L'esquella de la torratxa

Inicio » CTX » De Zapatero a Corbyn y de Atocha a Londres

De Zapatero a Corbyn y de Atocha a Londres

La​ ​inesperada​ ​victoria​ ​del​ ​PSOE​ ​en​ ​las​ ​elecciones​ ​de​ ​marzo​ ​de 2004​ ​dejó​ ​algunas​ ​lecciones​ ​para​ ​el​ ​líder​ ​laborista​ ​ante​ ​la inminente​ ​cita​ ​británica. 

images7ccms-image-000011976

Un grupo de personas huyen del lugar donde se produjo el ataque terrorista este sábado 3 de junio en Londres.BBC

Primero: tras un atentado atroz, un gobierno prepotente de derechas no desaprovechará la posibilidad de rentabilizar el miedo, la tristeza y la rabia mediante ataques a las supuestas simpatías entre la izquierda y los autores de la violencia. En esas circunstancias, la lección española es que no hay que amedrentarse ni adoptar posturas conservadoras para amortiguar los ataques desde la derecha. Más vale ser fiel a sus ideas. Gran parte del electorado rechazará la manipulación gubernamental de un hecho trágico, y algunos, en una reacción de indignación moral, incluso pueden cambiar de bando, o salir a votar cuando antes se habrían quedado en casa. Eso pasó en España en 2004, cuando el Gobierno de Aznar, Rajoy, Zaplana y Areces mintió a todo el mundo y manipuló cada comunicado durante 72 horas, sumando a la indignación por el atentado de Al Qaeda el enfado por la censura, la mentira y la intoxicación de muchos.

En segundo lugar, la reacción a los atentados de Atocha quizá confirma que existe una brecha abismal entre lo que se considera admisible decir sobre el terrorismo en el ámbito del poder político y mediático y lo que de verdad piensa la gente. Concretamente, la relación obvia pero indecible de que los atentados del radicalismo islamista están vinculados a la participación de las ex potencias coloniales en las guerras libradas en Medio Oriente. El compromiso de Zapatero de retirar las tropas españolas de Irak si ganaba las elecciones seguramente ayudó al PSOE tras los atentados de Atocha porque mucha gente, sin quizás decirlo, sabía que España era un blanco para los yihadistas por al apoyo a la invasión de Iraq y la participación de Jose María Aznar en aquella cumbre de las Azores. Como le dijo el infausto Rodrigo Rato aquella noche al expresidente: “Tú y tu guerra”.

PESE A LOS SONDEOS FAVORABLES, SIGUE HABIENDO PODEROSOS ELEMENTOS BLAIRISTAS EN EL PARTIDO LABORISTA QUE PRESIONAN A CORBYN PARA QUE VUELVA  A LA VIEJA POLÍTICA Y ABANDONE SU COMPROMISO DE SACAR LAS TROPAS DE ORIENTE MEDIO

images7ccms-image-0000088771

Tras la derrota de Rajoy ante Zapatero, los intelectuales neoconservadores mas afines al Nuevo Siglo Americano de George W. Bush expresaron su indignación por la “cobardía del pueblo español” al rendirse ante “el chantaje terrorista”, por citar a Edward Luttwack, que llegó a escribir en algún medio de Rupert  Murdoch un artículo titulado “la vergüenza española”.

Cientos de comentaristas en EEUU, así como los defensores de la guerra en Iraq en el Reino Unido (tanto conservadores como blairistas) pronosticaron que la “claudicación” de los votantes españoles ante el terrorismo crearía un precedente desastroso para el mundo libre. Zapatero sería la encarnación actual de Neville Chamarreen, que apaciguó a Al Qaeda/Hitler frente al buen ejemplo de Tony Blair/Winston Churchill. Medios patriotas en España como La Razón y ABC dijeron lo mismso sobre la cobardía española frente a los valientes votantes estadounidenses que devolverían a Bush a la casa Blanca ese mismo año. Hasta el New York Times escribió: “Tras las elecciones españolas, hay que preguntar: ¿Quiénes han ganado, los socialistas o los terroristas?”. David Brooks –pluma conservadora que increíblemente sobrevive hasta hoy en las páginas del influyente diario neoyorquino– llegó a decir: “Al Qaeda ha logrado que un país (España) abandone al pueblo iraquí; los terroristas (…) entienden -a diferencia de muchos europeos- que Iraq es un campo de batalla crucial en la guerra contra el terror”.

Pero la verdad era justo lo contrario. Los votantes de Zapatero y el cumplimento del presidente socialista de su promesa de salir de Iraq marcaron un punto de inflexión en la catastrófica historia de la ocupación de Iraq y ayudaron a los mismos ciudadanos estadounidenses (y los británicos) a reconocer una verdad inaceptable. Cuantos más bombardeos y muertes civiles en Bagdad o Falluja, más probabilidad hay de un atentado en el país cuyos aviones sueltan las bombas de racimo.

Corbyn, en su discurso tras el atentado de Manchester, desoyó a los asesores políticos profesionales y, sin diluir su rechazo contundente al atentado y la condena a sus autores, subrayó algo obvio pero tabú: existe una relación entre las guerras en Siria, Afganistán, Iraq, Yemen etcétera y la vulnerabilidad de los países que sufren los ataques salvajes del terrorismo islamista. Lejos de protegernos de las bombas suicidas, esas guerras nos hacen más vulnerables. “La guerra contra el terror no está funcionado; necesitamos otra solución”, dijo Corbyn. “Desde los ataques a Afganistán e Irak varias personas han resaltado que hay vínculos entre la política exterior (y el terrorismo)”, dijo, dejando claro que él mismo reconoce esos vínculos y reiterando su compromiso de retirar las tropas británicas de las guerras en Oriente Medio para promover soluciones regionales. “Si queremos proteger nuestro país tenemos que ser sinceros sobre qué es lo que nos amenaza”, dijo el líder laborista.

Pese a que afirmase una obviedad, muchos expertos de la vieja política blairista –hipocresía científica, triangulación y marketing– (pongamos Jonathan Freedland, de The Guardian) previeron que el discurso tendría resultados desastrosos. Theresa May, al igual que aquellos neoconservadores de George Bush y Aznar, acusó a Corbyn en tono moralizante y santurrón de “poner excusas” al terrorismo y de rendirse ante el terror por sugerir que la muerte de los inocentes en Manchester “es culpa nuestra”. Sus asesores dieron luz verde a un giro “negativo” en su campaña y se frotaron las manos ante la oportunidad de tildar subliminalentne de simpatizante del terrorismo a Corbyn, defensor de la causa del pueblo palestino a lo largo de 40 años.

QUIZÁS EL EJEMPLO DE ZAPATERO EN 2004 PUEDE SER UN RESPALDO PARA EL HONRADO LÍDER LABORISTA; LA PRUEBA DE QUE LA VALENTÍA EN LA POLÍTICA CONSISTE EN DECIR LA VERDAD Y SER FIEL A TUS CONVICCIONES

Sin embargo, todo indica en estos momentos que el ataque conservador no ha dado buenos resultados. Más bien todo lo contrario. La ventaja de May en los sondeos –de 30 puntos hace tres meses– se ha estrechado hasta cuatro puntos o menos en los últimos sondeos realizados después del discurso de Corbyn. 

Esta remontada de Corbyn tiene mucho que ver con el apoyo de muchos británicos, sobre todo los jóvenes, a un manifiesto socialista de la vieja escuela que defiende la nacionalización de empresas de servicios públicos privatizas en los últimos 30 años por Thatcher y Blair. Pero seguramente tiene que ver también con la percepción de parte de la opinión publica de que Corbyn –a diferencia del despreciado multimilllonario Tony Blair– está dispuesto a decir la verdad indecible sobre el terrorismo y las intervenciones militares en Oriente Medio. Hay indicios de que gente joven que jamás había votado podría salir el jueves a apoyar a Corbyn. Quizá se trate de otro paralelismo con la España de 2004, cuando miles de personas, sobre todo jóvenes, se unieron en el “No a la Guerra” y más tarde en el “Quién ha sido” para acabar movilizándose en masa contra las falacias del PP.

Pese a estos sondeos, sigue habiendo poderosos elementos blairistas en el partido laborista que presionan a Corbyn para que vuelva  a la vieja política y abandone su compromiso de sacar las tropas de Oriente Medio y para que adopte el discurso mayoritario, consensuado y fracasado que desvincula el terrorismo de esas guerras y defiende la detención masiva de los sospechosos de islamismo, pese a los indicios de que estos van multiplicándose en tándem con los bombardeos y las detenciones.

Quizás el ejemplo de Zapatero en 2004 puede ser un respaldo para el honrado líder laborista; la prueba de que la valentía en la política consiste en decir la verdad y ser fiel a tus convicciones. Y que, de vez en cuando, incluso puede dar resultados en las urnas.

AUTOR  Andy Robinson

Es licenciado por la London School of Economics en Ciencias Económicas y Sociología y en Periodismo por El País UAM. Fue corresponsal de ‘La Vanguardia’ en Nueva York y hoy ejerce como enviado especial para este periódico. Su último libro es ‘Off the Road. Miedo, asco y esperanza en América’ (Editorial Ariel, 2016).

FuenteCTXT.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

Traductor de Google

A %d blogueros les gusta esto: