L'esquella de la torratxa

Inicio » EcoRepúblicano » El franquismo no entrega las armas

El franquismo no entrega las armas

dictador

La derrota de ETA quedó evidenciada en uno de los penúltimos y más chuscos episodios de la banda terrorista, cuando la policía capturó a dos de sus alevines terminales, Jon Rosales y Adur Aristegi, gracias a unas fotos que ambos habían colgado en facebook vistiendo la camiseta de la selección española. ETA había pasado de la política al fútbol; ya no era una marcha fúnebre sino un sainete; ya no daba miedo sino risa. Ambos sentimientos, sin embargo, siempre han estado fundidos en el imaginario de la banda y en la psique de las víctimas, quizá porque el humor también es una línea de defensa contra el terror. El look de nazareno con la boina atornillada a presión ofrecía un doble rostro, ridículo y aterrador a la vez, el mismo espanto postizo que proporcionaba a Hitler, a Franco, a Videla y a Pinochet el aspecto de cómicos de cine mudo.

De ahí que en la ceremonia de la entrega de armas en Bayona haya sonado, en medio de la solemnidad de la ocasión, un chirriante sonsonete de farsa. ETA se ha desarmado pero no del todo; todavía faltan muchas pistolas disparadas y por disparar para cuadrar las cuentas. También faltan por resolver muchos temas pendientes por el otro lado, empezando por la situación de los presos etarras. Aun así, con todos esos retales y agujeros colgando, está claro que el certificado de defunción de la banda, que no ha cometido un solo atentado en más de cinco años, ha alcanzado el rigor mortis. Por fin, después de décadas de terror, de tiros en la nuca y coches volados por los aires, ETA ya no merece más literatura que el obituario.

Sin embargo, por esa extraña manía que tiene la realidad de presentar espejos, el anuncio de la rendición de ETA llega una semana después de la condena a una tuitera por mofarse (“humillación a las víctimas” rezaba específicamente la sentencia) del magnicidio más sonado de ETA: el atentado de Carrero Blanco. Aquel coche que salió volando en la calle Claudio Coello dio pie a centenares de bromas y chistes, algunos de ellos por autores tan ilustres y tan poco sospechosos de simpatías abertzales como Tip y Coll o Juan Luis Cebrián. Con decenios de retraso, la fiscalía y la Audiencia Nacional se cebaron, en cambio, con una pobre chica sin muchas luces y con nulo sentido del humor, mientras que los supuestos autores del atentado -el llamado comando Txikia- jamás fueron juzgados por la muerte de Carrero, de su chófer y su escolta, ya que se beneficiaron de la amnistía concedida en 1977.

Para exarcebar la simetría, está la acongojante certidumbre de que, mientras ETA termina de caer como una fruta pocha, el franquismo sigue floreciendo en homenajes, mítines, comunicados, túmulos funerarios y abyectas fundaciones subvencionadas por el estado español. El general Franco, el mayor asesino de nuestra historia, sigue siendo celebrado en ciertos medios, radios, periódicos y televisiones, como un mal menor, un salvapatrias o un cruzado del catolicismo contra las hordas rojas.Durante cuatro décadas practicó el terror a campo libre y a tiempo completo; durante otras cuatro sus herederos ideológicos siguen aprovechando las sobras del banquete, los tristes regüeldos de la impunidad y la cacicada. Ninguna asociación de víctimas podrá reclamar por las docenas de miles de familiares que se siguen pudriendo en las cunetas; ninguna de las mujeres que fue violada en los sótanos, ninguno de los presos que fue torturado en las inmundas comisarías del régimen puede exigir justicia. Los muertos fueron bastante más de ochocientos, los desplazados bastante más de medio millón, los secuestrados casi todos nosotros. Discúlpenme este inoportuno rapto de demagogia.
David Torres | Público.es
Link: Público
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: