L'esquella de la torratxa

Inicio » Andalucia » Borbón y cuenta nueva, o no

Borbón y cuenta nueva, o no

La ausencia de Juan Carlos en el acto del 40 aniversario de las elecciones generales de 1977 adquiere, no una dimensión protocolaria, sino de un cierto calado político en materia de legitimidad monárquica.

juan-carlos-alava-rothschild-vega-sicilia_ediima20170616_0516_21

Juan Carlos de Borbón está muy afectado por su ausencia de las celebraciones del 40 aniversario de las elecciones de 1977. No le falta la razón. Si se trata de conmemorar aquellos momentos sucesorios de entronque entre el viejo régimen franquista y el alumbramiento de la democracia, sin duda que tuvo un protagonismo principal.

No hay versiones reales, ni regias, suficientemente creíbles ni explícitas, por lo que, habida cuenta del cabreo de Borbón padre, las especulaciones vuelan.  A estas alturas es poco verosímil que sea un fallo de protocolo. Si alguien sabe, cuida y tiene experiencia centenaria en estas viguerías, es la Casa Real, como algunos hemos tenido la ocasión de comprobar. Además, es un desempeño bien costeado, que un dinero nos cuesta a los contribuyentes.

Hay otra versión: Felipe quiere romper. Quiere ser un rey nuevo que construya su propia supervivencia y la de su dinastía, no sobre la herencia del franquismo, a cuya dictadura se refirió expresamente para desesperación de los hagiógrafos neofranquistas, sino sobre, exclusivamente, un principio constitucional. Aunque la condecoración a Martín Villa no le ayuda en su propósito, si verdadero fuere. 

Para ello, le sobra la figura de su egregio padre, protagonista de la Transición, claro, y de la testamentaria obligada restauración monárquica, tanto como que juró los principios generales del Movimiento y fue elegido por  la ley sucesoria de Franco, al que el dictador prefirió en vez de a su padre Juan.   Felipe no quiere ser uno de los dos reyes, ni el jefe de una de las dos casas reales, ni el hijo rey de la familia del rey. Quiere ser rey, jefe de una única Casa, de una única y constitucional familia real.  Otra cosa es la  familia del rey, tan amplia como prescindible a esos propósitos. La ausencia de Juan Carlos, adquiere así, no una dimensión protocolaria, sino de un cierto calado político en materia de legitimidad monárquica.

Pero curiosamente, nadie quiere atribuirle al gesto dimensión política, sino real. Los líos de la corona, culpa rosa incluida a la señora Ortiz, un “soap” inglés, un lío, a los que por cierto, a los no políticos, ya nos tienen acostumbrados, y últimamente alumbrados, sean de faldas, cinegéticos, económicos, financieros, incluso de tramas negras de las inteligencias y familias  policiales.   El rey emérito está triste, pero no inactivo, en lo que su edad le permite, veremos hasta dónde aflora su cabreo y la firmeza rupturista del rey joven.

 En todo caso, una voladura controlada con, sin embargo, unos costes de imagen institucional evitables, de los que por tradición no es que los Borbones se preocupen mucho. El borboneo, con su proverbial tuteo, no escatima, como el escorpión,  en abundar en  sus señas de identidad.

Y ya se notan los efectos. España, se suele escuchar, no era monárquica, sino juancarlista, la nueva, en ausencia de un pronunciamiento democrático expreso, por ejemplo, un referéndum, va camino de ser más felipista que monárquica.   Brotan felipistas como hongos en los aledaños del poder, incluido el mediático.

Son las cosas de las monarquías. Cuando un estado entrega su jefatura a una familia, una dinastía, afloran los líos de familia. Tenemos a los padres, esposas, suegras, hijos, herederos o no, cuñados, queridas y queridos, primos y toda una amplia patulea, de general prolífica, que, además, vive de los presupuestos del estado y de su situación simbólica privilegiada. Hasta tal punto que se dan situaciones como la británica, en la que un miembro de la dinastía de los Windsor ha destapado que ninguno quiere ser rey; para qué, con lo bien que viven del rey, de la reina en aquel caso.

A falta de nuevos acontecimientos, veremos cómo evoluciona el lío. Los de padre e hijo son frecuentes entre los Borbones, si se trata de solo eso o tiene un mayor calado político. La cuestión es si Felipe ha decidido hacer Borbón y cuenta nueva, o no.

Fuente: eldiario.es/andalucia/desdeelsur

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Jaume Satorra

Jaume Satorra

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. (Mahatma Gandhi)

Ver perfil completo →

Traductor de Google

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: