han arrimado el hombro. Que no es el caso canario. Aquí no contamos con nada de eso. Ni perro que nos ladre. Es más: cita Moreno una sentencia del Constitucional, la 62/2003, que da a entender el carácter finalista del REF, es decir, que pueden llegar a desaparecer el REF y sus dineros cuando los niveles de riqueza canarios se igualen con los de otros territorios. No está de más recordar que el Constitucional, al sugerir la posible desaparición del REF no ha tenido en cuenta el artículo 46 del Estatuto que especifica que las ayudas son para “paliar frente las características estructurales permanentes” que dificultan el desarrollo. Subrayen lo de “permanentes”.

Los orígenes del REF datan de finales del siglo XV. Fueron una serie de medidas fiscales y económicas para poblar las islas y darles la posibilidad de generar actividad económica en un territorio tan alejado como fragmentado y de escasos recursos. Hasta el siglo XVIII no sufrió modificaciones más importantes que las derivadas del paso del tiempo. Fue en la primera mitad del XIX cuando se suprimió cuanto venía de atrás y se extendió a las islas el régimen común a partir del arancel proteccionista de 1821 que sumió al archipiélago en la miseria, en el marco de la terrible crisis que discurrió entre 1820 y 1850. De la que comenzó a levantar cabeza con el decreto de Puertos Francos de 11 de julio de 1852. En 1870, durante el Sexenio Democrático (1868-1874) la declaración adquirió rango de ley ratificado en 1900, cuando se añadieron algunas ventajas fiscales.

muelle-deportivo-palmas-canaria-fedac_ediima20170410_0910_19

Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria, 1970. (Fedac).

La ruptura del franquismo

La tónica de todo este periodo de tiempo fue la sacralización de los Puertos Francos que de ser una simple medida de política económica pasó a la consideración de auténtica Carta Magna de la burguesía canaria frente a Madrid. Hasta el punto de que, para muchos observadores, la disputa en los años 60 y principios de los 70, alrededor de la que luego sería ley de Régimen Económico y Fiscal, el REF, provocó la ruptura del franquismo en Canarias y con Madrid. Visto desde la perspectiva de hoy fue aquel un conflicto definitorio, muy descriptivo pudiera decirse, del momento en que el corsé de la dictadura comenzó a reventar. Los enfrentamientos de los gobernadores civiles y los presidentes de los Cabildos de Gran Canaria y Tenerife, de los que alguno casi llegó a las manos, dan idea de la dimensión de la ruptura.

Un rápido esquema nos situaría en la España del desarrollismo de la década de los 60 de la mano de la tecnocracia del Opus, ora pro nobis. Las empresas españolas comenzaban a adquirir dimensión, querían ampliar mercados, salir incluso de la Península y les parecía absurdo, intolerable, que en Canarias se vieran obligados a competir con productos extranjeros de superior calidad y más baratos gracias a las franquicias. El Gobierno estaba, por supuesto, con el empresariado español, dispuesto a pasar por encima de los intereses de las islas y hacía la vista gorda con las trasgresiones de la ley de Puertos Francos en lo que se acumulaban los pleitos en los tribunales, que solían darle la razón a la parte canaria. Comenzaron a oírse reclamaciones de una ley que solventara la situación y evitara la multiplicación de los pleitos judiciales. Los apéndices dedicados a Canarias en los Planes de Desarrollo abogaban por esa ley.

La ruptura se produjo cuando el Gobierno decidió abordar el problema e hizo propuestas absolutamente favorecedoras de los intereses peninsulares que encontraron inmediata réplica en las instituciones y los políticos canarios del Régimen que las rechazaron y presentaron batalla. Una situación tensa aprovechada por la oposición clandestina a Franco al punto de que fue posible llegar a acuerdos en defensa de las franquicias canarias entre comunistas, socialistas, monárquicos juanistas, liberales e incluso procuradores franquistas y sectores del verticato; incluso anduvo por allí algún carlista que otro.

Madrid había tocado muchas carteras Era un conflicto de intereses burgueses como gritaban a la izquierda del PCE al que veían dispuesto a apuntarse a un bombardeo para asomar la nariz. En lo que no dejaban de tener razón pues, en efecto, aquella tremenda movida sirvió a los representantes de las instituciones, franquistas por supuesto, para presionar y lograr la reserva del territorio a la burguesía de las islas agitando en Madrid el fantasma del separatismo comunista, todo un oxímoron que les dio resultado. No sé si es ese recuerdo el que ha llevado a Mario Cabrera, expresidente del Cabildo majorero, a preguntarse si no pueden llegar a ser un buen ejemplo para Canarias el independentismo vasco o catalán.

Consiguió, pues, la burguesía una ley del REF a su medida en 1972. La que dio entrada a los años dorados del shopping en que la socarronería isleña acabó llamando el “5º de Caballería” a los turistas peninsulares porque nada más bajar del avión preguntaban dónde estaban los indios.

gruas-maritimo-palmas-gran-canaria_ediima20140721_0373_13

Grúas en el puerto marítimo de Las Palmas de Gran Canaria.

La desvirtualización del REF

Resulta paradójico que gentes críticas a la ley del REF en el momento de su promulgación hace cuarenta y tantos años la defiendan hoy, bien es verdad que sin demasiado entusiasmo. Aunque intuyen que le quedan pocas afeitadas. Entre otras cosas porque en este momento Canarias carece de liderazgos políticos y empresariales que merezcan ese nombre. Ya, de entrada, se aprecia en el asunto de los presupuestos que lo que para unos es excelente y se creen a pie juntillas que Rajoy nos inundará para otros es un completo desastre y que el carácter “social” de los presupuestos es otra burla más de tantas. Ya mencioné el asunto de la inversión por habitante y mejor me dan el euro que me corresponde para que pueda decir que me he beneficiado de esa inversión.

Lo peor aquí es, aparte del papanatismo y desconocimiento de los políticos la creciente torpeza del empresariado. Ya lo vieron tomar partido por Repsol, aplaudir a Soria, poner en una peana a Clavijo por esa ley del Suelo que les ahorrará controles urbanísticos y medioambientales y entrarle duro a Antonio Morales, presidente del Cabildo grancanario, que por alguna razón es quien más les “perjudica”. Yo, qué quieren, no soy nada de Morales y me llama bastante la atención de que se pongan los empresarios como se han puesto.

Como me llama la atención que esos mismos empresarios se mostraran tan contentos con la reforma de la parte fiscal del REF y aceptaran dejar para más adelante sus contenidos económicos, los que afectan más a la gente de a pie, como las subvenciones a los transportes, a la producción y distribución de agua y de energía, etcétera, a fin de compensar la lejanía, la insularidad, en general cuanto dificulta el desarrollo canario. Han aceptado los empresarios y los políticos afines la separación de las dos vertientes del REF, la económica y la fiscal que se adivina favorece el posible intento del Gobierno para que los fondos del REF pasen a ser una partida más de los presupuestos donde serían objeto de recortes y eliminación. La sentencia del Constitucional ya citada, la 62/2003 obvia el carácter permanente de esas subvenciones que pueden ser mejor atacadas si se la separa de la componente fiscal. Aunque lo peor sea la insolidaridad de los dirigentes empresariales con la islas.

El Constitucional ha demostrado, por otra parte, demasiadas concomitancias con la política del Gobierno para no temernos cualquier trastada. Poco inteligente parece no entender que la separación de los aspectos fiscales y económicos, indisolublemente unidos durante medio milenio por razones que a la vista están, debilita la posición negociadora canaria; si algún día de la caterva política sale alguien que merezca la pena, claro…

Prefiero no extenderme en estos asuntos aunque no puedo dejar pasar uno que no es menos fino; concretamente el de la Reserva de Inversiones (RIC) que según tengo entendido nada tiene que ver con el REF. Sin embargo, ahí están dale que te pego para meterlo en el paquete de las peculiaridades que lo justifican cuando, en realidad, se trata de una rebaja importante del Impuesto de Sociedades y no creo, a mi entender, que pueda justificarse que se le considere integrado en el REF y que, además, pueda ser invertido en el exterior, como se pretende. La RIC busca favorecer el desarrollo empresarial y estimular el empleo. Ese uso no supone ese mayor problema pero imaginen la que puede formarse si el dinero que corresponde al Estado y al que el Estado renuncia se invierte fuera de España. ¿Creen que los empresarios españoles y los del resto de la UE lo tolerarían? ¿No están poniendo en peligro el sentido estricto del REF y sus subvenciones para salvar los factores limitativos del desarrollo canario? Ya podrían buscarle un hueco parlamentario a estos asuntos. Una vez que hayan superado el tremendo trauma de las humillantes escenas de la conquista de Tenerife. Ya sabía yo que algo raro había en la Cámara que atotorotaba a sus señorías.

Fuente: eldiario.es/canariasahora/

A %d blogueros les gusta esto: