L'esquella de la torratxa

Inicio » PSOE » ¡Camarero, una de primarias! La UCO acorrala el discurso de Susana Díaz.

¡Camarero, una de primarias! La UCO acorrala el discurso de Susana Díaz.

La UCO y jueces como Eloy Velasco están aguando la campaña a Díaz: cada nuevo escándalo hace que buena parte de la España progresista se pregunte por qué los socialistas que ella representa situaron a Rajoy en la Moncloa. 

susana-diaz-gobierno-andalucia-pge_ediima20170412_0117_20

Susana Díaz, en una imagen de archivo.

Si no puedes explicar una medida, una ley o una iniciativa… no la tomes. Este es el primer mandamiento de la política y su incumplimiento suele conducir, directamente, al infierno de la derrota. Ese axioma está siendo determinante durante la campaña electoral de las primarias socialistas. Tal y como muchos predijimos, Susana Díaz ha tenido que afrontar esta carrera con el más pesado de los lastres: haber liderado una operación para derrocar a un secretario general elegido por la militancia y, lo que es aún más grave, para permitir que el partido más corrupto de la historia de nuestra democracia siguiera gobernando España.

La presidenta andaluza, en el debate del lunes, y el ejército de dirigentes que la apoya, en cualquier ocasión que se le presenta, esgrimen numerosas razones para seguir justificando aquella histórica abstención. Su problema es que todas ellas se entienden mejor en Ferraz o en las plantas nobles de las distintas federaciones que en las casas del pueblo que hay repartidas por España. Las consignas de que “nadie, ni siquiera Zapatero se fía ya de Sánchez”, el reproche de que “iba por libre y no nos tenía en cuenta” o el mantra de que “repetir elecciones habría permitido que el PP mejorara sus resultados”, pueden ser grandes argumentos para una reunión de una gestora o de un Comité Federal, pero no cala entre unos militantes que contemplan atónitos cómo una mafia de políticos, empresarios, fiscales y periodistas se dedica a barrenar los cimientos democráticos de este país gracias a la abstención cómplice de su PSOE.

Es la UCO y jueces como Eloy Velasco los que le están aguando la campaña a Susana Díaz. Cada nuevo escándalo, cada vergonzosa conversación entre corruptos que trasciende, cada nuevo imputado hace que buena parte de la España progresista vuelva a preguntarse por qué los socialistas que ella representa situaron a Rajoy en la Moncloa.

En este contexto es difícil pensar que vayan a surtir efecto alguno acciones desesperadas de última hora como la propuesta programática que presentó este miércoles en Madrid. Prometer ahora, solo 90 horas antes de que vote la militancia, una renta-crédito para jóvenes de 24.000 euros o subirse (notándose demasiado que no se quiere subir) al carro de sus adversarios proponiendo, desde la más absoluta inconcreción, regular las consultas a la militancia, demuestra la improvisación, la inseguridad y los bandazos que ha dado Susana Díaz durante estas últimas semanas.

Es evidente que no ha sido la única en hacerlo. Los otros dos candidatos también han demostrado sus contradicciones y su camaleonismo político. Sánchez pretende hacer olvidar aquel enamoramiento inicial con Albert Rivera levantando el puño en sus actos como si no hubiera un mañana. López intenta, mientras tanto, desmarcarse de su exsecretario general con el que, sin embargo, sigue compartiendo el 99% del discurso y de la estrategia política.

Todos tienen puntos débiles, errores graves en su haber y un sinfín de razones para ser criticados. Sin embargo, la inercia de este periodo político y los odios viscerales en la “familia” socialista han colocado a cada uno en un sitio; y Díaz, lo quiera o no, está tan cerca de Rajoy que hasta ha recibido el apoyo unánime y fervoroso de la caverna mediática.

No hay duda, como dijo la política de Triana, de que “el partido está malito”. La enfermedad comenzó en 2010, tras el dramático volantazo que José Luis Rodríguez Zapatero dio a sus políticas sociales y económicas como consecuencia de la crisis. El debate de fondo que debería dirimirse en estos días estriba en determinar si la medicina que necesita el PSOE es roja o azul. Díaz y los suyos juegan a una equidistancia entre el PP y Podemos que acaba sonando más a gran coalición que a pacto de progreso. Por eso miran más a Francia o a Alemania que a Portugal. Todas las encuestas coinciden en que esa visión no coincide con los deseos de los fieles y potenciales votantes socialistas. Susana Díaz estaría muerta como candidata si de unas elecciones generales se tratara. El próximo domingo veremos si también lo está a los ojos de su militancia.

Fuente: eldiario.es/zonacritica/UCO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: